jueves, 27 de agosto de 2009

Pablo Neruda: Un poema y una dedicatoria

El Perezoso

Continuarán viajando cosas
de metal contra las estrellas,
subirán hombres extenuados,
violentarán la suave luna
y allí fundarán sus farmacias.

En este tiempo de uva llena
el vino comienza su vida
entre el mar y las cordilleras.

En Chile bailan las cerezas
cantan las muchachas oscuras
y en las guitarras brilla el agua.

El sol toca todas las puertas
y hace milagros con el trigo.

El primer vino es rosado,
es dulce como un niño tierno,
el segundo vino es robusto
como la voz de un marinero
y el tercer vino es un topacio,
una amapola y un incendio.

Mi casa tiene mar y tierra,
mi mujer tiene grandes ojos
color de avellana silvestre,
cuando viene la noche el mar
se viste de blanco y de verde
y luego la luna en la espuma
sueña como novia marina.

No quiero cambiar de planeta.

Pablo Neruda
(Estravagario
, Ed. Losada S.A., Buenos Aires 1969, p. 156-157)

Nota: Sobre la historia de esta dedicatoria hablé en una entrada anterior.

18 comentarios:

SUREANDO dijo...

Maravilloso Elvira, quien como tú que posee un libro de nuestro poeta mayor y además dedicado con su inconfundible letra en tinta verde.

¿sabes que desde que era adolescente y empezó mi pasión por los libros y en especial por la poesía, siempre tengo un lapicero de tinta verde y con ese escribo las cosas más íntimas?
Me encantó tu blog y veo que tenemos muchas cosas en común, entre otras la profesión.
Un abrazo
Beatriz

Elvira dijo...

Hola Beatriz: no sabía que era típico de Neruda escribir en tinta verde. Pensé que tendría este rotulador verde a mano y ya está.

Es un bonito color para escribir, aunque yo casi siempre lo he hecho en azul y algunas veces en negro.

Me alegra que te guste mi blog, yo tengo el tuyo entre mis favoritos. ¿Así que profe de inglés? O quizás profesora también, pero de otra asignatura. Un abrazo

Pilar en Córdoba dijo...

mis libros de Neruda están viejitos, viejitos... (hechos polvo¡¡)
Me los apropié de la biblioteca de mi padre, para mi cuarto, cuando tenía unos 12 años¡¡¡
que nadie ose quitármelos...
vaya suerte Elvira tener tan bonita dedicatoria.
besos

Elvira dijo...

¡Qué precoz lectora de poesía!

Sí, yo tenía 16 años y me hizo mucha ilusión el regalo. Besos

Pilar en Córdoba dijo...

tiene una explicación, Elvira, un papá poeta marca desde la infancia...jaja

besos :)

Elvira dijo...

Ah, ¡que bueno! Un privilegio. Un beso

Araceli dijo...

Jo! Con firma incluida.
Que bello lugar describen esos versos. De repente se me ocurrió que es el retrato literario de un paraiso para un fotógrafo.

Elvira dijo...

Creo que describe los lugares más bellos de nuestra tierra. Y tú ya lo haces, fotografías tantos sitios bellos para deleite de todos.

Femme d chocolat dijo...

Bueno bueno, qué lujo, no? y qué bonita letra, por cierto.

Todo un detallazo lo de la flor. Qué regalo entrañable

Elvira dijo...

Sí que lo es. Me habría gustado conocer al poeta, pero es un lujo tener su dedicatoria.

Pamela dijo...

Déjame morirme de la envidia! no puede ser que uno entre por primera vez a un blog y encuentre esto!! la amada tinta verde, el garabato inconfundible del amado poeta. Besos desde el sur

not only ice creams dijo...

muy grande Neruda. Uno de mis favoritos.

Elvira dijo...

Hola Pamela, bienvenida! Pues me alegra haberte recibido con Neruda. Besos desde la calurosa Barcelona.

Elvira dijo...

Hola Not Only: ¿cuál es tu libro favorito de Neruda? Un beso

Doña Umé dijo...

Es una suerte, que hayas conocido a gente tan preparada y tan interesante,(he visto la entrada anterior). Se nota que lo has aprovechado estupendamente....También para los que te seguimos...ja,jaaaaa....
Un abrazo.

Elvira dijo...

Hola Doña Umé: Sí que fue una suerte, recuerdo que desde bastante pequeña yo sacaba mis antenas y procuraba enterarme de todo lo que podía, a veces incluso me atrevía a preguntar (en las conversaciones "de mayores"). :-) Y gracias por el cumplido. Un abrazo

Sir John More dijo...

"...y en las guitarras brilla el agua...". Neruda es uno de los pocos poetas a los que entiendo, de los pocos que me emocionan, alguien que pinta con versos la riqueza oculta de nuestros paisajes. Debe ser relindo tener ese libro...

Elvira dijo...

Hola Sir John: Sí, es relindo, como tú dices. :-)

Un beso