martes, 16 de noviembre de 2010

Oso durmiendo

Sleepy Grizzly Bear, Carol Bock, National Geographic.

26 comentarios:

Laura Uve dijo...

Uyyy... cómo me gusta este oso espachurrado, durmiendo plácidamente en su tronco, dueño del prado que tiene alrededor... feliz y contento.

¡¡Qué envidia!!

Un abrazo

Montse dijo...

Se nota que acaba de darse un baño, aún tiene el pelo mojado, y tan ricamente a dormir sobre el tronco.
Es una fotografía muy bonita ¿sabes si tiene algún premio?, yo desde luego se lo daba.

Besos.

Marcos Callau dijo...

Me encantan estos animales. Me impresionaron mucho los que pude ver en el pueblo francés de Borce, en un parque natural del pirineo. Esta fotografía es muy enternecedora.

agata dijo...

¡¡Qué placidez y qué fantástico oso!! Dan ganas de ser oso :)

Rayuela dijo...

qué buena vida la de este oso!
ternura de foto!

besos*

adelaida dijo...

¿¿Sabes, Elvira??, siempre me han gustado los osos, a pesar de ser tan fieros, me resultan graciosos y entrañables. De pequeña tenía ositos y ahora de mayor me siguen gustando. El árbol de Navidad que decoré el año pasado y el que pondré éste año, está plagado de ositos pequeños de peluche. Incluso tengo un amigo al que quiero muchísimo, que le llamo mi osito.jajajaja

Un beso y un abrazo de oso!!!

Acanto dijo...

¡qué encantadora foto! la placidez personificada o será ¿osificada? je je.
Escena:
El oso ha estado trepando por un tronco, marcando la corteza con sus zarpas; está tratando de alcanzar un panal de miel, lo consigue,y lo come con avidez, disfrutando de tan rico manjar, cuando, una nube de furiosas abejas se le echan encima; huye trotando ágil a pesar de su corpachón, brama y de vez en cuando se da un manotazo para espantarse las abejas que rondan su hocico brillante de miel.
Al fin llega jadeante al río ¡que buena oportunidad para librarse de sus ofendidas perseguidoras!¡¡choooofff!! nada rápido y al llegar a la otra orilla, como si estuviera esperándolo, un maravilloso tronco.. asi, fresquito, limpio y cansado nuestro amigo se duerme más feliz que una perdiz.
Y colorín colorado.. este preci-oso cuento se ha acabado.jijiji

Isabel dijo...

¡Qué inofensivo parece!

Besos

Ernesto y Felisa dijo...

Elvira, no publiques estas fotos, que soy capaz de traerme uno a casa...., con las flores, no pasa nada, me puedo perder buscándolas..., pero bueno ya ando yo perdida(no problem)
La pintura.. aunque me encapriche me arruinaría....
pero esta ternura de oso y mi locura..., uf que tentación,..., mira que ya estoy pensando en ir con el secador..., y el precioso oso se merece esa plácida vida ahí en su bosque particular, y no un secador y esta que le traiga a su casa con zalamerías varias.... :)
Un saludo
Deliciosa foto, gracias por compartirla.
Felisa

enric batiste dijo...

¡Quien fuera ese osito de peluche
que duerme en placidez a pierna suelta!

Un beso en esa imagen tan tranquila

giovanni dijo...

Da para acariciarlo en su muso o frente de cabeza...

Un beso

leo dijo...

Hala, qué bonico. Y qué miedo...

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Se ve que se lo toma con calma, compa Elvira; ya podríamos aprender algunos, ya, a ver si se nos "pegaba" algo. Pero me temo que está complicado: solemos abandonar los osos en la infancia, y ya no los retomamos nunca, salvo en algún episodio como éste...

Un fuerte abrazo y buen día.

Cristina dijo...

