sábado, 25 de abril de 2009

Ajo

Nombre científico del ajo cultivado:
Allium sativum
Nombre científico de varios ajos silvestres:
Allium schoenoprasum, Allium angulosum, Allium sphaerocephalon (en la foto)
Inglés: Garlic
Familia: Liliáceas

Historia: Planta originaria de Asia central y cultivada actualmente en todo el mundo. Posiblemente el ajo sea la planta medicinal a la que se le han atribuido más cualidades sanadoras desde tiempos muy remotos. Es más efectivo crudo que cocinado: Ajo hervido, ajo perdido.

Las principales virtudes de sus bulbos son las siguientes:
-Circulación sanguínea: Es bueno para el corazón, baja la tensión arterial y el colesterol.
-Diabetes: Reduce el nivel de azúcar en la sangre.
-Aparato respiratorio: Expectorante y antibiótico. Para prevenir los resfriados y gripe, e incluso para curar la tuberculosis, el tifus y el asma. En la Edad Media se utilizaba para protegerse del contagio de la peste. Dice Pío Font Quer al respecto: “El hecho bien manifiesto de la eliminación por vía pulmonar de los componentes sulfurados del ajo da la razón a cuantos lo preconizaron contra diversas enfermedades infecciosas de los órganos respiratorios”.
-Para tratar las infecciones e inflamaciones de los oídos (otitis).
-Es anti-parasitario, bactericida y fungicida. Para eliminar las lombrices intestinales, algunos autores recomiendan un diente de ajo como supositorio.
-Aparato digestivo: Hay recientes estudios que indican su efectividad en algunos casos de cáncer de estómago e hígado. Desintoxica el hígado y estimula la secreción de bilis. No conviene en caso de acidez de estómago (hipercloridia).
-Para las personas con ácido úrico, reumatismo, gota.
-Piel: Se utiliza externamente para problemas de la piel, especialmente acné, verrugas e infecciones por hongos (como pie de atleta). También se ha utilizado para desinfectar heridas.
-Mejora las funciones inmunitarias.
-Diurético.

La esencia floral se recomienda para el miedo, ansiedad, inseguridad, y nerviosismo.

Recomiendo leer una entrada muy interesante sobre el ajo en el blog Póngame un café.

14 comentarios:

María Diez dijo...

Va de ajos, no? En la entrada de femme ya dije que soy una consumidora convencida y entusiasta de los ajos.
Tu entrada tiene otra visión, con lo que ya completamos todo el saber sobre ellos.
No sabia lo de la esencia floral.
Qué de cosas aprendo con vosotras.
Un beso

Elvira dijo...

Sí, ya le dije a femme que tenía algo preparado y que haría un enlace a su blog cuando lo publicase. A mí me gusta el ajo pero no me sienta muy bien, así que perfumo aceite virgen de oliva con unos dientes cortados a láminas en maceración, y luego uso este aceite sobre patatas hervidas o al horno y sobre pan. Tiene un sabor muy rico y no sienta mal. Espero que el aceite absorba parte de las cualidades del ajo!! Besos

Io dijo...

Me encanta el ajo. Sobre todo crudo. Siempre me paso echando ajo a ciertas ensaladas, al tomatito malagueño (tomate a cascos, aceite virgen, ajo picado y sal gorda), al ali oli, al pan con aceite y ajo (qué bueno!).

Se dice que para evitar la acidez de estómago hay que quitarle el corazón, la parte central. Yo no lo hago, porque desde que soy vegetariana no he vuelto a tener acidez.

No me extraña que tenga tantas propiedades, en crudo o como esencia. Es un tesoro nacional.

Y que le den a Victoria Beckam.

Cuánto sabes, guapa!

Un besazo!

Elvira dijo...

Los libros saben mucho. :-) Yo recopilo y resumo. Bueno, a veces añado de mi cosecha.

Reconozco que tengo algo en común con Victoria Beckham: no me gusta el olor del aliento cuando se ha comido bastante ajo. Y la piel de las personas que comen mucho ajo huele fuerte también, por eso será que a los mosquitos no les gusta, como cuenta femme en su post.

Besos!!

leo dijo...

Oye, ¿Y cómo es eso de la esencia floral de ajo?
Qué bonita es la flor.
Un abrazo.

Elvira dijo...

Hola Leo: ya habrás visto que la foto es de una de las variedades de ajo silvestre, no del cultivado.

Pues la esencia floral de ajo se hace igual que las flores de Bach. Hoy en día hay muchísimas esencias florales aparte de las 38 del Dr. Bach. Hay dos métodos de elaboración: 1.-ebullición de las flores y 2.-una especie de "infusión solar". Yo hice una esencia de las flores del ajo silvestre que sale en la foto utilizando el segundo método.

Un abrazo

Sra de Zafón dijo...

Buenos días, Elvira.
Las flores de los ajos me gustan muchísimo. Además hay muchas variedades. Ando buscando el ajo gigante para mi huerto sólo por la flor que tiene.

Un beso de buenos días.

Elvira dijo...

No conozco ese ajo gigante del que hablas, Chusa. Son preciosas las flores, sí.

Besos

Ramuol dijo...

Lo del ajo es impresionante, la cantidad de usos que se le pueden dar, y esto viene de hace siglos, ya Dioscorides lo recogía en su materia médica, posteriormente Andrés Laguna en su Traducción y por último Font Quer en su Dioscórides renovado ...

yo también suelo meter un par de dientes de ajo en el aceite de oliva para que pase un ligero sabor y todas sus propiedades.

Saludos

Elvira dijo...

Hola Ramuol. Pues si cortas los dientes a láminas en vez de enteros, dejan mucho más sabor en el aceite, queda riquísimo.

Saludos

Femme d chocolat dijo...

Fantástico!, mira que no sabía cómo chutaba el ajo en los pulmones ( el sistema de eleminación de tóxicos) y ahora me acabo de enterar, sabía que era bueno, sí, pero no "cómo".

Estupendísimo post.

Y qué curioso eso de que sirva para quitar el miedo, jaja ¡ me encanta!, eso une con lo de que sea "antivampiro", jajajaja.

GRACIAS POR EL LINK. ERES UN SOL

Un besote "ajil" y benéfico

Elvira dijo...

Si que tiene gracia que sirva para el miedo. Muchas veces las supersticiones tienen una parte de base real, adornada, por supuesto.

Gracias a ti y besos!!

Sra de Zafón dijo...

Qué bonito ajo, qué bonita foto y cuantas cosas interesantes!
Pero además me rio, porque ...he subido ahora mismo una entrada con un album de fotos de esta primavera, se lo dedico a Lenka, porque en una entrada me decía que en Asturias no para de llover y que en la city no ven la primaver,a pues bien, ahí tengo un ajo muy muy parecido a este, pero no es cultivado. Es un ajo silvestre que nace en la orilla del mar, en la arena y los acantilados.

Besosssss, maestra
Qué me has metido el gusanillo en el cuerpo y ahora no puedo parar :-)

Elvira dijo...

Voy para allá, a ver tu ajo. Me encanta que te hayas sumado al equipo de fotógrafos de flores.

Besos, guapa!