martes, 31 de agosto de 2010

Robert Doisneau: La vendimia




Hunawihr, la vendimia (1945), de Robert Doisneau.

20 comentarios:

Cristina dijo...

Me han gustado mucho estas dos fotos (pero si tengo que elegir me quedo con la primera). Qué dura la vendimia.

José Luis Ríos dijo...

Me gustan estas fotografías. Doisneau es optimista, muchas veces, y presenta el lado amable de las cosas. Tengo muchas entradas tuyas pendiente de mirar,ya que he estado fuera, pero lo haré.

Saludos, Elvira

Laura Uve dijo...

Preciosas fotos. Es verdad que fotografía el lado amable porque vendimiar es muy duro. Me gusta que aparezcan las mujeres, siempre presentes en las tareas del campo...
Un abrazo

enric batiste dijo...

Hoy, -1 de septiembre, gracias a estas fotos de este maestro de la fotografía con que nos regalas, puedo percibir el alivio del reposo y el reparo del tentempié de media mañana, y el olor del racimo cortado y volcado en las cubas (como en Espolla; segur que has fet la verema algun cop!).

María dijo...

¡¡Qué fotos!! Qué reales!! Y muy apropiadas para el tiempo que se acerca...Septiembre!!
Un abrazo!!

Tawaki dijo...

Uno de mis infinitos fotógrafos preferidos.

Un beso.

Marcos Callau dijo...

Esa iglesia del fondo me encanta. Me recuerda a la medieval que visité hace poco en Borce, en los pirineos franceses. La primera fotografía es la que más me gusta.

ethan dijo...

Tienen movimiento, pero la iglesia del fondo, en las dos, el paisaje y la gente sonriendo, transmiten paz, calma, felicidad.
Un abrazo!

giovanni dijo...

Unas escenas pacíficas y alegres, y un poco "irrealistas", como si fuera tomada la foto en un estudio de cine en que habían pintado la iglesia de manera realista en un muro.

Un beso

Elvira dijo...

Hola Cristina: debe de ser durísima. Todo lo que suponga agacharse tanto para recoger lo que sea debe dejar molidos los riñones.

Hola José Luis: sí, en este caso es clarísimo lo que dices.
Cuando te apetezca, sin prisas, estaré encantada de que me visites de nuevo.

Hola Laura: mujeres recolectoras... desde el Neolítico, supongo. O antes.

Hola Enric: habría sido más apropiada para mañana, pues hoy es todavía 31 de agosto, pero me apeteció poner esta entrada. No, no ho he fet mai!

Hola Maríua: poco tardarán ya en vendimiar.

Hola Tawaki: preséntame a otros de tus preferidos, por favor!!

Hola Marcos: a mí también, es preciosa.

Hola Ethan: el reposo después de un trabajo tan duro. En la primera foto, porque en la segunda siguen trabajando.

Hola Giovanni: ay no me digas eso, que me imagino el panel pintado y se me estropea la foto, jaja!

Besos a todos

Sí es lo que parece dijo...

Claro! es que ya está aqui, crequita cerquita la epoca de la vendimia.

En la Mancha era todo un acontecimiento, qué recuerdos

Besos

Prunus Avium dijo...

Hola Elvira
He llegado un poco por casualidad a tu blog , y me ha encantado , tan repleto como está de cosas "apetitosas" , aunque me llevará un tiempito ponerme al dia!
La foto de las tres mujeres , que has colgado , es brutal si te paras un momento a mirar : ahí estan esas tres mujeres, que tan poquito tiempo tienen para comer que ni siquiera se sientan comodamente (Un mantel , una silla , algo para recostarse unos minutos ... ) Vamos , da la impresión de que comen como nosotros hablamos por el móvil!
(Versión laboral del "aquí te pillo aquí te mato) ... y si acaso la sonrisa ...¿Pudiera ser por la presencia del fotógrafo ?
¡Anda que iba yo a sonreir en semejantes condiciones!
Un abrazo , y encantada .

marce dijo...

Son gradiosas estas fotos, o mejor una maravilla del rastro del pasado.
Pero que realidad hay en ellas? son muy emocionales , pero lo que ellos vivían y como se sentían es muy distinto de lo que percib
imos, por eso digo lo de la realidad.
La vendimia es dura, estuve en ella, dentro y fuera de la foto.

un abrazo vendimidado, puede ser?

Odel dijo...

Unas fotos preciosas no conocia esta de Doisneau gracias

Elvira dijo...

Hola María: muy cerquita ya. ¿Así que tú has vivido vendimias en La Mancha??

Hola Prunus Avium: bienvenida al blog y gracias por tus palabras. Además me encantan las cerezas.
Quizás sí sonrían al fotógrafo, Doisneau no estaba mal. :-)

Hola Marce: te creo, tiene que ser muy dura. Por supuesto que puede ser. Otro para ti.

Hola Odel: me alegra que te gusten. Si clicas en el nombre de Doisneau irás a la página de donde saqué estas fotos y otras.

Besos a todos

Montse dijo...

Dos buenas fotos, la primera es la que más me gusta.
No he estado en la vendimia, pero es una trabajo duro por lo que cuentan, aunque en las fotografías hay un cierto aire festivo, supongo que algo bueno tendrá ese trabajo.

Un besito.

Sra de Zafón dijo...

Este hombre además de un gran fotógrafo es un gran narrador. Me gusta cada vez más.
A mi lo que me traen estas fotos es el olor a mosto recién hecho, el olor y un poco la grima de lo pegajoso que es andar con la uvas en la vendimia.
Yo sí vendimié, esta es tierra de albariño, uvas altas que recoges subiendo los brazos. Muchas se rompen y acaban escurriendo su zumo por los brazos, acabas hecha... un mosto :-).
Menos mal que aquí sigue primando el minifundio, y la vendimia es el encuentro anual con familia, amigos y vecinos, sin demasiados excesos, todo muy tranqui. Otra cosa es ir a currar a una bodega...

Besos de mosto de Albariño, que sabe ...a dios, o al menos a algo divino.

Elvira dijo...

Hola Montse: supongo que lo mejor son los descansos. Y quizás ver a personas con las que no te encontrabas desde la vendimia del año anterior.

Hola Chusa: tal como lo cuentas no parece tan duro. Sí, es un gran narrador, y tú también. Eso del albariño... confieso que no lo he probado nunca. ¡Qué mal! Pero eso tiene remedio (aunque no me dejan tomar alcohol).

Besos con mosto

PD: Por cierto, ¿habéis probado a hacer polos de mosto? Están riquísimos en verano.

Aventarte dijo...

¡Magistrales!

Me encanta como sonríen, supongo que les sorprendería que les hicieran fotos, en especial la sonrisa tímida de la mujer de blanco mientras come.

Un saludo.

Ana

Elvira dijo...

Hola Ana: Es verdad, es una sonrisa de quien se sabe observada y le da un poco de vergüenza, pero a la vez le gusta.

Saludos