viernes, 12 de noviembre de 2010

Claude Monet: Álamos y más álamos

















1-9: Álamos a orillas del río Epte (1891-92), de Claude Monet

10: Efecto del sol bajo los álamos (1887), de Claude Monet.

22 comentarios:

Ernesto y Felisa dijo...

¡Como le gustaba a Moner jugar con las distintas luces, ..., y realmente todo cambia..., todos estos álamos, tan iguales y tan distintos, y toda una colección de luz.
Gracias Elvira, por tus deliciosos post.
Que tengas un buen día.
Felisa

enric batiste dijo...

¡Qué precioso! ¿Elvira habría visto,
contemplado Cortázar estos cuadros
para dar forma a su relato cuento
de "Continuidad de las alamedas"?

Un beso literario y pictórico

Isabel dijo...

¡Qué belleza!

Álamos de ribera, o chopos, no sé distinguirlos, pero me encantan esos árboles.

Besos

cecibustos dijo...

Elvira:
El canto y el encanto, la magia y la luz de estos cuadros de Monet me producen un estremecimiento, casi voluptuoso, cuando los miro. Más allá de toda ingenuidad, Monet es pura alegría: el genio ha salido de la botella y juega con nosotros.
Saludos,
Cecilio

Cristina dijo...

Me ha encantado esta entrada: un verdadero recorrido temático que tiene el mérito de no resultar en absoluto repetitivo.

giovanni dijo...

Los álamos a orillas de ríos, los álamos en el campo, los álamos en el dique aquí cerca, los álamos de Claude Monet, todos me gustan menos "Los tres álamos" que era un campo de concentración en Chile durante la dictadura militar.

Un beso

Elvira dijo...

Hola Felisa: cambia muchísimo un paisaje con una luz fuerte de sol de mañana al sol del atardecer, o a un día nublado. Era el maestro de la luz.

Hola Enric: no tengo ni idea, pero Monet ya era muy conocido entonces, así que es muy probable.

Hola Isabel: yo tampoco, pero he leído que el álamo negro se llama también chopo, y el blanco creo que no.

Hola Cecilio: sí, el genio salió de la botella e hizo maravillas.

Es verdad, Cristina, podría ser de lo más repetitivo y sin embargo es encantador el recorrido.

Hola Giovanni: no me extraña que esos no te gusten. Un nombre demasiado poético para un sitio horrible.

Besos a todos!!

añil dijo...

Los azules, esos azules increiblente situados. Una maavilla.

Un beso

Montse dijo...

Gracias por este recorrido por la alameda ¡todos son preciosos, llenos de color y vida!
Los dos últimos antes del "efecto" tienen una luz prciosa que me gusta mucho.

Un besito, guapa.

el presley dijo...

Para pintar el 6º y el 7º se nota que no movió ni el caballete. Cambió el lienzo y esperó que cambiase la luz. Pienso. Saludos.

elpresley dijo...

Para pintar el 6 y el 7 no debió ni mover el callete. Cambiaría el lienzo y a pintar con otra luz la misma imagen. Me recuerda el tema de la pelicula "La luz del membrillo" Saludos.

Acanto dijo...

Hola Elvira, precioso post, no sé cual me gusta más,quizá los que tienen agua, está tan ligada a los álamos.
Yo diría que todos los blancos son Populus; Populus boleana, o trémula por el temblor de sus hojitas al moverse con el aire colgando de sus largos peciolos, son como manitas que saludan y producen un rumor precioso, aquí en Aragón la gente les dice chopos a los álamos en general. Hay unos alargados con hojas hasta muy abajo de porte columnar que son los lombardos; todos me gustan(además álamo es una palabra esdrújula, mis favoritas)

Lo mejor: un paseo por la alameda y una búsqueda de setas asociadas al chopo, la Agrocybe aegerita, una piedra grande para sentarse con un bocata de tortillica de patata ¿te apetece?
besicos

Elvira dijo...

Hola Añil: y tú que eres tan azul...

Hola Montse: los que más te gustan son los de pleno sol. :-)

Hola elpresley: seguramente fue así. No conozco esa película, pero el título ya me atrae.

Hola Rosa: pero cuánto sabes, muchacha! Me apunto ahora mismo al bocadillo de tortilla de patata. Yo, como buena catalana, untaría antes el pan con tomate y un poquillo de aceite de oliva virgen, mmmm...

Saludos y besos

Rayuela dijo...

belleza absoluta!

un escritor argentino,Haroldo Conti, hizo un cuento llamado "La balada del álamo carolina"; es la historia de un álamo que crece solo, en medio del campo, y, a medida que crece, va conociendo el mundo de los hombres, viéndolo desde la altura.

besitos*

elpresley dijo...

Creo que cuando te he mandado el comentario, por cierto duplicado porque creía que no había entrado,debía estar con la típica diarrea mental. Cuando te dije que me recordaba a la pelicula "La luz del membrillo" me quería referir a la de Victor Erice "El sol del membrillo". Una pelicula en que se relata la lucha del pintor Antonio López con la luz. Bueno me imagino que esta si la conocías. Saludos y disculpa la diarrea.

Elvira dijo...

Hola Rayuela: ese cuento pinta muy bien. Seguro que el álamo saca conclusiones interesantes.

Hola elpresley: eso del comentario doble nos ha pasado a todos alguna vez, c'est pas grave! La película la conozco de oídas, pero no la he visto.

Saludos a los dos

Marcos Callau dijo...

¡Qué colección más preciosa, Elvira!.

Elvira dijo...

Me alegra que te guste, Marcos!

Reyes dijo...

Me fascina, gracias por ponerlos. Más besos.

Jesús Cabezón dijo...

Buena serie, Elvira. Es cierto que puede recordar el juego de luces y evolución de "La luz del membrillo", pero a mi me ha hecho recordar los versos de Machado: "He vuelto a ver los álamos dorados, álamos del camino de la ribera del Duero..."
Qué grande Monet al ofrecernos lo que es en apariencia lo mismo, pero tan diferente y rico en colores, sombras, tonos...

Elvira dijo...

Hola Reyes: le tengo un gran amor a Monet, uno de mis pintores favoritos. A mí también me fascina. Besos

Elvira dijo...

Gracias, Jesús, por recordar aquí esos versos de Machado. Hermosísimos. Un abrazo