lunes, 12 de octubre de 2009

Una frase y una reflexión

"Los hechos no dejan de existir porque los ignoremos." (Facts do not cease to exist because they are ignored.) Aldous Huxley

Algunas personas consiguen ignorar los hechos porque las consecuencias recaen en otros, de esta manera "se libran del problema", pero el problema no desaparece, sólo se desplaza. Ellos han mirado hacia otro lado, han escurrido el bulto y que cargue el muerto otro. Pero cuando las consecuencias de ignorar ciertos hechos recaen en nosotros, nos acabamos enterando, claro.

Es que pensar bien en las consecuencias de todo lo que hacemos es muy cansado, por eso quienes dicen "ay, no me di cuenta" viven tan felices, aunque vayan causando estragos a su alrededor. Y los que meditan bien sus decisiones parecen llevar más peso sobre sus espaldas. Porque lo llevan. Han de pensar por ellos y por todos los que no piensan a su alrededor.

Así que para ir ligeros de equipaje más vale rodearse de personas más o menos responsables, y que cada palo aguante su vela en circunstancias normales. En momentos de crisis ya nos ayudaremos todo lo que haga falta, pero cargar por principio con lo que no es nuestra responsabilidad solamente conduce al agotamiento y al desánimo.

29 comentarios:

colibri dijo...

De acuerdo, completamente de acuerdo...me llega a la cabeza "ojos que no ven, corazón que no siente", aunque la mayoría de las veces sí que vemos, pero lo queremos ignorar. Hay que afrontar las cosas tal y como llegan si no la consecuencia es peor, para uno mismo y paa el de alrededor.
Vamos, que es una buena reflexión.
Un besico Elvira.

alestedemadrid dijo...

Me gusta mucho Huxley y su cita y tu reflexión son muy atinadas. No sé realmente qué pasaría si todos asumieramos sin excusas las consecuencias de lo que hacemos o de lo que decidimos no hacer. Supongo que sería mejor, desde luego sería diferente todo. Y desde luego sí que estoy de acuerdo en que la vida es más fácil si la gente que nos rodea es responsable y considerada con los demás. Un beso

Elvira dijo...

Hola Pili:

Sí, muy apropiado ese refrán aquí. Y yo matizaría: ojos que no quieren ver... Es que es muy cómodo eso de "no me di cuenta". Si te piso una vez, puede que no me haya dado cuenta, sí, pero la segunda, tercera, enésima vez que te piso, es porque no me apetece mirar dónde pongo los pies.

Huy, ¡muchísimas felicidades, guapa! por poco me olvido. Ya sé que ahora casi nadie celebra estas cosas, pero yo aprovecho para felicitarte, que eso siempre viene bien. Muchos besos

PD: ¿Ya estás en tu casa nueva?

Elvira dijo...

Hola Aleste:

Me gusta que te guste. :-)

Creo que en la medida en que podamos, tenemos que escoger bien a las personas que nos rodean. Nos va la calidad de vida en ello.

Un beso

colibri dijo...

Gracias pr la felicitación además es mi cumpleaños...la casa..tengo que pintarla y limpiarla, estoy esperando que me pasen el contrato para dar de alta la luz y el agua...poco a poco, pero creo que de aquí a dos semanas, dormiré en la nueva casa.
Un besico

Vivian dijo...

La frase y tu reflexión me hizo recordar un tipo de personas que no me gustan nada, las que hacen lo que les da la gana, sin pensar en las consecuencias de sus acciones sobre las personas que les rodean, y que luego pretenden arreglarlo todo con un simple “lo siento”, enga, amos, menos perdones y más pensar las cosas antes de hacerlas.

Un beso

Elvira dijo...

Hola Pili: pues mucho más motivo para felicitarte. ¡Que cumplas muchos más!!! Otro beso

Elvira dijo...

Hola Vivian: exacto, estaba pensando en ese tipo de personas. Hay quien dice que si no lo hacen con mala intención ya está, no pasa nada. Pero yo creo que hay que poner buena intención y fijarse en lo que uno hace. Si no miras puedes ir pisando a diestro y siniestro.

