viernes, 25 de febrero de 2011

Norman Rockwell: Despedida

Breaking home ties (1954), de Norman Rockwell.

La niña se va esta tarde a Bruselas. ¡Buen viaje y mucha suerte!

19 comentarios:

Reyes dijo...

Buena suerte , y parabienes de colores ...ya verás qué bien .
Un abrazo.

Montse dijo...

Un beso muy fuerte a tu niña ¡buen viaje! y lo mismo que en la ilustración (muy apropiada y sugerente) la despedida es entrañable ¡qué difícil dejar volar a los hijos y qué hermoso al mismo tiempo!

Muchos besos.

NáN dijo...

Mucha mucha vida.

Kaplan dijo...

Muchísima suerte a las dos en la nueva etapa: vuelan los pájaros pero el nido no se vacía.

Cristina dijo...

Muy buen viaje - y lo que venga después - a tu hija.

Enrique dijo...

Muy bien escogida la imagen, hasta el perro sabe que se va. Byena suerte y buen viaje.

Elvira dijo...

Hola Reyes: en eso confío.

Hola Montse: sí, difícil y necesario. Si no vuelan no se fortalecen.

¡Gracias, NáN! Allí y aquí.

Hola Kaplan: el nido sigue siempre en su sitio. :-)

Hola Cristina: de tu parte.

Hola Enrique: el perro lo tiene tan claro como el padre.

Gracias a todos por los buenos deseos y besos!

Ernesto y Felisa dijo...

Que tenga muchísima suerte..., además siempre tiene un sitio magnífico donde volver a reponer energias si al norte de vuestro norte sufre algún stress...
Mis mejores deseos, en su viaje.
Felisa
Precioso, y melancólico Rockwell, has elegido para contarnos tan nitidamente tus sentimientos...
Animo, Elvira, que Amsterdan está ahí al lado..., y la de conversaciones que os esperan...
:)

Marcos Callau dijo...

¡Buen viaje!. Muy bonita la postal que le has preparado. Es una pintura preciosa.

Jesús Miramón dijo...

Aunque les echemos de menos sus partidas indican que la naturaleza sigue su curso como tiene que ser, nadie mejor que tú lo sabe, observadora de las estaciones.

Ah, y Bruselas está a una hora de avión de Barcelona. Buen viaje para ella y para nosotros, que esté lleno de experiencias sin temor a lestrigones ni a cíclopes.

Elvira dijo...

Hola Felisa: Bruselas está a la vuelta de la esquina. :-) Gracias por tus ánimos.

¡Gracias, Marcos!

Hola Jesús: exacto, como tiene que ser. Eso, que no tema a lestrigones ni a cíclopes. :-)

Besos a los tres

Anónimo dijo...

¡Buenísima imagen!
El padre: cansado, distrayendo la tristeza, pero consciente y determinado a dejar que su hijo afronte el futuro; el chico, como un pincel, expectante y decidido y el perro, cariñoso y tierno como sabe serlo, no se despega del que se va.
¡¡Mucha suerte y ánimo para las dos!!
Un beso
Mina

marce dijo...

Se me parece mucho a Santolina , el abrotano macho. Esos capítulos me lo hacen recordar.

Bon dia , Elvira, un abrazo.

Elvira dijo...

Hola Mina: ¡Gracias, guapa! Me encanta cómo describes la escena.

Hola Marce: ya te he contestado en la entrada siguiente.

Besos a los dos

Laura Uve dijo...

Me gusta mucho esta obra, no conocía al pintor, otro descubrimiento de mi querida Elvira, gracias!!

Le deseo lo mejor a tu hija, buen viaje!!!

Un abrazo grande.

Elvira dijo...

Gracias a ti, guapa. Acabo de cambiar la reproducción pues esta que he encontrado es de mayor calidad.

Un fuerte abrazo

Reinaldo Anders ( Coyhaique Chile ) dijo...

El día sábado recién pasado fui al aeropuerto a dejar a dos de mis hijos que partían rumbo a la Universidad.Junto con mi admiración por la obra de Rockwell, no puedo sino sentirme tremendamente identificado con el padre sentado al lado de su hijo esperando la partida.

Elvira dijo...

Hola Reinaldo: bienvenido al blog. Yo también me he sentido identificada con ese padre.

Saludos

Kinezoe dijo...

Hermosa pintura. De este cuadro sé que existe otra versión de un tal Donald Trachte que por años se tuvo por el original. Me encanta Norman Rockwell. ¡Buen viaje para la niña!

Besos y buen fin de semana, Elvira.