jueves, 25 de junio de 2009

Camille Pissarro: Mujer sentada a la orilla del río

Mujer lavándose los pies en el río (1894-95), de Camille Pissarro.

Bañista en el bosque (1895), de Camille Pissarro.

21 comentarios:

añil dijo...

Me tienes totalmente enganchada a tu blog.
Gracias por las imágenes , y todo lo demás.

Un beso.

Elvira dijo...

¡Qué mona! Gracias por decirme esto. Un beso

Pili dijo...

Me encanta el cuadro, es precioso, me trasmite delicadeza y suavidad...

Elvira dijo...

Me alegro de que lo disfrutes como yo, Pili. Un beso

femme d chocolat dijo...

Qué maravilla! cuantísimo me ha gustado siempre Pissarro y qué """poco""" reconocido está. No sé porqué no es más nombrado dendro del bloque grande de impresionistas; pasa un poco como con Sorolla. Auténticos genios que si embargo forman parte dentro de lo que la gente conoce (grosso modo) como si fueran un "segundo bloque" no sé muy bien porqué. Son de primerísima talla, ¿verdad?

Me alegra mucho ver tu homenaje personal en el blog. De verdad que lo merece.

(Iré viniendo poco a poco, Elvira, hay "mucho arroz" para ver por aquí, y yo no ando del todo bien; necesito recuperarme un poco/bastante el ánimo . Así que despacín: lenta pero SEGURA, eso sí. Ya sabes que tuya soy auténtica fan)

Un besote enorme, bonita

Elvira dijo...

Es verdad, femme! Es un pintor de primera y relativamente poco conocido.

Pues lo importante es que te recuperes del todo, que descanses y te animes. Y ya sabes que soy muy fan tuya y de tu blog.

Muchos besos, guapa!

Io dijo...

Dios, qué envidia, con el calor que hace!

Y esta vez no acepto "playa" como animal de compañía :D que si no puedo ir y darme un bañito no me sirve de nada.

Lo bien que se tiene que estar en esa orilla, rodeada de naturaleza y con el frescor de ese agua, y encima Camille Pisarro observándote detrás de un caballete con un pincel en la mano :D

Besos.

Elvira dijo...

¡Anda! Pues claro, ahí estaba el pintor observando. Yo me la imaginaba sola, como si el pintor fuera invisible.

Sí que apetece meter los pies en ese riachuelo.

Besos

Sra de Zafón dijo...

¡Ay el agua del río, como deja el cuerpo de bien!
Tengo el privilegio, el honor, la suerte, también he de confesar que la cabezonería, de vivir no muy lejos de uno así. Como el del cuadro. A partir de ahora echaré el ojo más allá de las hojas de los robles y castaños no vaya a ser qué...

Elvira dijo...

No vaya a ser que un pintor escondido te esté retratando, ¿no? Jaja, sería divertido. ¿Y está limpio tu riachuelo, Chusa?

Montse dijo...

Bonitos los dos baños, en especial el primero y no porque yo sea una puritana y me guste más que esté vestida, es que es más dulce la actitud de la joven.
Sigue, por fa, poniéndonos esta colección tan bella!
Besos.

Sra de Zafón dijo...

Si, si, limpio y precioso, hay unos cuantos ríos (riachuelos)así a los que voy, pero a uno mucho más por la cercanía. Un día de estos te mandaré fotos a tu correo.

Bueno si fuese un buen pintor no me importaría, lo malo son los móviles con cámara, jajajajajaja.

Por cierto, mi conexión sigue a paso de burra y a veces me deja postear y a veces no, así que ahora que veo la palabrita llave apuro para escribirte y darte los besos de buenas noches.

Elvira dijo...

Sí que seguiré (tengo muchos cuadros en reserva). A mí también me gusta más el primero, por lo mismo que a ti. Me hizo gracia ver dos cuadros tan parecidos y quise ponerlos juntos. Besos

Elvira dijo...

Ah, pues me encantará verlo en las fotos.

Jajaja, los móviles con cámara, es verdad.

Besos de buenos días!

Francisco Machuca dijo...

Maravillosa composición.Por cierto ¿hace mucho que descubriste a Pissarro? ¿Qué és lo que más te gusta de su pintura?

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

La verdad es que lo he redescubierto. Lo conocía desde hace muchos años, pero sólo había visto unos pocos cuadros. Y ahora me he hecho una buena colección de cuadros que he encontrado por internet.

¿Lo que más me gusta de su pintura? La naturaleza, la luz. Y lo que menos me gusta son las caras de las personas que retrata, creo que no se le dan muy bien. ¿Y a ti?

Besos y un fuerte abrazo

Francisco Machuca dijo...

Creo que coincidimos.Son rostros demasiado anodinos,borrosos,como si no se atreviera del todo a perfilarlos.Lo que no se si lo hace con intención.
Ahora estoy estudiando de nuevo la pintura de Edward Hopper.Es un pintor que me fascina desde hace muchos años.He descubierto un libro maravilloso que analiza en profundidad varios aspectos de su pintura.Es decir,espacios imposibles,simulacros.Y esos personajes que miran hacia una dirección que no nos deja ver lo que ellos miran.Enormes casas vacías que dan a un amplio mar.Desolados moteles con personajes que miran a un vacío.Escaleras que dan hacia una puerta abierta en donde la misma pintura te dice:Sal de esta casa,y de inmediato el exterior también te dice:¿Adónde?

Besos.

Elvira dijo...

A Edward Hopper lo descubrí hace relativamente poco tiempo. Me parece muy interesante. Creo que voy a investigar más sobre él. Besos

Francisco Machuca dijo...

Te voy a recomendar uno de los mejores libros sobre Hopper.Se titula Hopper y está escrito por el poeta y pintor Mark Stand en la editorial Lumen,2008.No es nada voluminoso y está repleto de reproducciones de los mejores trabajos de Hopper.Está descrito de una manera intensa y poética.Las palabras de Stand nos sirve para introducirnos en el mundo maravilloso de este pintor americano.Es un librito mágico que se lee de un tirón,y si es por la noche,mucho mejor.
La poesía de Edward Hopper,nos dice el poeta,explora los límites del yo y del mundo exterior,vale decir,se extraña del mundo.Y el poeta compone este poema:
"Nada te encuentras.
Cada momento es un lugar
donde nunca has estado."

Hopper viajaba de niño en la parte trasera del coche de sus padres.Veía el paisaje que pasaba bajo la mirada de un niño alucinado.De ahí la sensación que desprende sus cuadros;la sensación de lejanía que prevalece en el mundo de Hopper,comparable al extrañamiento de un niño que se enfrenta a un mundo entrevisto al pasar,desde el asiento trasero del coche.En algunos cuadros de Hopper,se intenta una recusación del problema del viaje.También el silencio que acompaña nuestra observación parece crecer.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Me voy de paseo con mi querida prima (y mi cámara). Luego te leo. Besos, Francisco!!

Elvira dijo...

Este libro suena muy interesante, me apetece comprarlo. Me va a pasar como a una comentarista de tu blog que decía que recomendabas tantos libros y películas buenos que no llegaba a todo. Has leído una barbaridad, Francisco! Y además recuerdas muy bien lo que has leído, que ése es otro tema.

Gracias por la recomendación. Besos y un fuerte abrazo