viernes, 5 de junio de 2009

Tomates frescos


Flor y fruto del tomate (Solanum lycopersicum). Fotografías: Elvira Coderch

A la puerta de un restaurante he visto esta tomatera creciendo en una jardinera. Tiene gracia la idea. Otras veces he visto otras matas allí plantadas, pero no pude resistirme a fotografiar el tomate. Si lo veo maduro más adelante, lo traeré para acá.

26 comentarios:

Sra de Zafón dijo...

¡No sabes Elvira, cuanto me gustan las flores de los huertos! Hace poco paseando encontré el huerto de un vecino lleno de flores de patata, aquí suelo verlas de color blanco, pero en medio había unas hileras con flores de color morado y alguna rosa. Quedé embobada con el ataque estético del paisano.
Besos

Elvira dijo...

Imaginé que te pararías junto a la tomatera, Chusa! Hace un tiempo tenían una mata con flores blancas con pintas moradas. No sé de qué hortaliza se trataba. Otro día entro y pregunto. :-)

Besos

Sra de Zafón dijo...

Me tienes bien calada, jajajajaja!
Besos

Ramuol dijo...

Que bien Elvira, tú pones el tomate y yo pongo el jamón y cualquier día de estos merendamos todos, jeje.
La pena es que ya no hay tomates como los de antes, ahora son muy bonitos pero no saben a tomate, verdad?

Saludos

Elvira dijo...

Hay que ir buscando, Ramuol, algunos son muy dulces y sabrosos. Pero desde luego no está relacionado con la apariencia.

Y falta el pan, para hacer pan con tomate y jamón, ¡qué rica merienda!

Saludos

Elvira dijo...

Otro beso, Chusa!

Cristina dijo...

¡Qué tomate con tan buena pinta! Nosotros el año pasado tuvimos un montón de tomates (que vinieron de donde las flores) pero este año no vamos a tener ni uno :(

Elvira dijo...

Y seguro que eran de esos que saben tan bien (es que no hay nada como los huertos caseros). ¡Lastima!

molinos dijo...

Nosotros tenemos plantada una tomatera en un macetón en la terraza. En dos semanas ha crecido muchísimo, a ver si hay suerte y salen tomates.

Elvira dijo...

Primero esas florecillas amarillas, y luego los tomates. Espero que no estén maduros cuando estéis fuera de Madrid.

fandestéphane dijo...

Yo ya traeré el vino.

Saludos

Elvira dijo...

¡Menuda merendola!! ;-)

Luna dijo...

Y yo las aceitunas, me chiflan, me chiflan.
Besos

Elvira dijo...

Me gustan todas, las negras, las verdes y las rellenas. Besos

Femme d chocolat dijo...

Pues sí que es simpática, si, y un buen reclamo publicitario además.

No sabía yo que las flores del tomate eran amarillas, qué gracia, vamos, es que directamente no pensaba que tuviera flores.

^_^

Elvira dijo...

Son muy chiquitas, nada vistosas, pero así ampliadas se ven mejor.

F.Javier Dorrego Mendez dijo...

Oye!! el pan con tomate y anchoas de l´Escala también está muy bueno... :-)Un abrazo

Luna dijo...

Ja,ja. Fenme sabe de plantas menos que yo.
NIña ¿Como van a salir los tomates si no hay flor?

Un beso divertido

Elvira dijo...

Sí, Javier, pero dan una sed...!! Pero venga, añadámoslas a la merienda, ya beberemos más si hace falta! Un abrazo

Elvira dijo...

Jaja, debe haber sido un lapsus, porque en realidad femme sí que sabe mucho de plantas, Luna.

Besos

fandestéphane dijo...

Si os cuento lo mio... ni me he fijado antes en la flor, solo he visto el tomate, pero está muy verde para sucar en el pan.

Ya me está entrando hambre, me voy a cenar otra vez.

Un beso a todos los que no tenemos ni idea de tomates

Elvira dijo...

Pues eso, cuando esté maduro, si lo pillo con mi cámara, me traigo una foto y la cuelgo. Para la merienda virtual, que cada vez está más suculenta.

Bona nit!

femme d chocolat dijo...

Ahhhh... Es que en la imagen parecían grandotas, modelo tomate... jajaja

^_^

Elvira dijo...

Por eso hay que avisar... :-)

Francisco Machuca dijo...

Mi padre(jubilado)pasa las tardes en su huerto y yo voy a verle cuando tengo el estado de ánimo por los suelos.Él me habla con orgullo de sus tomates,pimientos,etc.,y es entonces cuando la vida cobra una sencillez abrumadora.Vuelve el abejorro a zumbar,los aromas se perfilan en mi psicología marchita,y en el estaque una rana saltarina disfruta de los últimos rayos de estío del atardecer.
-¿Que te pasa Paco?-me pregunta mi padre.
-Nada-le respondo.Y me pongo a pensar lo que no debo decirle,es decir,cuantas cosas he creído saber y al final siempre termino aquí,junto al abrevadero,a la parra,al canto de la cigarra o el aroma de esos tomates frescos.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Me parece precioso que te reconforte tanto ir a ver a tu padre en su huerto.

"Y me pongo a pensar lo que no debo decirle,es decir,cuantas cosas he creído saber y al final siempre termino aquí,junto al abrevadero,a la parra,al canto de la cigarra o el aroma de esos tomates frescos."

Si yo fuera tu padre, me encantaría que me explicases eso. Las cosas simples de la naturaleza reconfortan y calman de una manera que todos nuestros libros no conseguirán nunca.

Parecía que te estaba viendo, lo has descrito muy bien.

Besos y un fuerte abrazo