martes, 16 de septiembre de 2008

Árnica

Arnica montana
Ilustración de Otto Wilhelm Thomé

Nombre científico: Arnica montana
Español (otros n.): Tabaco de montaña, Estornudadera
Inglés: Arnica
Familia: Compuestas/ Asteráceas

Historia: Es una especie alpina difícil de cultivar bien en zonas de menor altitud. Es originaria del centro de Europa, el sur de Rusia y Asia central. Su recolección está restringida en varios países debido a su creciente escasez, pues es una hierba muy popular que se ha venido recolectando desde la Edad Media.

En algunas regiones montañosas la fuman en pipa o bien pulverizada la aspiran por la nariz, como el rapé, de ahí sus nombres Tabaco de montaña y Estornudadera.

Las propiedades medicinales de esta planta fueron mencionadas por primera vez en los escritos de Hildegarda de Bingen (1099-1179).

Uso tópico: alivia el dolor y la inflamación, y es eficaz contra infecciones bacterianas y fúngicas. Sistema circulatorio: para las varices, flebitis y hemorroides. Ayuda a los tejidos a regenerarse, por lo que es muy efectiva para golpes, fracturas, contusiones, torceduras, desgarros de músculos y tendones, hematomas, inflamaciones, e incluso para las picaduras de insectos, los forúnculos y el acné, pero no se debe aplicar en heridas abiertas. También alivia la neuralgia y los dolores reumáticos en las articulaciones. A algunas personas les puede causar dermatitis, por lo que es conveniente aplicar muy poca cantidad la primera vez que se utilice, para descartar este problema.

Según J. L. Berdonces, “se ha comentado la posibilidad de que el árnica por vía externa tenga un efecto antitumoral, producido esencialmente por la helenalina…”

“En las inflamaciones de boca y de garganta los enjuagues y las gárgaras con árnica son un buen remedio. Estimulan la irrigación sanguínea y aumentan así la resistencia defensiva de las mucosas.” (M. Pahlow, El Gran Libro de las Plantas Medicinales)

Antiguamente se prescribía internamente para problemas cardíacos (se sabe que Goethe la tomaba para la angina), pero se ha comprobado que este uso tiene ciertos riesgos, y ahora en muchos países sólo se utiliza externamente, en pomadas, aceites, tintura diluida en agua, o una infusión de las flores aplicada en compresas. Dice P. Font Quer al respecto: “No debe tomarse por vía interna sino por orden facultativa, porque el árnica es tóxica, se administra a gotas y siempre bajo la vigilancia de un facultativo.”

Sin embargo, la esencia floral y los preparados homeopáticos (para la recuperación de accidentes y golpes, para el reuma y la gota) pueden tomarse a nivel interno sin peligro de toxicidad por estar muy diluidos.

La variedad americana Arnica chamissonis se utiliza con idénticos fines.

6 comentarios:

CATI dijo...

Hola Elvira, estaba buscando "borraja" en la web y encontré tu blog de casualidad!
Es muy bonito, enhorabuena!
pd- tienes algo qeu ver con Oriol Coderch? de Barcelona-Girona?
saludos

Elvira dijo...

Hola Cati, ¡bienvenida!

Me alegro de que te guste el blog. Tengo un primo que se llama Oriol Coderch N., de Barcelona. No sé si habrá otro en Girona.

Saludos

faly leyva dijo...

Hola Elvira,me a sorprendido gratamente encontrar tu blog! no tengo el nivel de estudios que tu,soy una dislexica de 51 años...pero todos los temas que tocas en tu blog forman parte de mis inquietudes de toda la vida...al leerte me siento como si fuera mio,GRACIAS

Elvira dijo...

Me alegra que te guste, Faly leyva, y gracias a ti! Saludos

marcelo dijo...

Una buena descripción de esta bondadosa planta.

Pocas veces la he visto fuera de la montaña.

saludos.

Elvira dijo...

Con lo que tú sabes, me alegra que te parezca bien mi resumen. Saludos, Marce!