jueves, 2 de octubre de 2008

Carl Larsson (I)

Autorretrato de Carl Larsson (1895)

La Ventana con Flores (1894), Nationalmuseum Stockholm

Carl Larsson (28 de mayo de 1853 - 22 de enero de 1919) fue un pintor y diseñador de interiores nacido en Estocolmo, Suecia. Sus padres eran extremadamente pobres, pero gracias a uno de sus maestros consiguió entrar en la Academia de Bellas Artes de Estocolmo. Después de varios años como ilustrador de libros, pasó bastante tiempo trabajando duro en París sin gran éxito.

En 1879 "cambia su suerte al conocer a la que será su musa y gran apoyo moral para el resto de su vida, la también artista Karin Bergöö; después de conocerla y casarse con ella, comienza a recibir encargos, como el de decorar el techo y las lunetas del Palacio Bolinder, en Blasieholmshammen; además, realiza varios viajes que ayudan a conformar su talante artístico, visitando sucesivamente Suecia, Italia y Londres.

En 1888 la familia Larsson se establece en la idílica Lilla Hyttnäs, una villa en Sundborn, aún hoy en pie, la cual reflejó innumerables veces en sus acuarelas, como símbolo de la felicidad familiar y de la prosperidad" que tanto contrastaba con la experiencia de su infancia.

Trabajó principalmente la acuarela, reflejando con realismo escenas amables de su vida familiar y del campo.

Descubrí a este pintor sueco hace unos pocos años, cuando una amiga le regaló a mi hija un calendario con ilustraciones suyas, que me apresuré a guardar al acabar el año. Realmente me gustan mucho sus escenas de la vida cotidiana. Me da la sensación de ser un artista sin pretensiones, sin embargo su arte me llena, me deja como un sabor de galletas recién hechas, un olor de hierba, de flores (también pintó muchos jardines)... pero no suele resultar cursi. Estas escenas idílicas tienen el peligro de ser muy almibaradas, pero creo que no es el caso de Larsson.

4 comentarios:

Aquilino Duque dijo...

Soy un entuisiasta de Larsson desde que me regalaron en Suiza Das Haus in der Sonne. El calendario debo de conservarlo en Zufre. No recuedo dónde lo compré. Isabelle Tamarón me regaló además varios carteles suyos. Lo último en mi bitácora es un comentario de la presentación del libro de rafael Santos Torroella sobre Dalí, a la que fui con Natalia.

Elvira Coderch dijo...

¡Qué casualidad! Justo ayer escribí sobre Rafael Santos Torroella. Acabo de leer tu comentario, muy interesante.

Aquilino Duque dijo...

El miércoles 1 de octubre, festividad de Santa Teresita del Niño Jesús, hubo una misa por Natalia en San Marcos de Venecia. Fue bonito oir "accoglie in tuo seno nostra sorella Natalìa". Ella lo habrá encontrado por lo menos "muy divertido"

Elvira Coderch dijo...

¿La encargaste tú? En un sitio tan bello, seguro que le habría encantado.