martes, 28 de septiembre de 2010

Dorothea Lange: Granville County

Granville County 1939, fotografía de Dorothea Lange.

18 comentarios:

Anita dijo...

Qué mirada...

Marcos Callau dijo...

Estupenda fotografía de la que rescataría, sin duda, esa mirada.

Montse dijo...

¡Qué exprevisidad!

Acanto dijo...

Coincido con los dos, esa mirada, y qué belleza de criatura, no he podido evitar pensar el El color púrpura.

Sra de Zafón dijo...

Más bonito y no nace...
(eso decía mi abuela.)

Impresionante esta foto.
Besos de hasta mañana!

enric batiste dijo...

Es una de mis hijas, su futuro
hoy defiendo en la calle por la calle.

Elvira dijo...

Hola Anita: muy bella.

Hola Marcos: me gusta la expresión de toda la cara.

Hola Montse: exacto.

Hola Rosa: es verdad, hace pensar en esa película.

Hola Chusa: me gusta la expresión de tu abuela. :-)

Hola Enric: que se consiga lo más justo para todos.

Besos

José Luis Ríos dijo...

Hola, Elvira. Me parece buenísima esta fotografía, me gusta mucho, con lo difícil que es hacer bien un retrato.

saludos

Cristina dijo...

Esta foto impresiona: la mirada, la ropa...

carmensabes dijo...

Qué pedazo de fotografía de la genial Lange.

Una obra de arte, no cabe duda.

Elvira dijo...

Hola José Luis, Cristina y Carmen: sí, es buenísima, genial.

Gracias por la visita :-)

Laura Uve dijo...

No quiero repetirme, pero es una fotografía esplendida, comunica esa inocencia y esa indefensión de un niño con vida difícil. A la vez, la obstinación por sobrevivir y seguir adelante. Creooo...

Un beso.

Tawaki dijo...

Hace cosa de un año más o menos pudimos disfrutar de una exposición de esta estupenda fotógrafa en Madrid.

Besos.

Elvira dijo...

Hola Laura: y se ve que no ha perdido la dulzura, aunque su vida sea dura.

Hola Tawaki: ¡Me habría encantado verla!!

Besos a los dos

Isabel dijo...

Siempre me ha impresionado la mirada de estos niños y el contraste entre su belleza y sus ropas.

¡QUÉ INJUSTO!

Un abrazo.

Elvira dijo...

Hola Isabel: No sé por qué la extrema pobreza en el campo tiene un aspecto diferente a la extrema pobreza en una gran ciudad. Estos últimos (¿será por la falta de contacto con la naturaleza?) parecen haber perdido la luz en la mirada. En ambos casos, situaciones durísimas. Hemos de hacer lo que podamos para paliar ese dolor.

Un abrazo

Jesús Cabezón dijo...

Hay todo un mundo en esa mirada, en ese instante.

Elvira dijo...

Sí. Cada vez me gusta más esta fotógrafa.