Un beso

Pilar de Córdoba dijo...

me viene al pelo tu reflexión, Elvira.

estoy en esos malos momentos... y pienso que para seguir no hay más remedio que olvidarse de los problemas, si los dejas de pensar desaparecen, si los piensas demasiado engordan tanto que acaban por comerte¡¡¡

no sé si eso es mirar hacia otro lado, o tal vez es sólo intentar hacerlos más pequeños, relativizarlos...

porque son muchas las cosas esencialmente importantes que van bien¡¡¡

muchas veces los problemas son reflejo de nuestra angustia... y cuanto menos caso les hagas, mejor.

besos.

Elvira dijo...

Tocas un tema interesante, Pilar:

Si conviene seguir pensando en un problema cuando no podemos hacer nada al respecto. Creo que es bueno aparcarlos, para no obsesionarse y hacerlos más gordos de lo que son. Pero cuando se puede hacer algo para solucionarlo, creo que vale la pena ponerse a ello.

Si el problema ha nacido de nuestra propia preocupación, con más motivo es bueno distraerse.

Siento que estés en un mal momento y espero que pase lo antes posible.

Besos en el día del Pilar!!! Y mis mejores deseos.

Pilar en Córdoba dijo...

gracias Elvira,

sí son de esos por los que poco puedes hacer ;(

sólo intentar sentirlos de otra manera¡¡¡
y es que nuestro mundo, ese hogar donde encontrarse, estará donde tú misma lo sientas...

y pensar en lo que hay de mejor, ayuda¡¡¡

besos

Elvira dijo...

Pensar en lo bueno, contemplar la belleza, dejarse curar por la naturaleza... Todo eso sienta bien.

Besos

Sra de Zafón dijo...

Cuánta sabiduría se respira por aquí. Yo también opino que mirar hacia otro lado es estupendo cuando no puedes hacer nada
El famoso refrán chino : si tu mal tiene remedio ¿por qué te quejas? y si no lo tiene ¿para qué te quejas? es una buena pista a seguir.

Creo que responsabilizarse de los problemas también significa responsabilizarse de no hacerlos más grandes de lo que son.

Besos a todas, (si hay algún todo también)

Elvira dijo...

Hola Chusa: Me quedo con esta frase tuya: "Creo que responsabilizarse de los problemas también significa responsabilizarse de no hacerlos más grandes de lo que son." Muy cierto.

Besos

Sra de Zafón dijo...

Si es que menudas filósofas estamos hechas :-)

Hasta mañana guapetona!

Elvira dijo...

:-) ¡Hasta mañana!

leo dijo...

Entrada y comentarios para reflexionar.
No sé quién decía, creo que es un proverbio tibetano, que "si los problemas no tienen solución ¿para qué preocuparse?, y si la tienen ¿para qué preocuparse?"
A mí me parece que los problemas no son sino la vida, que encarnan las cosas que tenemos que aprender, y como dice Pilar, reflejan nuestra angustia.
Que tengáis muy buena semana todas.
Besos.

Elvira dijo...

Ese proverbio es muy sensato, pero creo que a todos nos preocupan los problemas sin solución, como por ejemplo cuando un amigo o familiar tiene una enfermedad mortal y no podemos hacer nada. ¿Quién no ha sufrido alguna vez por eso?

Los problemas son parte de la vida, desde luego, pero no sólo los problemas, afortunadamente.

Muy buena semana y besos

Francisco Machuca dijo...

Es que llevamos muchas décadas al servicio de la nada, mi querida amiga.Y eso de cargar con las responsabilidades de los irresponsables es muy duro.Pagar los platos rotos de los demás.Existen problemas esenciales que nacieron en la época de las cavernas y todavía no hemos sido capaces de solucionarlos.Te podría poner muchos ejemplos,pero te diré simplemente uno:
En el tiempo de las cavernas no habían suficientes cuevas para cobijar a todos.Habían unas luchas increíbles para conquistar un agujero.Han pasado miles de años y el tema de la vivienda sigue siendo hoy un suplicio para la mayoría de las personas.

Podría añadir,junto a la gran máxima de Huxley,esto:También aceptamos unos hechos inexistentes en defensa de lo que no queremos ver.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

"eso de cargar con las responsabilidades de los irresponsables es muy duro." ¡Qué bien lo has resumido, Francisco!

