domingo, 1 de febrero de 2009

Mini diálogo

A-¡Yo no he roto un plato en mi vida!
B-¡Claro! Tú nunca lavas los platos.

(Que conste que tanto A como B pueden ser hombre o mujer, da igual.)

15 comentarios:

Cristina dijo...

¡Qué bueno! :D

Montse dijo...

Conversación típica y tópica, ja,ja.

Elvira dijo...

Hola Cristina y Montse:

Ya sabemos que pueden ser platos o cualquier otra cosa. El caso es que el lo hace, el que soluciona, el que saca las castañas del fuego, es quien se arriesga a que le salga mal algo. El espectador, en cambio, "no se moja el culo", y luego puede acusar al otro de haber roto los platos. :-)

Kaken dijo...

En definitiva, Elvira, que es muy cómodo no exponerse, ¿no es eso?
Y muy dificil exponerse y asumir los fracasos¡

De paso te pido disculpas por mis pocos comentarios, te leo todo con atención y cariño, pero no dispongo de todo el tiempo que quisiera.

Un abrazo, Elvira.
Un bes a todos.

Elvira dijo...

Hola Kaken: Sí, es muy cómodo no arriesgar nada y criticar al que hace lo que puede.

Como soy tan aficionada a las citas, te dejo una de Rafael Argullol: "El mal moral está basado en el hombre que adopta la actitud de espectador. Mientras uno está en el ruedo, mientras uno lucha y hace lo que puede en la arena, ahí no hay mal. El mal auténtico es el que se sitúa en las gradas y juzga al otro, y el puesto de honor lo tienen la calumnia y la maledicencia."

Para mí el fracaso no está en el que ha hecho las cosas lo mejor que ha sabido y no ha conseguido su objetivo, sino en el que se queda detrás de la barrera y encima critica.

Nada que disculpar, Kaken. Esto de los blogs debe ser un rato placentero, sin obligaciones :-)

Gracias y un abrazo.

Juanjo Albors dijo...

Intentaré reconstruir un comentario que te dejé ayer pero que se me pasó publicar o deletrear abracadabra (creo que Messi marcó en ese momento su segundo gol y uno es humano).

Recuerdo haber hecho un panegírico de la rotura de platos por varias razones:

Porque permite desviar de manera incruenta la ira (santa o no) que provoca, en ocasiones, que la sangre se suba a nuestro razonamiento (me parece una imagen más poética que la estándar).

Porque permite renovar esa horrible vajilla que hemos heredado, como hemos heredado algunas ideas de las que es mejor irnos desprendiendo adecuadamente.

También escribí sobre el simbolismo de la acción de romper como participación, pero eso ya lo has muy bien dicho tú.

Y te devuelvo dos citas de sentido semejante, la primera de Luther Kinf y la segunda de Einstein:

"Lo malo no es la maldad de los malos sino el silencio de los buenos"

"El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad".

Elvira dijo...

Hola Juanjo: Las citas que amablemente me regalas las tengo incluidas en mi segundo libro, o sea que tenemos un gusto parecido. Gracias de todas formas. Están muy cerquita de esta otra:

"La ingenuidad no debe confundirse con la ignorancia criminal, que consiste en no querer saber, en no querer mirar, en no querer hablar y en no querer escuchar." John Berger

Me he reído con lo de deshacerse de la vajilla fea. Sí, es bueno irse deshaciendo de ideas heredadas cuando no se nos ponen bien ni en el cuerpo ni en la psique, muy higiénico. Y también me alegro de que algún plato roto haya evitado que te subiera la sangre a la cabeza.

Admito mi ignorancia: he tenido que buscar a Messi en google! No me mates! :-)

femme d chocolat dijo...

JAJAJAJA, ¡ PERFECTO!

yo soy de las que "rompen" , no , no es verdad, normalmente no se me rompe nada, excepto hoy, que rompí una taza ^_^, pero sí que soy de las que cuando hacen masa, o pintan , o lo que sea, se pringan hasta en el carnet de identidad...

Un cromo,vamos

Un beso metido en harina

Elvira dijo...

¡Bien por ti, femme! Lo sospechaba :-) Me gusta la gente que se arremanga y se pringa. Hay algunos que nunca se despeinan... nada interesantes. Besos

Io dijo...

Muy acertado!

El que no arriesga nunca tendrá nada que perder. Y encima se dará el gustazo, como en este caso, de vanagloriarse por su santa pasividad. En esta vida te tienes que mojar, aunque a veces te equivoques. Eso es vivir.

Cuánto se puede decir en tan pocas palabras!

Mil besos!!!

Elvira dijo...

Hola Io: pero el que no arriesga tampoco gana!! Está medio muerto. Mil besos!

Sra de Zafón dijo...

Ay, Elvira, ¡Cuántos y cuántas dejan pasar la vida sin romper ni un sólo plato pero rompiendo el alma a los demás!

Es que vengo del blog de Juan, de hablar de la histeria y me puse loca, jajajajajajaja. (Es broma, era por hacer una gracia entre la histeria y yo)

Besos plácidos como este rincón que nos regalas.

Elvira dijo...

Hola Chusa: por desgracia haberlos, haylos!

Besos plácidos para ti también!!

María Diez dijo...

Eso le pasa por lavar los platos sol@. Si trabajara en equipo...tendría a quien echar la culpa.
Hoy estoy para no pensar mucho, por eso me vino esta "maldad" a la cabeza.
Un beso

Elvira dijo...

Jajaja! Pues estás ingeniosa, describiendo una situación muy común. Besos