sábado, 4 de abril de 2009

Actitud

"A todos nos llegan calamidades, y lo que nos define es la actitud que tomamos ante ellas."

Íñigo Echenique, ingeniero naval y escritor, entrevistado por Ima Sanchís en La Contra de La Vanguardia de hoy (4-Abril-09).

12 comentarios:

María Diez dijo...

Sin duda es así. Como nos posicionamos ante los obstáculos nos define como personas más que cualquier otra actitud.
Siempre nos haces pensar.
Un beso

Elvira dijo...

El arte de adoptar la actitud adecuada supongo que es el arte de vivir... Besos

Sra de Zafón dijo...

"Lo importante", dijo Serrat desde el Teatro Albéniz de Madrid, "no es lo que te ocurre sino cómo te enfrentas a ello. Hay que mirar de frente a la adversidad".

Lo dijo él tan bien que yo sólo digo una cosa: Nuestra realidad sale a flote cuando las cosas salen como no deseamos.

Besos entre brumas y cantos de pájaros.( No es metáfora, jajajajaja el cielo está gris y cantan los pájaros)

Elvira dijo...

Sí, lo que no sé es por qué en algunos casos nos crecemos ante la adversidad y en otros, a veces en cosas más pequeñas, nos cuesta remontar.

Montse dijo...

Es cierto que nuestra actitud ante los problemas es lo más importante.
Creo que lo que hace que a veces los grandes problemas los afrontemos mejor que otros más insignificantes son las circunstancias del momento. No siempre tenemos el mismo ánimo.

Elvira dijo...

Cierto, Montse. Supongo que a veces también influye el efecto "última gota", a lo mejor una cosa pequeña es lo que hace que rebose la copa (que ya se había llenado antes de cosas más importantes).

También creo que ante un problema gordo nuestro cuerpo nos mete un chute de adrenalina y salimos adelante (luego ya vendrán las hormonas bajas y el tiempo de recuperarse).

Sra de Zafón dijo...

El asunto no es como uno es en un revés, si no como suele ser en sus reveses, creo yo.
Besos de buenas noches

Elvira dijo...

Pues eso, que uno no es siempre igual en sus reveses. Besos

Francisco Machuca dijo...

Todo es tan relativo,tan susceptible de interpretación.Nuestras motivaciones,en el mayor de los casos,derivan de impulsos incontrolables.Es cierto que muchas de las veces conducen a error.Creo que precisamente aprendemos más de nuestros errores que de nuestros aciertos.Bueno,los supuestos aciertos,en muchos casos y con el tiempo,también parecen un error.Y que carajo;a veces conviene no esforzarse demasiado en controlar ciertos impulsos.La sociedad ya es lo suficientemente asfixiante y controladora.Cuestión de actitud,claro,hay que dejarse llevar por las emociones.Nuestra vida está compuesta por un número vertiginoso de azares.Creo que en el fondo,todo esto le da vidilla a una vida insulsa dominada por nuestros miedos.

Besos y un fuerte abrazo,mi querida amiga.

Elvira dijo...

Sí que es muy relativo. Lo que en una época de tu vida te parece el mejor acierto, luego ves que no lo era, o no tanto. Puede que lo que considerabas tu mayor cualidad fuera un exceso.

"a veces conviene no esforzarse demasiado en controlar ciertos impulsos". Pues te doy la razón, el exceso de control tampoco es bueno, acabas sin vida, de tanto sofocar lo que deseas o lo que sientes porque "supuestamente" no es bueno.

Besos y un fuerte abrazo, querido Francisco.

Femme d chocolat dijo...

Sí, viene a ser un poco como aquella frase : " En la vida lo importante no es el número de veces que caes, sino el que te levantas"

Siempre hay que seguir adelante , y con una sonrisa

Un beso ^_^

Elvira dijo...

Pues besos con tu sonrisa, femme! ^_^