sábado, 4 de octubre de 2008

Rafael Santos Torroella, amigo

Rafael Santos Torroella y Ramón Gaya (1973)
Fotografía: José Antonio Coderch

Rafael Santos Torroella (derecha) y J.A. Coderch (1970)

Además de buen poeta, Rafael Santos Torroella era crítico de arte (el mejor experto en Dalí), profesor de Historia del Arte, dibujante y pintor. Tenía un gran entusiasmo, vitalidad y capacidad de hacer mil cosas.

Era amigo de muchísimos escritores y artistas. Un día me regaló un libro de poemas de Neruda (Estravagario) dedicado por su autor: "Para Elvira con una flor, Pablo Neruda, 1971", y una flor dibujada con rotulador verde.

En la primera foto le vemos con el pintor Ramón Gaya, y en la segunda con mi padre. Como dice su mujer, Maite Bermejo, "Rafael y José Antonio eran como hermanos". Es cierto, yo no he visto amigos que se quisieran tanto como ellos... Disfrutaban igual charlando o compartiendo silencios: unas veces Rafael pintaba y mi padre leía o hacía solitarios; otras veces era Rafael quien leía y mi padre escuchaba música. Me gusta recordarlo, es como si los tuviera más cerca. Por suerte, sigo teniendo a Maite, que lo recuerda todo, todo, todo. ¡Ojalá llegue a sus años con la cabeza tan clara como ella! Algunas personas pierden la memoria pero no el cariño, otros al cumplir años se vuelven egoístas, pero Maite no: sigue siendo tan inteligente y buena amiga como siempre.

2 comentarios:

SUREANDO dijo...

Elvira, tienes una verdadera joya de Neruda, ¿estará firmada con tinta verde?
Felicitaciones

Elvira dijo...

Sí, con tinta verde. Estaba pensando en poner la dedicatoria en el blog con uno de sus poemas. ¡Gracias!