sábado, 18 de diciembre de 2010

Norman Rockwell: The Discovery


The Discovery (1956), de Norman Rockwell.

24 comentarios:

Acanto dijo...

¡Ooooooh! que penita...

Mi hija pequeña que ahora tiene 13, se dió un disgusto con lo del ratón Pérez y me puso de hoja perejil por no haberle dicho la realidad, así que le tuve que decir en el mismo día lo de los reyes y lloró, pero de sentimiento de traición. Me dijo una frase que me cayó como una losa:
" má y ¿cuántas cosas me estáis ocultando más?"
Si el niño es muuuuuy inocente puede pensar:
¡Anda, Papá Noel se ha dejado su ropa en nuestra cómoda! je je
Besicos

Jesús Miramón dijo...

Me encanta Rockwell. Y la anécdota de la ilustración me recuerda la de mi hija, que el otro día cumplió dieciocho años. Cuando tenía seis o siete, no recuerdo bien, nos dijo que en el colegio le habían dicho que los reyes magos éramos los padres, nos preguntó si eso era verdad, y cuando le dijimos que sí, que éramos nosotros, nos miró con sus grandes ojazos negros y se puso a llorar. Nos vinimos abajo, claro, pensamos que la habíamos fastidiado, nos sentíamos fatal, pero cuando tratábamos de consolarla nos dijo que no lloraba porque le diese pena que no existieran los reyes magos, nos dijo que lloraba porque de repente se había dado cuenta de lo mucho que la queríamos, dijo que nos imaginaba poniendo los juguetes para ella y que lloraba de emoción. Acabamos llorando todos, claro.

Un beso.

Elvira dijo...

Hola Rosa: es lógico que les dé pena enterarse, pero seguro que ellos hacen lo mismo cuando tengan hijos.

Hola Jesús: preciosa historia. Me recuerda un poco lo que pasó cuando se lo dije a mi hija. Ya lo conté en otro lugar del blog pero lo repito: su prima se acababa de enterar de lo del Ratón Pérez y tenía un disgusto tremendo, pero su madre le advirtió que no se lo contara a Lucía. Entonces ella le dijo a mi hija que sabía algo terrible, que le había dado un disgusto horroroso, pero que no se lo podía contar. Así que Lucía se quedó con una preocupación y obsesión tal, que tuve que decirle que me imaginaba que se trataba de que los Reyes éramos los padres. Ella sintió un enorme alivio al ver que no era algo malo, y me preguntó: "¿entonces todos esos regalos me los haces tú? Y se quedó muy tranquila y tremendamente agradecida. Lo "malo" es que al día siguiente fue triunfal a su prima y le dijo que ya sabía el secreto, que los Reyes eran los padres, y le dió un disgusto todavía mayor a la pobre, porque ella sólo sabía lo del ratón Pérez, jaja!

Bueno, besos pre-Navideños a los dos!

Enrique dijo...

No sabía la adivinanza anterior pero me recordaba a Rockwell y vas y pones uno de Rockwell a continuación. Me encanta Rocwell son cuadros de los que podrías escribir una historia de cada uno de ellos.
En cuanto al tema del "descubrimiento" yo no lo recuerdo en mi caso como algo puntual si no que fue muy paulatino, sin embargo sí que recuerdo lo del Ratoncito Pérez pues ocurrió una noche que dormí en casa de mi abuela y la pobre no lo supo hacer muy bien y, a pesar de sus buenas intenciones, acabé descubriéndola. En cualquier caso son siempre recuerdos felices.
Sean quien sean, que os traigan muchos regalos a todos.
Un beso

Marcos Callau dijo...

Qué aperopiada esta imagen para esots días y qué bueno el rostro de sorpresa del niño. Genial.

NáN dijo...

Siendo tan (engañosamente) realista, nadie como NR para transmitir la dulzura de la American Way of Life. Ese tejido rugoso del niño, que transmite calidez, más todo lo que ha decidido dejar ver a través de la puerta entreabierta.

Cuando terminé tu comentario, Jesús, también a mí me estaban dando ganas de lagrimear un poco.

Pero cuando terminé el tuyo, Elvira, me reía: la historia es como una comedia de enredo y equívocos de las que tantas y tan buenas nos dio ese país.

En fin, diría que entre la imagen y los comentarios de todos, un post muy mñagica navidad infantil.

Mar dijo...

ELVIRA,
¿ESTE ES EL MISMO AUTOR DE LA FOTO ANTERIOR? YA ME DIRÁS.
QUÉ GRACIA EL CUADRO!

Laura Uve dijo...

Jajaja..........es preciosa, qué cara de sorpresa tan ingenua, tan auténtica, tan limpia. Y que guapo con su batín.... en fín... preciosa.

