viernes, 25 de septiembre de 2009

John Atkinson Grimshaw: Otoño

Sixty Years Ago (1879)

Autumn Gold, Hampstead

A Golden Beam

An Autumn Idyll

An Autumn Lane (1883)

Lane in Autumn

The Turn of the Road

Stapelton Park, Near Pontefract (1882)

John Atkinson Grimshaw pintó varios cuadros muy parecidos, algunos prácticamente iguales e incluso a veces con el mismo título. Ver otros cuadros otoñales en una entrada enterior.

9 comentarios:

MARIA GRAZIA dijo...

Melancholic but so beautiful!

Francisco Machuca dijo...

Hoy te dedico un poema:

Altas torres del desaliento
erige este otoño infiel,
para llevarse el gélido viento
todo lo que quiso ser fiel.

Hojarascas para siempre quedarán
en mi memoria cautiva,
hojas de otros otoños me acompañarán
en mis horas a la deriva.

A tí te canto,mi querida amiga,
florista de tierras yertas,
iluminadora de mi oscuridad enemiga.
La amistad es dejar una puerta abierta.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Yes, Maria Grazia! :-)

Elvira dijo...

Querido Francisco: ¡Muchísimas gracias por tu bello poema otoñal! La amistad es dejar una puerta abierta, muy cierto. Y me gusta que me llames florista. :-) Eres un buen poeta y un gran amigo.

Besos y un fuerte abrazo, guapo (me has emocionado)

Femme d chocolat dijo...

Me fascina, simplemente, es que me rechifla, vamos, con esos tonos ambarinos. Nadie ha sabido plasmar la luz del atardecer (británico) como él, para mi gusto

Esos cielos ambarinos... son la repera

Alucinante, vamos

Elvira dijo...

¿Sabes que yo lo descubrí hace poco? Esos cielos son increíbles. Y los árboles. ^_^

Elvira dijo...

Me acabo de dar cuenta de que había repetido un cuadro y me había saltado otro de la serie. Ya lo he corregido.

Montse dijo...

Fantásticos estos paisajes otoñales. Se parecen mucho los unos a los otros, pero todos son bellísimos.
Inspiran melancolía y al mismo tiempo transmiten un paz inmensa, como si el paisaje dejara que el tiempo pasara lentamente y fuera coloreandolo todo en ocres y marrones suaves.

Besos.

Elvira dijo...

Si, transmiten lentitud, quietud, además de melancolía. Besos