sábado, 18 de julio de 2009

La gran brecha

"La decepción por no poder comunicarse a fondo con los hombres es una constante en la mujer desde la adolescencia. Experimentamos el amor cuando "él me habla y me escucha". Los hombres sin embargo afirman: "Sé que me ama porque le gusta hacer el amor conmigo". Aquí tenemos la gran brecha." Louann Brizendine, en una entrevista realizada por Ima Sanchís en La Vanguardia del 6 Marzo 07.

19 comentarios:

Elvira dijo...

¿Estáis de acuerdo con ella?

giovanni dijo...

A mí me gusta que ella me habla y me escucha.

Saludos y (también) buen finde

Elvira dijo...

Sois afortunados.

Sra de Zafón dijo...

NO, no estoy de acuerdo con ella
:-).
Es verdad que a las mujeres nos encanta que nos eschuchen pero... ¿y a los hombre no les gusta?
¡No conozco a ningún hombre que no le guste ser escuchado por una mujer que le resulte de algún modo atractiva!
Es más, la mayoría de los hombres que buscan compañía sexual fuera de una relación estable se pasan más tiempo hablando que practicando sexo explícito.
Parezco una experta, jajajaajajaja. Tuve la gran suerte de hacer un montón de entrevistas a mujeres que previamente se habían etiquetado como "la otra" para un estudio y fue muy revelador.
La mayoría de estos hombres se pasaban horas llamándolas por télefono, hablándoles de mil cosas cotidianas y cuando se veían pasaban muchas más horas hablando con ellas que practicando sexo. Tuvimos la suerte de poder entrevistar a algunos de estos hombres y más o menos todos decían sentir lo mismo:
Mi mujer no me valora, no me escucha, para ella todo lo hago mal, da igual que sean asuntos domésticos que sociales, nunca estoy a la altura y la comunicación está rota.
Ante la pregunta ¿por qué sigues manteniendo esa relación? la mayoría decían que por cobardía, por no enfrentarse a los asuntos legales que supone y/o por no perder la relación diaria con sus hijos.

¿ y cuántas mujeres a las que su pareja no quieren hacerles el amor piensan que quizás ya no las amen?

Esa no es la brecha, la brecha para mi es aferrarse a los roles de macho osco y tosco y hembra dulce y sensible.

Besos.

Elvira dijo...

A los hombres les chifla que les escuchen, estoy totalmente de acuerdo. Pero no todos saben escuchar, ni todas las mujeres tampoco. A mí me encanta escuchar, pero también ser escuchada. No me gusta que el otro marque el ritmo, en plan: "ahora toca esto, y no te salgas del guión. Ya decidiré yo cuando pasamos a otra cosa."

Sí que sabes mucho del tema, Chusa. Gracias por tu aportación y besos!!

Sra de Zafón dijo...

Es que eso que tú dices es de cajón, Elvira, lo triste es que algo tan obvio y evidente no sea lo habitual.

Besos, me voy a tomar un aperitivo.

Elvira dijo...

Sí, es una pena que haya que insistir en lo obvio. Hay personas que necesitan marcar el ritmo siempre, les causa inseguridad que tú des un paso que ellos no esperan, y entonces se enfadan si no sigues sus pautas. Pero es que cada uno tenemos necesidades y ritmos diferentes. Si no se acoplan bien, pues no hay baile, y ya está. No pasa absolutamente nada. A otra cosa, mariposa. Aunque duela, si no conviene, no conviene, y ya está.

Disfruta tu aperitivo, experta en relaciones!! :-)

giovanni dijo...

Concuerdo con Sra de Zafón que la brecha es aferrarse a los roles de macho osco y tosco y hembra dulce y sensible.

Yo suelo ser muy dulce y sensible (jaja).

Estoy también de acuerdo con Elvira de que no todos sabemos escuchar (siempre o en un momento importante para la otra persona), ni hombres ni mujeres.

Elvira dijo...

Yo creo que cualquier rol prefijado es malo para las relaciones, o las máscaras para protegernos (algunas veces pueden hacer falta, pero más veces matan las relaciones auténticas).

