miércoles, 6 de enero de 2010

Ya vienen los reyes


La Adoración de los Magos (1450), de Fra Angelico, Museo de San Marcos, Florencia.

Recuerdo cuando le conté a mi hija lo de los Reyes Magos (sí, se lo conté yo!). Su prima se acababa de enterar de lo de ratón Pérez y estaba muy disgustada, pero su madre le había prohibido decírselo a Lucía. Así que solo le dijo que sabía una cosa terrible pero que no se lo podía explicar. Estaba tan frustrada con su secreto, que al final mi hija se obsesionó, no podía dejar de preocuparse sobre qué sería. Como era unos días antes de los reyes, imaginé que se trataba de este tema, y al ver que no podía ni dormir, se lo dije yo. Muy aliviada y emocionada, Lucía me dijo: ¿Así que todos esos regalos me los compras tú?

Al día siguiente mi hija fue triunfal a decirle a su prima que ya sabía cuál era el secreto: que los reyes eran los padres. Pero resulta que ella sólo sabía lo del ratón Pérez!!! Menudo chasco.

23 comentarios:

Meme dijo...

Cuando descubres que los Reyes Magos son mentira empieza la decadencia de toda la inocencia que se puede tener... Es muy triste. Pero la emocion de los niños compensa.

Elvira dijo...

Sí, es una pena, pero en este caso concreto mi hija estaba tan preocupada con el secreto terrible que para ella fue un alivio saberlo.

Sra de Zafón dijo...

Hoy escuché a una niña contarle a otra " el asunto de los Reyes Magos" con una cara de gusto que ni os cuento. La otra, un poco más pequeña, seis años, gritó mientras se le escapaban las lágrimas: ¿Qué los reyes son los padres? Ay, no me digas eso por dios que mi padre está en el paro y no tenemos ni para internet.
Y la otra viendo el disgusto de su prima, le soltó : No te preocupes que yo ya vi las cajas de tus juguetes y tienes seis.

Menos mal, dijo Elenita, y salió corriendo junto a su padre.
- Papi, papi, ya se que tú eres un Rey Mago y que me traes seis regalos, ¿y mamá cuántos me traerá?
¿Y quien es el rey que falta? ¿y cuantos regalos me traerá? ¿todos traen seis?
El padre que no sabía que había pasado, le dijo,
-¿Quien te contó eso, Elena?
- Fue Susi
- Ay, pues si fue Susi, que te conteste ella porque yo no tengo ni idea.
¿No tienes ni idea? pues ya te lo digo yo, hombre, que seguro que las cajas que vio ella son las de mamá y tienes que salir corriendo a comprarme los regalos. Ay dios, ¿y quien será el rey que falta?...

Nos partíamos de risa...

Besos, espero haberte sacado alguna sonrisa.

(Llevo un buen rato esperando que aparezca la palabrita mágica en mi pantalla, espero que ahora quede)

carmensabes dijo...

Elvira, mi hija que tiene 9 años tiene serias dudas y este año escribió la cartita a los Reyes pero no nos la ha enseñado a nadie... para comprobar, dice ella jajajaja.
Así pues, he tenido que sonsacar de formas pocos orotoxas jaja y algo extrañas, como... la hija de una compañera se ha pedido un libro de colección tal y cual, lo que tu no querrías nunca... ¿¿verdad???
Y ella, !!cómo que no¡¡

jajaja, a ver si acertamos, ya te contaré, ahora duerme con la labor bien echa de dejar los zapatitos y el agua a los camellos.

Besos guapa. Qué entrañables son los Reyes Magos...

Elvira dijo...

Hola Chusa: me ha divertido mucho tu historia. Supongo que debe dar mucha rabia saberlo y que los otros niños no lo sepan, no sé. A mí me lo dijeron cuando tenía 5 años y fui corriendo a preguntárselo a mi madre. Ella no quería decírmelo, se escapaba, pero como yo seguía preguntando y preguntando, al final me lo dijo muy disgustada.

