viernes, 27 de febrero de 2009

Van Gogh: Campo de trigo

Campo de trigo con cipreses, Vincent van Gogh (1853-1890)
Metropolitan Museum of Art, Nueva York

12 comentarios:

Io dijo...

Tampoco conocía este cuadro de Van Gogh, y llevo diez minutos mirándolo embobada. Me parece fascinante. Nunca había visto un cielo como ese. Los cipreses (son cipreses, no?) parecen tener vida propia, concentran el protagonismo de la escena, el árbol que hay en medio del trigal (Cómo se llama? Sé cual es pero no consigo acordarme).

En conjunto, es una pintura con un magnetismo irresistible.

La de cosas nuevas e interesantes que encuentro cada vez que vengo aquí...

Mil besos!!!

Elvira dijo...

Sí, son cipreses. Y el otro árbol no se ve bien qué es, pero por el color y el tamaño podría ser un olivo. Aunque con las pinceladas maravillosas de Van Gogh... ¡vaya usted a saber!

Mil besos!!!

vuelosdelalma dijo...

vaya! co conocía esta pintura. Me gustan mucho las pinceladas, el aspecto del cielo, es muy bonito.

Que tengas un excelente fin de semana. Besos grandes!

Elvira dijo...

¡Buen fin de semana para ti también!

Sra de Zafón dijo...

Me gustan las texturas de Van Gogh. En el instituto tuve un profe de dibujo que nos prohibía los pinceles, con el que lo pasé muy bien y con el que adquirí un cierto dominio de la espátula. El nos ponía delante láminas de Van Gogh para que las reinterpretáramos. Las compañeras que sabían dibujar bien lo pasaban fatal , las torponas como yo lo pasábamos pipa.

me faltaba el beso.

Elvira dijo...

Debió ser divertido, desde luego. Yo nunca he pintado al óleo. Probé el dibujo al carboncillo, la acuarela, las ceras, pero poca cosa. Un par de años yendo una vez por semana al estudio de un pintor, y al final decidí dedicarme a ser profesora de inglés.

Besos

Francisco Machuca dijo...

Lo que más admiro de Van Gogh es su luz,irreal,maravillosa.Un hombre atormentado que temía a la noche,quizá por eso iluminaba en sus cuadros nocturnos con una luz que aclamaba piedad.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Hola Francisco: lo que dices me ha recordado unas palabras que "recorté" de La Contra de La Vanguardia:

"-¿Hay algún denominador común entre toda esa gente que usted ha perseguido?
-Todos eran personas capaces de transmutar sus propias miserias en energía creadora."

Mauricio Wiesenthal, entrevistado por Ima Sanchís

Van Goh nos dejó un legado de belleza increíble, él transmutó su dolor y su tormento en luz y belleza. Admiro a todos los que hacen eso.

Besos y un fuerte abrazo

Io dijo...

Si, es un olivo.

Elvira dijo...

Lo parece, ¿verdad? Mil besos!!

Eliécer París Correa dijo...

¡Sencillamente espectacular! Produce una sensación de tranquilidad los tonos de esta delicada pintura.
Cordial abrazo

Elvira dijo...

Hola Eliécer: Tiene delicadeza y fuerza a la vez, ¿no crees? Una belleza espectacular, sí.

Un cordial saludo