viernes, 27 de febrero de 2009

Malva real

Malva real (Althaea rosea). Fotografía: Elvira Coderch

Todos los que han probado la esencia floral de esta malva me dicen más o menos lo mismo: que les aporta calma, bienestar emocional, equilibrio, paz. Cuando la descubrí fue todo un "flechazo": las flores se abrían confiadas y alegres, esplendorosas, llenas de vida, rodeando el eje del tallo de la planta. Seguiré investigando...

15 comentarios:

Elvira dijo...

Chusa dijo (este comentario salió en el cuadro de Botticelli):

"¡Qué poderío! es lo primero que viene a mi mente. Es impresionante.

Te doy las buenas noches ya, por si esto me falla :-)"

Yo contesto:

Pues sí que tiene poderío, es como una dama que va con la espalda recta y pisando fuerte, pero a la vez con suavidad y amabilidad. Muy bella.

Un abrazo

Sra de Zafón dijo...

Ya estoy de nuevo aquí, que me habian llamado por teléfono.

"Una dama con la espalda recta..."

Qué bien describes las flores,y lo que te hacen sentir, a mí con ellas me ocurre algo muy curioso, como con las plantas de la huerta, suelo saber lo que me están pidiendo y eso que me rodean buenos agricultores.

Una pregunta: ¿La malva real es silvestre?

Besazo

Elvira dijo...

Por lo visto proviene de China (la introdujeron en Europa en el siglo XVI, acabo de leer), y no sé si allí crece silvestre, pero aquí habitualmente crece en jardines. Lo curioso es que esta planta sí creció silvestre en la montaña, pero estaba muy cerca de unas casas, y supongo que alguna semilla se escapó de un jardín cercano. Esa primavera llovió mucho, porque si no seguramente no se habría hecho tan bella sin riego... probablemente se habría secado. No he vuelto a ver esas malvas en esa zona nunca más.

Eso que te pasa es lo que los ingleses llaman "tener el pulgar verde" (un sexto sentido y buena mano con las plantas). Besos

Cristina dijo...

Espectacular.

Mis dedos,por desgracia, son de cualquier color menos verdes.

Elvira dijo...

¡Gracias, Cristina! Tus dedos deben ser del color de los libros ingleses, je je.

Io dijo...

Madre mía, qué espectáculo!!!

Esta vez la madre naturaleza ha echado el resto. No sólo crea una planta con una flor despampanante, sino que hace una composición perfecta con varios ejemplares.

Vaya foto, Elvira, te sigues superando!

Mil besos!!!

Elvira dijo...

Sí, es todo un espectáculo de la naturaleza. Y aunque sea una foto de archivo, creo que la máquina nueva sólo habría podido mejorar el enfoque. La antigua se portó bien. Me alegro de que te guste, Io.

Mil besos!!!

leo dijo...

Son tan bonitas que consuelan, por aquello de que todos acabaremos "criando malvas". (Perdón por el chiste fácil).
Buen fin de semana.

Elvira dijo...

Jaja, Leo, a mí no me recuerdan nada a la muerte. Una conocida argentina me contó que en su país no las plantan en los jardines por esa asociación con la muerte.

Buen fin de semana!

femme d chocolat dijo...

No me extraña que te gusten, Elvira, y que tuvieras un flechazo, a mí también me pasó. De hecho tengo verdaderas barreras de ellas en casa, en el jardincillo.

Te cuento, yo sólo las había visto en Valencia, de vacaciones veraniegas... nunca en ninguna otra parte más EXCEPTO AQUÍ,( y en Huesca, que está llenita) curioso. Pero lo más curioso es que no están plantadas en jardines, sino en los sitios más inverosímiles que puedas imaginar. Una tapia medio derruída, y ellas creciendo en la cumbre... en mitad de la grieta de unos ladrillos no se dónde... en un pedregal imposible de llegar, junto al río...
BUENO, PUES CUANDO LAS VÍ, me quedé loca, tanto que.. fichando el lugar donde crecían esperé hasta que acabó la floración y aparecían las semillas y provista de sobres de papel empecé a llevarme sus semillas ( si bien antes esparcía otro tanto en el lugar donde crecían...) La cuestión es que aquí crecen a mogollón, de todos los colores. Desde el burdeos, fucsia, rosas en toda la gama, hasta el blanco. No veas lo que es verlas juntas!

Mis preferidas son las rosa casi blanco y las blancas. Son absolutamente mágicas, las flores parecen de papel. De verdad que es una delicia verlas y tenerlas

Crecen hasta los casi 2mt de altura a poco que tengan tierra ( una simple maceta medio grande vale) ; sólo necesitan un poco de resguardo detrás,sol y apenas agua ni nutrientes. Y son de un agradecidoooo, florecen dos veces y el único peligro es que si te pasas de cuidarlas padecen roya. Por lo demás una vez sembradas y crecidas, suelen tener una vida de tres/cinco años , cada vez más altas y recias sin necesidad de hacerles nada.

En fin, si os las encontrais por el camino, y teneis un rinconcito donde poderlas ubicar intentad plantarlas. No os defraudarán.

******
Un beso enormeeeeeeeeee, piscis!

Qué gracia me ha hecho, ahora se entiende mejor el que tengamos gustos tan afines. Ya me dirás qué dias cumples, para apuntármelo ^_^

Elvira dijo...

Hola femme: muchísimas gracias por la valiosa información, me encanta. Siempre aportas datos muy interesantes. Pero ¿tú crees que las plantaron o crecieron solas en esos sitios??? Al no verlas más en el lugar donde las encontré ese año, pensé que era por la sequía que hubo los años siguientes.

Mi cumpleaños es el próximo día 12: 55 tacossss!!!!!!!! Piscis tenías que ser :-)

Muchos besos

femme d chocolat dijo...

Ya me apunté la fecha! ^_^ intentaré que no se me olvide ¡ bajo ningún concepto!

Pues yo creo que crecieron silvestres, seguramente como es una ciudad tan ventosa llegarían volando desde algún parterre cercano o así (que luego no existió más) . Y las del río... pues vete a ver, igual desde una especie de jardincillo que tienen en un "club" para la tercera edad, y en el que en la buena temporada celebran baile al exterior y del que hará tres años cogí semillas de nuevo pues nos cedieron la sala en verano para una exposición. Pero estoy segura de que en ambos casos llegaron volando

^_^

Elvira dijo...

¡Qué bonito! Una vez cogí semillas de malva arbórea y las plantamos en el jardín de la casa de campo de mi hermana. Me parece que no han salido. Las pusimos junto a un murete o a unos cipreses, para que estuvieran resguardadas del fuerte viento que sopla por allí.

Besos ^_^

Montse dijo...

Una maravilla.
Tuve una vez malvas de color rosa, pero no soportaron bien el frío del invierno y murieron.
No sé si nacen espontáneamente, pero todo podría ser. Los Dondiegos, por ejemplo, salen también en las borduras del camino sin que nadie los haya plantado.

Elvira dijo...

Hola Montse:

Los Dondiego de Noche (Mirabilis jalapa) son de las plantas más prolíficas que hay. De hecho cuando quieres erradicarlos de un lugar del jardín tienes que excavar bien y sacar todos los tubérculos para que no salgan al verano siguiente, y quitar las miles de semillas que sueltan. Cuando cogen un lugar del jardín, es muy difícil que lo abandonen.

Y las malvas, por lo que cuenta Femme, tienen sus lugares predilectos. Yo desde luego sólo las he visto silvestres una vez en mi vida. Besos