Besitos

Elvira dijo...

Hola Enrique: sí, se pueden escribir muchas historias a partir de los cuadros de Rockwell.
Pobre, tu abuela, seguro que ella se disgustó de que la descubrieras haciendo de ratón Pérez.
¡Que a vosotros también os traigan bonitos regalos!

Hola Marcos: he abierto mi carpeta de Rockwell y cuando he visto esta ilustración he pensado que era muy apropiada.

Hola NáN: sí, Rockwell edulcora la realidad, pero algunas de sus obras me hacen mucha gracia.
Me alegra que te haya divertido la historia de "enredo".

Hola Mar: no, el cuadro de la adivinanza anterior lo pintó Deborah L. Chabrian. Le dediqué una entrada hace algún tiempo. Puedes verla clicando en el nombre de la pintora que ahora está bajo el cuadro.

Hola Laura: los personajes de Rockwell son de lo más expresivos. :-)

Besos a todos!

Reyes dijo...

Jaja.
Delicioso .
...
A mí se me quedó esa expresión siendo niña , lo malo es que todavía la tengo porque sigo sin entender nada .
Soy una desubicada .
Un beso , Elvirita.

Elvira dijo...

Hola Reyes: hay muuuuchas cosas que sigo sin entender a mis 56 años. Así que ya somos dos.

Besos

Jesús Cabezón dijo...

Cómo puede ser tan descuidado este Papé Noel. No se le habrá ocurrido continuar desnudo las visitas.

bicocacolors dijo...

soy una enamorada de Rockwell, capta la expresión como una instantanea fotografica y la representa con un gusto extraordinario, gracias por tan buen momento Elvira y
Felíz Navidad guapa!!!

Elvira dijo...

Hola Jesús: espero que no, jaja!

Hola Elena: ¡Muy feliz Navidad a ti también!

Montse dijo...

¡Qué expresividad!, ese pobre niño con su carita entre la sorpresa y el desencanto, aún haciéndose preguntas.
Es un artista que me encanta, sus trabajos están llenos de detalles que los tienes que mirar con atención para saborearlos todos, como la pipa de papá encima de la cómoda. ¡lindo cuadro!

Besos.

leo dijo...

Me gusta muchísimo la ironía de que el pintor se comporte como una cámara de fotos.
Es un cuadro entrañable (¿A quién no nos podrían haber pillado en una situación parecida?)
Buen comienzo de semana.

Ernesto y Felisa dijo...

Bueno yo creo que no lo descubrió, esta pensando que alguien mató o tiene encerrado a Papá Noel,... y aún está en el momento de la sorpresa...
Felisa

Sra de Zafón dijo...

Si llego a venir antes, mira que mal ando, te diría que es de Larsson. :-)
Niño, muebles de madera, casa acogedora, calor de hogar...
Yo creo que está pensando que Papa Noel se hizo invisible...
Besos!!!!

Gabiota dijo...

Que adecuada para estas fechas, pero espero que ningún niño se asome por aquí y descubra la sorpresa en estas fechas, jajaja
La historia de tu hija me ha hecho mucha gracia, pobre de la prima, enterarse las dos cosas juntas.
Cuando mi hijo se enteró, guardo el secreto por su hermana, para que ella siguiera creyendo en Santa Claus.
Besos y abrazos, que pasen unas Felices Fiestas!!

Elvira dijo...

Hola Montse: más sorpresa que desencanto, ¿verdad? Todavía está asimilando lo que acaba de descubrir.

Hola Leo: yo nunca descubrí nada porque me enteré de los de los Reyes a los cinco años. :( Casi no me dió tiempo a disfrutarlo.

Hola Felisa: ay, ¡qué bueno! Tienes mucha imaginación.

Hola Chusa, vaquiña: más de uno ha comparado a Larsson con Rockwell, así que no ibas tan desencaminada. No es mala solución, pensar que se hizo invisible, jaja!

Hola Gabiota: ¡qué mono tu niño! La mayoría revientan por contarlo y fastidian a los otros niños.

Besos a todas!!!!

Katha dijo...

Hola Elvira,

Impresionante el realismo de la cara del niño.

Me ha gustado mucho el cuadro, aunque, como ha comentado alguien por ahí arriba, más parece una foto qua un cuadro.

Besos

Elvira dijo...

Hola Katha: muchas veces Rockwell se basaba en fotos para hacer sus ilistraciones, no sé si en este caso fue así.

Besos

Kinezoe dijo...

Me encanta Rockwell. El realismo de sus pinturas es impresionante. Me descargo este cuadro, que no lo conocía ;-)

Un abrazo.

Elvira dijo...

Y este en particular es muy gracioso y expresivo. Besos, Kine!