sábado, 25 de julio de 2009

Auguste Rodin: El Beso

El Beso (1886), escultura en mármol de Auguste Rodin, Museo Rodin, París.

17 comentarios:

leo dijo...

Es bellísima esta escultura.
La llevé decorando mi carpeta casi toda la carrera.
Mueve a la ternura y al deseo.
Dan ganas de volverse de mármol un rato, ¿no te parece?

Elvira dijo...

Bellísima. Podríamos probar, a ver qué pasa. :-) Un beso

femme d chocolat dijo...

Y qué bellísima es.

Hace como tres meses o así ( no recuerdo bien) ví en los madriles la exposición en la calle que trajo la Caixa, y la verdad que impacta ver a Rodin enla calle.

Pero lo que más me llamó la atención ( aparte de la perfección de técnica y tal..) es lo desproporcionado de las manos en todos los casos. Como si con ellas, con su enormidad y su notarse : manos trabajadas, quisiera dar un cariz "humano", de gente trabajadora, de campo, o similar.

Eso me llamó muchísimo la atención. Sé que su obsesión eran las manos, tiene series completas sólo de ellas, pero verlas en los cuerpos.. no sé, me dio la sensación de que cuerpo y manos pertenecían a "mundos" diferentes. Un efecto, un concepto subyacente muy extraño.

un beso. ¿Qué tal llevas los calores?

Elvira dijo...

Hola femme:

El énfasis en las manos igual puede ser caricia que trabajo. En esta escultura, caricia.

Ayer y hoy la temperatura está super agradable, en cambio los días anteriores fueron un horror. Ayer incluso me atreví a dar un paseo a las dos, antes de comer, pero el miércoles o el jueves, cerca de las 9 de la noche, me moría de calor mientras caminaba. El suelo parecía un horno.

¿Y tú, cómo los llevas? Besos

Francisco Machuca dijo...

Me encanta.Una vez mi admirado Luis Eduardo Aute utilizó la imagen de El Beso de Rodin para un recopilatorio y através de unas llamas.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Hola Francisco: no conozco ese disco recopilatorio, pero esta imagen es tan bella que comprendo que se utilice para mil cosas. Como yo, que la he puesto para decorar las paredes del blog.

Besos y un fuerte abrazo

Luna dijo...

Un amigo escultor me comentaba que las manos era lo más dificil, tanto en la pintura como en la escultura.
¿Es posible?

Elvira dijo...

Sí que son difíciles. Y a Rodin, aunque grandes, le salieron maravillosas. Era un genio.

Katha dijo...

Hola Elvira,

Creo que hay muy pocas cosas en este mundo mejores que un beso. De amor o de cariño, los que le doy a mi peque...

En cuanto a la estatua... Leo tiene razón: casi dan ganas de volverse mármol un rato. ;-)

Besos

Katha dijo...

Acabo de leer los comentarios de las manos. Es cierto que la mano del hombre resulta un poco grande a la vista. Pero no es eso lo que me ha recordado el comentario, sino la poca importancia que le damos a nuestras manos, a su aspecto. Recuerdo que una vez vi un trozo de reportaje en la tele sobre el verdadero Lobo, ya sabéis, el de la película. Pues bien, creo recordar que el hombre reconocía vivir con miedo cada día, pero lo que nunca hacía, por precaución, eso se me quedó grabado, era enseñar sus manos. En el reportaje se veían unos guantes de piel. Decía que las manos de cada uno son muy particulares y que podían reconocerle por sus manos. (Obviamente tampoco se mostraba su cara y la voz supongo que aparecería distorsionada.)

Besos

Elvira dijo...

Hola Katha:

Sí, los besos son de lo mejor.

¿De qué lobo hablas? Besos

María dijo...

Es preciosa la escultura...
No hay palabras...solo admiración.
Saludos!!

Elvira dijo...

Es verdad, María. Se queda uno mudo de admiración. Un beso

Katha dijo...

Elvira,

Creo que la película se llamaba "Lobo", trataba sobre un infiltrado en cierta "organización".

CHAO

Elvira dijo...

Ah! Gracias por el dato. Besos

fandestéphane dijo...

El lobo 2004
Española
Thriller
Director Miguel Courtois
con Eduardo Noriego y José Coronado
filmada en Barcelona
Narra la historia de un agente secreto que logra infiltrarse en la banda terrorista ETA.
No me interesa para nada el film.

Pero quiero destacar que también interviene la actriz francesa Mélanie Doutey, protagonista junto a Thomas Chabrol, hijo de Stéphane y Claude, de la película La flor del mal de 2003 de Claude Chabrol precisamente, y en la que también aparece mi recordado Henri Attal.

besos

Elvira dijo...

Gracias por la información, Fandestéphane. Besos