sábado, 3 de octubre de 2009

Edward Hopper: Drug Store

Drug Store (1927), The Museum of Fine Arts, Boston, de Edward Hopper

12 comentarios:

ethan dijo...

Hola Elvira:

Veo que te gusta Edward Hopper; te recomiendo una película de Abraham Polonski: "La Fuerza del Destino". A lo mejor ya la has visto. Es una cinta de cine negro, con John Garfield de protagonista. Hablamos de ella hace tiempo en el blog. Parece ser que el director se fijó en los cuadros de Hopper para algunos planos de la peli. Creo que consiguió mostrar la soledad de la gran ciudad, tal como Hopper la veía, que por otro lado le venía como anillo al dedo a la trama.
Saludos!

Elvira dijo...

Hola Ethan: Pues no he visto esa película ni he leído la entrada que mencionas (esto lo voy a remediar ahora mismo).

Muchas gracias por la información. Saludos!

Francisco Machuca dijo...

Iluminación en la oscuridad.Hopper nos hace sentir atraídos por cualquier cosa baladí con tal de reusar la oscuridad.En eso fue un maestro.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Es que en esa oscura calle desierta, el escaparate de la tienda parece muy atractivo, desde luego. Y de día ni le prestaríamos atención.

Un maestro, sí. ¿Me podrías repetir los datos de un libro de Hopper que me recomendaste en una antigua entrada y no sé cuál es?

Besos y un fuerte abrazo

Francisco Machuca dijo...

Te lo miro cuando llegue a casa.¡Estoy en el trabajo!Y te lo digo.

Elvira dijo...

Estupendo, gracias. Creo que lo buscaré y me lo compraré si lo encuentro. :-)

Francisco Machuca dijo...

Título:Hopper.
Autor:Mark Strand.
Editorial: Lumen.
Año:Primera edición 2008.

Besos.

Elvira dijo...

¡Mil gracias! Besos

Femme d chocolat dijo...

Jajaja, tiene su punto de humor el cuadro. Me gusta.
Además no es muy conocido


Un besete, Elvira

Elvira dijo...

¡Cuéntame lo que te hace gracia, Femme! Me interesa. Besos

Kinezoe dijo...

Otra calle desierta... La soledad de Hopper llena tan bien sus pinturas...

Fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Debía ser un tipo interesante, el tal Hopper. Nunca se me habría ocurrido que una tienda iluminada en una calle vacía por la noche pudiera hacer un buen cuadro.

Un fuerte abrazo