sábado, 4 de abril de 2009

Van Gogh: Casas en Auvers-sur-Oise

Casas en Auvers-sur-Oise (1890), Vincent Van Gogh,
Boston Museum of Fine Arts.

4 comentarios:

Francisco Machuca dijo...

¿Te das cuenta como emplea Van Gogh los colores? Parece que respire una luz tan irreal.

Besos.

Elvira dijo...

Sí, es impresionante. Ayer estuve descubriendo cuadros que no conocía de él y disfruté mucho. Besos

Femme d chocolat dijo...

Me chiflan los cuadros de Van Gogh con casas, son mis preferidos. Es curiosos pero aunque son a menudo casas medio deruuídas ( o al menos alguna de sus fachadas) se ven por el contrario tan llenas de vida ...

Qué compleja la mente de Van Gogh, no puedo comprende cómo alguien tan lleno de vida y color, tan lleno de alegría (capaz de plasmarla en fachadas y campos que estoy segura que si hubiéramos estado allí, no habríamos visto con semejantes colores y viveza) podía sin embargo tener semejantes caídas al vacio, y depresión.

Me pregunto si no sería acaso bipolar? La verdad nunca me dio por estudiar tanto al personaje en lo que a su enfermedad se refiere. ¿Tú sabes algo, Elvira?
Se que lo trataban con baños de agua fría durante horas interminables, y eso a menudo es un tratamiento para las psicopatías tipo bipolaridad, pero la verdad nunca me dio por ahondar en qué tenía realmente...

En fin... Qué rara es la vida, no?


Un beso gordo!

Elvira dijo...

Pues no sé si tenía bipolaridad, la verdad. Pero creo que muchas veces los dos extremos de una misma cosa están presentes en una persona. Hay algunas personas que nunca se entusiasman de veras, se mantienen en una estabilidad emocional sin grandes picos hacia arriba o hacia abajo. Otros, en cambio, son capaces de apreciar la belleza con una intensidad brutal, y lógicamente también son más sensibles a la fealdad. Creo que muchos artistas, sin haber sido bipolares, han tenido esta hipersensibilidad.

Besos