"Si fue Susi, que te conteste ella porque yo no tengo ni idea" Jajaja!

Besos divertidos

Elvira dijo...

¡Qué lista tu niña, Carmen! Para comprobar, jajaja! A ver si acertáis. Aunque no sea en todo, seguro que en muchas cosas sí.

Muchos besos, reina maga

Aquí me quedaré... dijo...

Buena entrada.
Me enteré de una forma muy graciosa y nada traúmatica.

Pillé a mi padre jugando con unos juguetes desconocidos para mí. Le vi tan entusiasmado que no dije nada.
Cuando por la mañana, vi que eran esos juguetes, me reí y luego le dije a mi padre en el oído.
Te ví jugando con ellos y me hizo un guiño por los más pequeños.

Besos

Elvira dijo...

¡Que gracioso tu padre jugando tan entusiasmado! Fue bonito, sí. Viste el cariño con el que lo preparaba tu padre.

Besos

Pilar en Córdoba dijo...

la carita de los niños ante la sorpresa de la magia¡¡¡
cuánta tierna inocencia allí convocada¡¡¡
les faltaban manos para "agarrar" caramelos...
una noche entrañable y agotadora¡¡¡
el mayor, de 8 años, lleva casi dos rumiando el desencanto...
el próximo enero tendremos que hacerle cómplice para no romperle el hechizo a su hermano, jajaja.
una lástima que se hagan mayores¡¡¡

besos

Elvira dijo...

Debes estar muerta, claro. Yo hoy he dormido como cualquier otro día. Sí, tendréis que hacer cómplice al mayor el año que viene. Creo que mi hija tenía ocho años cuando lo supo.

Besos

Francisco Machuca dijo...

No hace mucho que tuve una conversación con un ejecutivo (bastante agresivo)sobre las cosas en la que creemos los adultos.Como le conozco muy bien llevé la conversación hacia un terreno que me interesa mucho.
-Yo creo en el ratoncito Pérez-le dije como un niño.
-Menuda tontería díces.Con la edad que tienes.¿No será cierto lo que dices?
-Pues sí.Mira;yo creo todavía en ese ratoncito encantador.Y tú,¿en qué crees?
Se puso a pensar con la mirada perdida en el techo.
-Bueno...creo en...-le atajé argumentándole:
-¿Lo ves? ¿Podrías decirme qué diferencia hay entre lo que tú crees y en lo que yo creo? ¿Qué es más real? Al fin y al cabo,ambas cosas son irreales,pero a mí me ayuda a no estar muy lejos del niño que fuí.No obstante,las cosas que tú crees te dejan en la cuneta de la vida.¿Dinero? ¿Equilibrio en tu trabajo de trepa? ¿Tus dos casas deshabitadas? ¿Tu imponente coche que no te lleva a ninguna parte? ¿Tu GPS programado? ¿Tu amante que os véis una vez a la semana en un motel de tercera? Etc.

Besos y un fuerte abrazo,Elvira.Sé que los Reyes Magos se han portado muy bien contigo.

Elvira dijo...

Luego te contesto, querido amigo. Ahora estoy charlando por skype con mi hija que ya ha vuelto a Camboya. Besos

Elvira dijo...

Hola de nuevo, Francisco: me hace mucha gracia tu diálogo con el ejecutivo. "Con la edad que tienes." Jajaja! Eres un provocador cuando hay que serlo, claro que sí. Mucho mejor creer en el ratoncito Pérez que en esas cosas absurdas. Al menos esto tiene encanto y como dices, nos ayuda a estar cerca del niñ@ que fuimos.

Los reyes me trajeron el mejor regalo, la visita de mi hija, un poco antes de tiempo... pero da igual.

Espero que los Reyes Magos te traigan lo mejor, Francisco!!! Y que dure todo el año.

