lunes, 20 de septiembre de 2010

Dorothea Lange: Abuelas


Caroline's kitchen (1939)


Grandmother (1939)


Don't stop believing (1936). Fotografías de Dorothea Lange.

21 comentarios:

enric batiste dijo...

¡Las caras de los tiempos transcurridos!

añil dijo...

Yo no tuve abuelas, bueno apenas las conocí, quizás por eso me resultan tan atractivas y entrañables sus caras llenas de vida.

Un beso

Cristina dijo...

¡Y que la gente se ponga botox! No lo entiendo.

Elvira dijo...

Hola Enric: y las huellas de las expresiones tantas veces repetidas. En la segunda predomina un cierto cansancio y tristeza, a la vez que dulzura. En la última determinación y quizás genio. La primera parece haber tenido una vida dura sin haberse amargado por ello.

Hola Añil: yo a los que no conocí fue a mis abuelos varones. Me habría encantado.

Hola Cristina: ahora ya se van viendo señoras mayores con caras muy operadas y me dan una angustia...

Isabel dijo...

Siempre me han impresionado los rostros de la edad, ¡hay tanta historia en ellos!

Besos

Merce dijo...

Cuanto han cambiado los tiempos!!! Las fotografias son puro arte...

Biquiños

Anónimo dijo...

Ah!!!! me recuerdan a un personaje de Capote. La dulzze anzziana que cambiaba wiskhy al enorme indio Jajá.

Epoca de treinta tartas de trufas. El pequeño Buddy y ella hazziendo tartas en el otoño.

"Cerezzas y cidras, jenjibre y vainilla y piña hawaiana en lata, pacanas y pasas y nuezzes y whisky...

Y montones de harina, mantequilla, muchísimos huevos, espezzias, esenzzias"

Rezzeta según el pequeño Buddy en Cuento de Navidazz, Truman Capote.

Me vino a la memoria al ver las fotos.

Caperuzzita Recordando al Indio Jajá

Rayuela dijo...

oh! qué fuerza! qué hermosura!
qué dulzura!

besos*

Elena Rius dijo...

Estupendas las fotos de Dorothea Lange. ¡Qué expresividad! Pienso que te pueden interesar también (si no las conoces) las fotos de Eugeni Forcano de la Barcelona de los años 60 que se exponen estos días en el Arxiu Fotogràfic de Catalunya. Sus personajes son también fascinantes, y las fotos evocan a la perfección la Barcelona pequeña, pobre y bastante sucia de la época.

Sra de Zafón dijo...

Para mí la primera es la de la expresión más resignada de todas, quizás por ser negra y tener que tragar con tanto absurdo.

La segunda parece mirar a la cámara de la fotógrafa pensando algoa sí como, pobrecilla sabe dios lo que le deparará la vida...

La terceera, parece molesta con el sol, pero compasiva con la juventud de la mujer que le hace la fotografía.

Así lo leo yo desde aquí ...

Besos

Elvira dijo...

-Hola Isabel: a mí también, aunque algunos me atraen y otros no.

-Hola Merce: se notan mucho los años que han pasado desde entonces, es verdad.

-Hola Caperuzzita: me encanta el ambiente que has creado con tu comentario. Tendré que leer ese cuento.

-Hola Rayuela: hermosa fuerza de años vividos con entereza.

-Hola Elena: muchas gracias por la información, a ver si me paso por la exposición, seguro que me gustará.

-Hola Chusa: Yo a la tercera le veo un gesto algo duro, no sé.

Besos a todas

Manuel Márquez Chapresto dijo...

No conozco a la fotógrafa, compa Elvira (bueno, no conozco, como bien sabes, casi nada de ese mundo), pero te puedo asegurar que las imágenes son impresionantes: te apenan, te interrogan, te encogen el alma. Se hace duro, aun con la distancia insalvable del tiempo y el medio, mirarles a la cara de manera directa... Un abrazo y buena semana.

Elvira dijo...

Tampoco pretendía acongojaros, Manuel. Pero es que son tan buenas las fotos...!!!

Un abrazo y buena semana

Odel dijo...

Cuantas historias habran vivido esas caras, mas de las que imaginamos

Montse dijo...

¡Magníficas fotografías!
Ellas son así, las abuelas del mundo, con su mirada perdida, dignas sus arrugas que no disimulan el paso el tiempo que han vivido.

Un besito.

adelaida dijo...

Qué importante la labor de las abuelas, sino que me lo digan a mí,que esta mañana he ido a por mi peque al cole!!! y cómo me ha gustado!!!

Elvira dijo...

Hola Odel: al menos tantas como arrugas hay en sus caras.

Hola Montse: dicen que la arruga es bella, pero a mí no me gusta descubrirme una, la verdad. Coquetería. :-)

Hola Adelaida: y con lo guapo que es tu nieto... :-)

Besos a las tres

Marcos Callau dijo...

Estas fotografías me recuerdan a "Las uvas de la ira".

Elvira dijo...

Tengo que ver esa película de John Ford, que si la vi fue hace tanto tiempo que no la recuerdo.

Jesús Cabezón dijo...

Las fotografías son sencillamente geniales.

Elvira dijo...

¿Verdad? :-)