domingo, 1 de noviembre de 2009

Derechos olvidados

"Entre la abundante enumeración de los derechos del hombre... dos bastante importantes han sido olvidados: el derecho a contradecirse y el derecho a marcharse." (Parmi l’énumération nombreuse des droits de l’homme... deux assez importants ont été oubliés, qui sont le droit de se contredire et le droit de s’en aller.)

Charles Baudelaire, prefacio a su traducción de Historias Extraordinarias de Poe.

19 comentarios:

Francisco Machuca dijo...

¡Buenos diás Elvira!
Gran Baudelair.La mayoría de los grandes artistas y personas inteligentes son contradictorias.No es un defecto,sino una parte importante del ingenio,de estar constantemente cuestionandose las cosas.Lo que creo hoy como certeza,mañana la portera de mi casa me lo desmiente.Genial.Yo desconfía mucho de esas personas que se creen poseedoras de las verdades absolutas.
Y marcharse,ay,creo que eso ya pertenece al pasado,cuando el mundo estaba más abierto.Te pongo un ejemplo;si un soldado quería desertar de una estúpida guerra (bueno,todas lo son)huía a otro país y podía comenzar una vida de nuevo.Hoy sería imposible.
Tengo un relato que hablo de esto.Te lo cuento muy por encima:
El personaje tiene una gran deuda económica.Está hablando con un tipo de la banca que le amenaza.
-...iremos a por usted,no le quepa...
Huye hacia la Patagonia.Está exhausto y se sienta en un banco en donde hay un hombre.Éste continúa:
-...la menor duda,amigo.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Huy, ¡qué historia, Francisco! Da angustia sólo de imaginarlo.

Pues sí, creo que el irse cuestionando con honradez hace que cambiemos de parecer o maticemos nuestras creencias varias veces a lo largo de la vida (me refiero especialmente a los temas importantes, claro). Aunque con algunos puntos de vista ocurre que a medida que los vamos cuestionando se van reafirmando.

Y esto de lo que hablamos no es lo mismo que lo que pasa con las personas que no se plantean nada en profundidad, que son veletas, pero de un modo muy superficial. Que hoy dicen blanco y mañana negro, según sopla el viento o según les convenga.

Besos y un fuerte abrazo

Elvira dijo...

Me olvidaba: yo también desconfío de los que se creen en posesión de verdades absolutas, miedo me dan.

Te cito una frase que puse en una entrada antigua:

"Cree a aquellos que buscan la verdad; duda de los que la han encontrado." André Gide

Besos

Francisco Machuca dijo...

Desde luego Elvira.Es el recurso fácil de los hipócritas.Sobre todo pasa mucho en el mundo de la política.De lo que tú y yo hablamos es otra cosa.Uno debe educarse constantemente hasta la tumba.De eso se trata.A esto le llamo yo evolución.Anclarse en las ideas o en los conceptos no es nada bueno.No hace mucho un político decía con orgullo:"Yo soy un hombre de convinciones." Error;un hombre de convinciones es una persona limitada.

Creo que hoy andamos tú y yo muy filosóficos mientras los demás duermen la resaca de la castañada.¡Me encanta!
Ay,que haría yo sin tí.
Besos.

Elvira dijo...

Es cierto, el que "ya ha llegado", malo. Como decía el genial Juan de Mairena de Machado: "Los hombres que están siempre de vuelta en todas las cosas son los que no han ido nunca a ninguna parte."

Jajaja! Yo pensaba lo mismo, que todo el mundo estaba durmiendo menos yo. A mí también me encanta, me das compañía y conversación de alta calidad, querido amigo.

Besos

Francisco Machuca dijo...

Se me ocurre un microrelato:
Dos personas desconocidas entre ellos se encuentran en una estación de ferrocarril abandonada.Esperan un tren que nunca llegará.
-Me voy-dice el que nunca estuvo allí.
-Pues yo he vuelto-le responde el que nunca se fue.

Jajaja!
Sólo falta estar sentados ante una taza de té.Por cierto,creo que será en breve.

Besos desde la estación.Desde aquí les estoy viendo y no viene ningún camarero para servirme.

Elvira dijo...

Jaja, me gusta tu relato surrealista, muy bueno.

¡Qué bien! Me hace mucha ilusión. Un té o lo que os apetezca, claro.

Besos

Vivian dijo...

No puedo estar más de acuerdo con esta cita que hoy nos traes, Elvira, siempre he sido más partidaria de la frase “Rectificar es de sabios” que la de que uno es esclavo de sus palabras, afortunadamente la esclavitud se abolió hace mucho tiempo, y en el derecho a opinar está el derecho a rectificar, incluso a contradecirse, que en muchas ocasiones tiene mucho que ver con el cambio en las circunstancias.

Un beso

P:D: Recordé algo que me dijo una vez una persona a la que siempre he admirado, desconfía de los que queman libros y de los que nunca dudan.

Elvira dijo...

Hola Vivian: tiene mucha razón esa persona a la que admiras. Yo creo que lo único que hace a una persona digna de confianza es que siempre esté dispuesta a revisar con la máxima honradez su posición ante las cosas, sus creencias y actitudes.

Un beso

Montse dijo...

Una cita excelente!
Esos dos derechos deberían se imprescindibles y yo le añadiría uno más, el derecho a no ser juzgado por los dos anteriores.

Cuando cambias de opinión, te acusan de "veleta" de no tener las cosas claras, de dudar por todo, de buscarle los tres pies al gato...
Y cuando intentas marcharte de un lugar que te resulta incómodo te tachan de maleducado o de egoísta.

Es increíble como buscamos siempre un adjetivo "descalificativo" para acortar la libertad de los demás.

Besos.

Elvira dijo...

Me parece que lo de conseguir no ser juzgado va a ser muy difícil. Sí, la libertad de los demás es incómoda a veces, y entonces se critica.

Besos

Araceli dijo...

En definitiva es el derecho a ser humano con todas las fragilidades que eso conlleva. En definitiva volvemos a "La belleza de la imperfección". Ultimamente voy mas justa de tiempo aunque te sigo visitando de forma muy rápida. Siempre me gustan tus sugerencias. Muchas veces estimulantes.

Elvira dijo...

Exacto, el ir acercándose a lo mejor, pero dando algún traspiés de vez en cuando, perdiendo el camino a veces. Si no pudiéramos rectificar, sería horrible.

Muchas gracias, Araceli, me estimula lo que me dices. :-)

leo dijo...

Me encanta, genial. ¡Claro que sí! Aunque, bien pensado puede que sea una tontería de Baudelaire, ¿no fumaba opio este hombre? En fin, no sé, yo me marcho.

;-)

Airam dijo...

Ir modificando nuestro punto de vista en cuestiones trascendentales, es muy sano para la mente....

La prepotencia,no me resulta interesante.
Un beso

Elvira dijo...

Hola Leo: Hay personas muy sobrias que nunca dicen nada interesante. Y con esto no animo a nadie a tomar opio ni nada que se le parezca, por supuesto.

Hasta luego!!

Elvira dijo...

Hola Airam: la prepotencia no puede ser más aburrida. Un beso

leo dijo...

Era una broma... :-S

Elvira dijo...

Yaaa.. No te veo yo despreciativa. :-)