Perséfone dijo...

Yo recuerdo una total decepción cuando me enteré que los reyes eran los padres, ¡yo que hasta afirmaba haber visto una zapatilla brillante de un rey mago!...

Cuando mi hijo me lo preguntó, buscando una confirmación de lo que ya sabía, yo lo negué todo el tiempo que pude, hasta que ya notaba en mi cara un tono de guasa cuando al siguiente año y al otro continuaba con la farsa.

Creo que por no defraudarme continuó con el juego hasta bien grande, y aún ahora.

Besos

Elvira dijo...

Jajaja, una zapatilla brillante, lo que puede la imaginación sumada al deseo!!!

Sí, hay niños que se dan cuenta y siguen el juego.

Besos

Montse dijo...

A mí me lo dijo mi hermana mayor y me dió mucha rabia ¡con la de veces que había soñado yo con los Reyes Magos y sus viajes repartiendo juguetes!.
Se rompe la magia de la infancia pero debemos guardarnos una estrellita en el bolsillo y no dejar que el desencanto brille en nuestra vida ¡hay que seguir teniendo ilusión!, no por los tres ancianos Reyes Magos, pero sí por otras muchas cosas.

Mi hija fue más lista que yo y en lugar de enfadarse se hizo la tonta unos añitos más. A veces me pregunto si era yo más niña que ella, jeje....

Elvira dijo...

A mí me hacen mucha ilusión la gente que quiero, la naturaleza, el arte, la música, las fotos, la buena literatura. Se puede recuperar la magia de otra manera cuando uno es mayor, es cierto.

¡Mira qué lista tu niña! :-)

Katha dijo...

Buenas noches,

¡Vaya! No sabía que tu hija había vuelto ya a Camboya. ¡Qué poco tiempo!

Mi niño se ha pasado el dí jugando con el regalo que le han traído los reyes magos. El año pasado tuvo un montón de regalos. Demasiados. Así que este año hemos pedido un único juguete a los reyes magos, porque él tienen muchos juguetes, para que a los reyes les queden juguetes para los demás niños. El niño no protestó, lo aceptó encantado y estaba muy ilusionado con el regalo que había pedido. Este año ha apreciado el juguete muchísimo y el año pasado hubo alguno al que no hizo ni caso.

Yo no recuerdo cuando lo descubrí, pero, con lo inocentona que he sido siempre, y sigo siendo, seguro que me enteré tardísimo.

Francisco me hace gracia lo que comentabas del "ejecituvo agresivo". Me estoy imaginando el tipo de hombre que comentas: el cochazo impresionante, la amante joven y guapa a la que quiero igual de poco, o nada, que a su mujer y con la que se acuesta simplemente porque está "buena"...

Yo, por creer, soy tan ilusa que, a pesar de estar ya muy mayorcita, sigo creyendo en el amor.

Besos

Elvira dijo...

Ha estado quince días, Katha!!! Me ha sabido a poco, pero he aprovechado y saboreado su visita todo lo que he podido.

Me parece perfecto lo que has hecho con tu hijo, así disfrutará más las cosas y las apreciará mejor.

Más mayorcita estoy yo, y también sigo creyendo en el amor, todas las clases de amor. Es lo que más vale la pena.

Besos

añil dijo...

Qué cuadro tan increible, todo San Marcos lo es ¿verdad?


Besos

Elvira dijo...

Sí que lo es, fantástico, pero debo reconocer que cuando estuve en Florencia al final no apreciaba bien el arte que veía, tenía una cierta saturación. Yo necesito saborear pequeñas dosis.

Besos

Ramuol dijo...

Pero... ¿cómo? ¿Qué los reyes son los padres? Pues vaya, me habéis hecho polvo, iluso de mi!!!
Besos

Elvira dijo...

Jajajaja! Ya eres un poco mayorcito, Ramuol. Vaya, lo siento!

Besos