sábado, 29 de septiembre de 2012

Cartier-Bresson: Palermo

Palermo, Sicilia (1971). Henri Cartier-Bresson.

26 comentarios:

Tracy dijo...

Esta foto es la radiografía de todo una época.

naturamigo dijo...

Me gusta. Es como el comienzo de la vida (los niños) y el fin (el coche fúnebre). Saludos, Elvira.

virgi dijo...

¡Qué don el de CB!
No creo que tenga ni una foto que no sea impresionante.
Más besos

Marisol Arancibia dijo...

Es una magnifica foto, me encanto, gracias por revelarnos tantas cosas hermosas.
Un abrazo.

Maria Dolors dijo...

El inicio de la vida y el fin,
¡ Que foto más impactante !

Bon diumenge.

Heart on dijo...

La vida dirigiendo una rueda por la sombra, la muerte transportada sobre ruedas por el sol. Espectacular!

Pitt Tristán dijo...

Es bellísimo tu blog, gracias por acercarnos las imágenes de fotografía, pintura y esos educativos textos sobre las plantas.
Gracias.

Montse dijo...

¡Es impresionante! una imagen de vida, real y auténtica.

Un beso, Elvira.

Cristina dijo...

¡¡Vaya foto!! Y qué rapidez de reflejos la de Cartier Bresson.

Graficflower dijo...

Me ha encantado la relacion entre la vida que va y que viene, la luz y las sombras, un saludo desde www.graficflwoer.com y enhorabuena

Elvira dijo...

Me han gustado mucho vuestros comentarios. ¡Gracias y besos!

giovanni dijo...

Me encanta! Menos fría que la anterior de NY. Sicilia! Niños jugando... Mi hija de un año jugaba en los corredores y la habitación donde estaba mi madre poco antes de su muerte. Ella, mi hija, nació en el mismo momento que diagnosticaron que mi madre tenía cáncer. Ella murió poco después del primer aniversario de mi hija.

Besos

SUREANDO dijo...

¡Mágica!

silvia zappia dijo...

vaya contraste! único, cartier

abrazo*

NáN dijo...

Los coches fúnebres aparcados en la calle, con las flores ya puestas, para acelerar los protocolos de de la segura muerte inminente.

Es una de las muchas fotos felices (por la oportunidad, de C.B.).

leo dijo...

Pero estas fotos, ¿las preparaban? Me he quedado con la boca abierta el verla. Prefiero ser ingenua y pensar que siempre la vida supera al arte. Y en cuanto a C-B, que más vale llegar a tiempo que rondar un año (mi abuela dixit)
Más besos.

Marcos Callau dijo...

El coche funerario viste de tragedia una escena aparentemente amable de dos niños jugando. Pero, supongo, que en Palermo todo es así. Una fotografía sublime. Me ha encantado. Besos.

Elvira dijo...

Vida y muerte juntas, Giovanni.

NáN y Leo: supongo que la preparó, pero igual no, igual fue una feliz coincidencia y estar en el momento oportuno.

Beatriz, Silvia, Marcos: un contraste tremendo, sí. Me alegra que os guste.

Besos a todos!

NáN dijo...

No solía preparar sus fotos. Iba siempre con la cámara en la mano y con el instinto y los ojos bien abiertos.

Elvira dijo...

Gracias por la información, NáN. Me gusta más así.

Chomp dijo...

Tremendo contraste de vida y muerte, pero así es.

Un abrazo.

Elvira dijo...

Sí, es la vida! Un abrazo

lyuti dijo...

Qué ricos, en el 71 jugaban a la rueda?, es preciosa y dramática al tiempo, pero claro, donde se pongan niños siempre hay alegría, mientras no tengas que aguantarlos, claro. Un saludo.

jcabezonalonso dijo...

Había que estar ahí para hacer esta foto.

JRH dijo...

La foto es fantastica y tu blog también.
Un abrazo desde México

Elvira dijo...

Me has hecho reír, lyuti!

Pues sí, Jesús!

Gracias, JRH, y bienvenido al blog!

Un abrazo a todos