Sí, el tema de la vivienda es muy difícil para muchísimas personas. Me indigno cuando veo que algunos se llenan los bolsillos especulando y encareciendo los pisos.

"También aceptamos unos hechos inexistentes en defensa de lo que no queremos ver." Muy cierto, es que al ignorar o negar unos hechos automáticamente nos inventamos otra película, ¿no?

Besos y un fuerte abrazo

Francisco Machuca dijo...

Sí,claro.La desgracia más grande es tener que explicar lo evidente.Tenemos una serie de catástrofes delante de nuestras narices que están ahogando a las personas y tú te limitas a preguntar:¿Pero es que lo lo veis? Y los demás,que son también víctimas te miran con mala cara.La conformidad es la regla y nadie te permite que dudes de nada.Es más,desean que tú también te impliques en lo que es inadmisible.Hablamos de los gobernantes,de los manipuladores de conciencia,pero a los que tienes más próximos,también son culpables.De ahí la soledad de los que ven y sienten.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

En el cuento de Vasilisa y la bruja llamada Baba Yaga se habla de lo difícil que es para la niña ver demasiado. Hay un momento en la historia en el que la niña está tentada de tirar la calavera iluminada que le ayuda a ver. Ve cosas terribles. Te dejo un enlace abajo a una ilustración de este cuento.

Lo más fácil es no querer ver. Si vemos, nos podemos amargar o quizás nos cueste mucho digerir lo que vemos. Llegar a un punto en el que hagamos lo posible por mejorar las cosas sin dejarnos abrumar por lo que no está en nuestra mano... eso debe ser de sabios muy sabios. Yo no he llegado ahí, desde luego.

"Donde hay más sensibilidad, allí es más fuerte el martirio." Leonardo da Vinci

Besos y un fuerte abrazo

Vasilisa

Elvira dijo...

Ahora se ve mejor en este otro enlace:

Vasilisa

Francisco Machuca dijo...

Totalmente de acuerdo,mi querida amiga,lo lamentable que es un estado natural.Hay personas que ya nacen con esta condición.Nadie decide ser sensible o tener una cierta capacidad para ver las cosas,o interpretarlas de otra manera.Desde luego que es un suplicio.A veces he deseado ser ese obrero del bar de la esquina que está todo el día hablando de fútbol,riéndose y pegandose pedos.Come con pasión y duerme como un niño.Pero también se nace de esa manera.

No hay nada forzado.Ves,sientes y te resignas el resto de tu vida.

Que tengas muy buenas noches,mi querida Elvira.Me espera en mi mesita de noche un buen libro.Sinceramente,es la hora del día que más me gusta:silencio,todo está detenido y te regocijas con las buenas palabras.

Besos.

Elvira dijo...

Se nace, desde luego, pero hay un tanto por ciento que podemos elegir: la actitud, yo qué sé. Antes yo intentaba siempre dar el do de pecho en casi todo, pero se acabaron las heroicidades. Respeto más mis límites y si hoy no puedo ver las noticias, pues no las veo. Hay que saber la dosis que uno puede digerir.

Pero no me resigno, intento hacer algo que me guste cada día. Es un grano de arena, pero bueno.

Que disfrutes mucho de tu libro. Besos y buenas noches!!

Francisco Machuca dijo...

Buenos días Elvira,
La ilustración me ha encantado y me gustaría saber cómo podría leer este cuento.Me atrae muchísimo esta historia.

Besos.

Elvira dijo...

La verdad es que yo lo leí en el libro de la analista junguiana Clarissa Pinkola Estés: Mujeres que corren con los lobos. Un título extraño, y un gran libro. Ideal para las mujeres educadas de cierta manera ("obedecer, sacrificarse y agradar por encima de todo"), aunque creo que es interesante para cualquiera al que le interese la simbología de los mitos y cuentos y la psicología.

Ahora te lo mando por correo. Besos

Francisco Machuca dijo...

Muchas gracias,amiga.

Elvira dijo...

Ya te lo he enviado. He visto que en la traducción ponen Vasalisa, no Vasilisa. Da igual. Besos