sábado, 20 de junio de 2009

Camille Pissarro: La Pastora

Camille Pissarro: Niña con un palo o La Pastora (1881). Musée d'Orsay, Paris

7 comentarios:

Sra de Zafón dijo...

¡Ay que traspuesta que está, inmersa en el letargo de esperas pastoriles!
¿Estará soñando con otra vida o disfrutando de la tranquilidad de la que aparentemente tiene?
Quizás ambas cosas a la vez...
Los humanos somos muy capaces de quererlo todo :-)

Los trazos de este tipo de cuadros me parecen de un virtuosismo pasmoso.

Más besos de domingo!

Elvira dijo...

Puede que esté disfrutando y a la vez pensando en algún apuesto berger (pastorcillo), jajaja!

Eso me recuerda unas canciones francesas antiguas que se llaman "Pastourelles et bergerettes", algo cursis y encantadoras a la vez.

Recuerdo la letra de una: "Maman dites-moi ce qu'on sent quand on aime, est-ce plaisir, est-ce tourment...?"

Besos bucólicos

Luna dijo...

Pensando en le mozuela anda la pastorcilla...

Luna dijo...

Repito....
Pensando en el mozuelo, está la pastorcilla.

Me voy a la ducha, a ver si me aclaro, jajaja

Elvira dijo...

:-)

fandestéphane dijo...

La posición de la niña es un poco forzada, quizás Pissarro quiere conseguir algún efecto sorprendente sobre este fondo de vegetación silvestre. Los reflejos de la luz realzan la figura de la niña, destacando el dulce rostro y la delicadeza con que sujeta la vara.
Este pintor impresionista francés es de los que más me gustan por sus bellos paisajes.

Un beso

Elvira dijo...

Sí, el brazo y hombro izquierdos están en una posición forzada, a pesar de lo cual la niña parece estar cómoda y a gusto. Es muy dulce.

Besos