miércoles, 23 de septiembre de 2009

Robert Doisneau: Perros

Fox terrier au Pont des Arts (1953)

Les chiens de la Chapelle (1953)

Jacques Prévert, Paris (1955)

Le chien à roulettes (c. 1977), de Robert Doisneau

21 comentarios:

LILIANA G. dijo...

QUE SERIE IMPAGABLE!!! DE DONDE LAS CONSEGUES JAJAJAJ SON INCREIBLES, ME ENCANTÓ LA ÚLTIMA!!
UN BESO DESDE ARGENTINA

Elvira dijo...

Hola Liliana: Las encuentro buscando en Google. Mi favorita es la primera (no sé si influye que tuvimos un fox terrier de pelo duro cuando era niña :-)). Un beso desde Barcelona

Cristina dijo...

El chien à roulettes me tiene confusa...

Elvira dijo...

Supongo que tendría un accidente el pobre animal y le pusieron estas ruedas. Ya vi otra foto de otro perro bastante similar.

Cristina dijo...

Ah, qué cosas. Yo no lo había visto - ni imaginado - nunca.

Elvira dijo...

Lo curioso es que parece que le salen las patitas por detrás (igual está paralítico el pobre).

Femme d chocolat dijo...

Jajajajajaa, qué buena la del "perro-car", me encanta, no la conocía, es simpatiquísima ^_^

Elvira dijo...

Está muy gracioso. :-)

Montse dijo...

Son unas buenas instantáneas, pero la que más... la del perro-coche y, no sé, me da mucha penita por si no tiene patas y le han puesto esas ruedas ¡pobrecillo!

Odel dijo...

Las fotos de Doisneau son geniales, y alas conocia ,pero la primera de las hojas de Otoño me fascina,me alegro que haya llegado ya esta estacion , me encnata.

Elvira dijo...

Hola Montse: Da pena pero es lo mejor que le podían haber inventado, yo creo. Es útil y además gracioso.

Hola Odel: Me encantaría haberla hecho yo. A ver si me acerco a un bosque con colorido verdaderamente otoñal y hago unas cuantas fotos.

Un beso a las dos

Francisco Machuca dijo...

Si me lo permites,mi querida Elvira,te cuento una serie de observaciones muy reales y recientes:

1-Una mujer va con su perro.El perro defeca y ella se pone un guante de plástico y recoje el excremento.En ese momento,pasa un hombre conocido y ambos se ponen a hablar.La conversación se alarga y a ella se le ve incómoda,porque el calor de la caca ya empieza a penetrarle por la piel de la mano.

2-Un hombre va con su perro.La correa es una de esas extensibles,de las que parece que el perro podría ir a la luna y su amo seguir en la esquina de su barrio.El perro se detiene para oler el pie de una farola.Empieza a dar vueltas.Se crea un nudo.El hombre no puede desacerlo y al final decide soltar al perro para facilitarle la faena.Y no te lo pierdas;el hombre además lleva varias bolsas de la compra.El perro huye y desaparece por un callejón.El hombre está indeciso;no sabe si ir tras el perro o continuar con la correa.

3-Hoy es difícil vea a un perro vagabundo.El otro día vi a uno que me llamó la atención.Me dije:"Pobrecillo,o lo han abandonado o se ha perdido y busca a su amo."De repente,vi a un hombre que surgió de la nada y llamó al perro.El perro huyó en dirección contraria a su amo.

Y no te cuento más para no hacerme el pesado.
Magníficas fotos.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Jajajajaja! La primera escena es para un corto, me estoy imaginando la cara de la señora (¿y el señor no tenía olfato o qué?).

"La correa es una de esas extensibles,de las que parece que el perro podría ir a la luna y su amo seguir en la esquina de su barrio." ¡Qué bueno! Es tal como lo explicas. El que pasea por allí tiene que hacer quiebros para no enredarse en la correa del perro.

Gracias por las risas. Besos y un fuerte abrazo

Francisco Machuca dijo...