Oooooooh... me encanta. El oso es, desde tiempos inmemoriales, mi animal pereferido. Ya sé que los que saben de estas cosas protestan porque tendemos a asociarlo con los de peluche, tan dulces ellos, o con imágenes como esta, y luego dicen que la gente que se los encuentra por ahí al natural no se hace idea de los salvajes y agresivos que son y todo eso... pero como yo dudo mucho que me vaya a encontrar a ninguno cara a cara (salvo los pobrecitos del zoo) pues los adoro en imágenes como esta y en peluche y en dibujitos y... como sea. Son adorables.

En fin, menudo rollo.

Elvira dijo...

Hola Laura: espachurrado es la palabra, jajaja! Sí que da envidia.

Hola Montse: muy observadora, es así. Pues creo que premios no, pero fue "photo of the day" en el National Geographic.

Hola Marcos: así que los viste sueltos, en su entorno natural. ¡Qué bonito! Pero un poco de miedo, ¿no?

Hola agata: muy plácido y relajado.

Hola Rayuela: eso parece, que se da muy buena vida. No creo que tengan muchos depredadores, no deben sufrir tanto como otros animales.

Hola Adelaida: son fantásticos los abrazos de oso. :-)

Hola Rosa: me encantan tus historias, jajaja! Se te dispara la imaginación con mucha gracia.

Hola Isabel: pues sí, pero yo no le despertaría, por si acaso.

Hola Felisa: ya te veo ahí con el secador, jajaja! Aunque no encontrarías un enchufe, así que mejor no.

Hola Enric: a piernas sueltísimas. Da gusto verle.

Hola Giovanni: con mucho cuidadito para que no se despierte...

Hola Leo: pero tú eres un león, jaja!

Hola Manuel: casi ninguna de las cosas que me gustaban en la infancia han dejado de gustarme, excepto las chuches con sabor muy artificial. Me encantan los cuentos, los peluches, el cariño, y me gusta jugar.

Hola Cristina: esperemos que no te encuentres ninguno suelto por ahí, y los del zoo me dan mucha pena, dando vueltas en círculo, obsesivamente. ¡Pobrecillos!

Besos a todos y gracias por la visita

José Luis Ríos dijo...

Las fotografías del National Geographic. suelen ser extraordinarias, como la que pones hoy. Muy bella.

Saludos

Ofelia dijo...

Me siento muy identificada, me gustaría empezar a "inviernar", pero dentro de una cueva y con las constantes vitales al mínimo, en una palabra, osificarme.
Besos de osa amorosa***

Elvira dijo...

Es cierto, José Luis. Da gusto verlas.

Hola Ofelia: a ver si podemos ir a la Fageda algún día, antes de que te metas en la cueva. :-))

Besos a los dos

Jesús Cabezón dijo...

Viendo esta foto ¿quien puede hablar del oso feroz?

Elvira dijo...

Muy bueno, Jesús, jaja!

Anónimo dijo...

jajajajajjajajaajajajajajajajjaja

así, así mismamente acabo yo algunos dias ... pero con menos cara de felicidad, me temo....

quien fuera él!
jajajjajaj

soy femme

Kinezoe dijo...

Como se suele decir por aquí abajo: este oso tiene to'l arte, jeje...

Un beso.

Elvira dijo...

Y toa la grasia! Besos andaluces

Francisco Machuca dijo...

Envidia siento yo del oso,o de los osos en general.Menuda vida.Se pasan todo el invierno durmiendo,cuando mejor se está en la cama y nosotros nos despertamos bruscamente a golpe de despertador para seguir adelante.Joder,que miseria...

Besos.

Elvira dijo...

Ay, Femme, que te salté sin darme cuenta: me encantaría verte en plan oso dormilón. :-)

Hola Paco: sí que da envidia, ya lo creo. El despertador es odioso.

Besos a los dos

Katha dijo...

Hola Elvira,

¿Cómo estás?
He entrado un segundo a deleitarme con las fotos que nos pones. Me han encantado las de los animales, me han parecido todas preciosas.
Por cierto, ¡qué envidia me da el oso! ;-)

Un beso