No me gustan los machos demasiado hoscos y toscos, ni la gente demasiado sensiblona que no saca valor para enfrentarse a lo que la vida le trae. Como siempre, lo ideal es un buen cóctel, con dulce pero no demasiado, a lo mejor un pelín de sabor amargo, y una pizca de picante que no falte por supuesto.

Besos a los dos contertulianos (y a los que se apunten más tarde)

Jesús Miramón dijo...

Un hombre sabe que una mujer le ama cuando ésta no pretende cambiarle, cuando le quiere tal y como es, sin propósito de enmienda. Algo así, en cuanto constatación del verdadero amor femenino, es casi mejor que el sexo oral.

Elvira dijo...

Muy bonito y real lo que dices, Jesús.

"Casi" mejor, jaja!

Francisco Machuca dijo...

Bueno, la mala comunicación,la gran brecha se da en todos los niveles,en todas las relaciones.El buen entendimiento no precisa ni palabras."Si hay que explicarlo todo,el hombre jamás cambiará nada."Nietzsche.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

"El buen entendimiento no precisa ni palabras." Muy cierto.

¡Qué gusto cuando se puede estar bien sin que hagan falta explicaciones! Buena la frase de Nietzsche, veo que tú también recopilas, Francisco.

Besos y un fuerte abrazo

molinos dijo...

Por supuesto que a los hombres les gusta que les escuchen el problema viene más bien de la "empatía". Si dos mujeres se cuentan algo las dos saben porqué se lo cuenta la otra y que se espera de sus contestaciones: cariño, simpatía, consuelo o una buena bronca. A los hombres les cuesta más esa empatía:

Ella: cariño, y ahora qué? tenemos 2 hijos, una casa en propiedad, dos buenos trabajos..no sé, estoy un poco despistada, un poco de bajón...¿ que hay ahora?
El: una plaza de garaje.

No lo hacen con mala intención, simplemente no les sale.

Elvira dijo...

Supongo que la facilidad para la empatía puede ser mayor entre amigos del mismo sexo, hay reacciones más parecidas y por tanto el otro o la otra imagina mejor lo que sientes y lo que necesitas. :-)

Pili dijo...

Madre, mía, estoy de acuerdo con todos!!!, yo sólo hablo desde mi experiencia y en cuanto a lo de la pautas, identificada.
Yo siepre he defendido que el dos personas estén juntas no implica tener que cambiarlas a tu gusto o al suyo, aunque inevitablemente hay un acoplo que hace variaciones en cada una de las partes.
No sé, a mi me gusta escuchar pero también que se me escuche y cuando hay que explicar tanto cada acción...
Besico.

Elvira dijo...

Cuando hay que explicar tanto, malo. Y cuando hay que estar interpretando jeroglíficos, malo también. Abierta y fluida, así es una relación de las que sientan bien.

Besicos

Femme d chocolat dijo...

Pues yo ... ( debe ser que mis hormonas ya han decidido darse de baja en la intentona o algo...) cada día estoy más convencida de que hombres y mujeres pertenecemos a universos distintos y distantes . O al menos mientras se piensa en el otro como posible conquista .

Quizás en el caso de """simple""" amistad SÏ que pueda llegarse a un lugar común... Pero cuando se trata del mundo amoroso... buf, creo que verdaderamente no nos comprendemos ni pescamos la onda de qué quiere/necesita el otro

Hablo de mí, eh?, seguro que hay excepciones; yo no las conozco.

Por eso ahora ya : sólo me dedico al gato, jajajjaja

Elvira dijo...

El gato no te decepciona, jaja! Bueno, bajones los tenemos todos, y los universos femenino y masculinos son bien diferentes, desde luego. A veces parece que hablamos lenguas diferentes, sin un traductor o intérprete que nos ayude a comunicarnos. Aunque también es cierto aquello de Vive la différence!!!

Espero que alguien muy compatible te despierte las ganas de intentarlo de nuevo. Besos