Ayer,sin más,me encontré con un conocido que hacía mucho tiempo que no veía.
-¡Hola!¿Cómo estás?-Le pregunté.
-No me hables.Estoy hasta los cojones de mi perro.
-¿Y eso?
-Hace tiempo que quise deshacerme de él.Cogí el coche y me lo llevé a diez kilómetros de casa.Y allí lo dejé.
-¿Y?
-Que cuando volví a mi casa,ya estaba esperándome en la puerta.Cogí de nuevo el coche y lo dejé a 30 kilómetros.Y cuando volví,estaba de nuevo en la puerta de mi casa.Volví a llevármelo y lo abandoné a 100 kilómetros de casa.Volví y estaba esperándome en la puerta.Gasté todos mis ahorros y me lo llevé a lo más remoto de la Patagonia...
Hubo un silencio y lo rompí preguntándole:
-¿Y el perro volvió?
-¡Claro!Si no es por él,yo no hubiera encontrado el camino de regreso a mi casa.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Humor negro, jaja! Si prescindimos del humor, la lectura sería "qué dueño tan malo, pobre perro", pero bien pensado, ese amo había tratado al perro de maravilla, ¿no? ¿O acaso los perros también son fieles a un amo cruel? Podría ser.

Besos y un fuerte abrazo

Francisco Machuca dijo...

Sí,se pueder extraer múltiples lecturas,mi querida amiga.Como por ejemplo:

1-Gracias al perro el amo puede salir de casa y viajar.

2-Igualmente el perro no era tan bueno hasta que su amo no lo puso a prueba.

3-Nunca sabremos lo que pensaba el amo cuando volvía de la Patagonia junto a su perro.

Besos y gracias por soportarme.

Elvira dijo...

Genial, sobre todo el punto 3. Bromas aparte, estoy totalmente en contra de abandonar animales, y me imagino que tú también. Yo no tengo mascota porque no quiero dependencias que me acabarían pesando.

Besos

Francisco Machuca dijo...

Si los seres humanos son capaces de abandonar a sus hijos y a sus ancianos ¿qué no son capaces de hacer?.Por otro lado,el negocio de los animales siempre ha sido muy rentable desde que se descubrió en continente africano.Hemos extinguido a muchas especies,para lo que sea.Ahora el negocio se impone en los nuevos consumidores."Yo quiero otro perrito como el tuyo"."Ay,que lindo gatito.Quiero uno".Ahora todo el mundo posee bichos diversos de la era triásica:lagartos,serpientes,cocodrilos pequeños de cuyo destino es le lavabo,tortugas,iguanas,ratas,monos,buitres,y qué se yo.Es más que un capricho extravagante de los que no saben ya como presimir.Una pose de vanidad ante los que ya se mueren de envidia por adquirir un bicho más raro todavía,sin darse cuenta,que el bicho más raro del planeta sigue siendo el ser humano.
Maldita la gracia que me hace cuando voy a casa de un amigo y le veo con un lagarto de esos en el hombro.

De nuevo besos,mi paciente amiga.

Elvira dijo...

Capaces sí, desde luego. Y de matar, de torturar, etc. Sólo me gusta que tengan mascota los que la saben cuidar bien. Los caprichos, extravagantes o "normales", suelen acabar con perjuicio para alguien.

Yo no tengo amigos con lagartos o serpientes de mascota, seguro que no me acercaría mucho a su casa. Aunque ya dices bien, somos más de temer los seres humanos en demasiadas ocasiones.

Besos (voy y vengo entre la cocina y el ordenador)

Francisco Machuca dijo...

Ja,ja,ja,ja.Y yo entre visitantes del museu y tu blog.Es que hoy me siento muy perezoso y con muchas ganas de hablar y reir,de cuestionar a este mundo absurdo.Y ahora poniendome muy serio;este rincón que es tu casa es para mí lo mejor que me ha pasado en internet.Dejo muchos comentarios en blogs amigos,pero te puedo asegurar que aquí soy yo realmente como soy,me siento libre por la confianza que das,por tu sensibilidad e inteligencia.
Y dejo de escribir,poque entran unos giris totalmente perdidos.

Un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Eso de que estés con muchas ganas de hablar y reír, de cuestionar este mundo absurdo, es muy sano, querido Francisco.

Y me encanta que te sientas cómodo y con la confianza de mostrarte tal cual eres aquí. Tu blog y otro (que no diré, para que nadie se ofenda, así todos pueden pensar que es el suyo, jaja) son mis favoritos. Tengo varias amigas blogueras, pero amigo, only you!!! Un placer charlar contigo (yo también me muestro tal cual soy).

¡Suerte con los guiris! Un fuerte abrazo