domingo, 8 de febrero de 2009

Frases de Miguel de Unamuno



-El que tiene fe en sí mismo no necesita que los demás crean en él.

-Lo sabe todo, absolutamente todo. Figúrense lo tonto que será.

-Los satisfechos, los felices, no aman; se duermen en la costumbre.

-Hay que sentir el pensamiento y pensar el sentimiento.

-Todo acto de bondad es una demostración de poderío.

-Es muy triste no sentirse amado, pero es mucho más triste no ser capaz de amar.

-No creo en más revolución que en la interior, en la personal, en el culto a la verdad.

-Hay que buscar la verdad y no la razón de las cosas. Y la verdad se busca con humildad.

-Refinada soberbia es abstenerse de obrar por no exponernos a la crítica.

-A menos pensamiento, pensamiento más tiránico y absorbente.

-Sólo el que sabe es libre, y más libre el que más sabe.

-La libertad es un bien común y, mientras no participen todos de ella, no serán libres los que se creen tales.

-La mayoría de los que presumen de cambiar de ideas, nunca las han tenido.

-Hay quien por salvar al prójimo lo lleva al matadero.

-El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano.

-La verdadera ciencia enseña, por encima de todo, a dudar y ser ignorante.

-La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.

-Ahora empiezo a meditar lo que he pensado, y a verle el fondo y el alma, y por eso ahora amo más la soledad, pero aún poco.

-Casi siempre me vi tratado de niño viejo, lo cual me consuela, pues creo que es el mejor camino para llegar a viejo niño.

-Jamás un hombre es demasiado viejo para recomenzar su vida y no hemos de buscar que lo que fue le impida ser lo que es o lo que será.

-Procuremos más ser padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado.

Miguel de Unamuno (1864-1936)

24 comentarios:

Juanjo Albors dijo...

La honestidad de Unamuno consigo mismo y con sus ideas fue ejemplar. Su propia historia es testigo de ello. Pero todos podemos equivocarnos y todos debemos saber rectificar.

Esta frase:

-La mayoría de los que presumen de cambiar de ideas, nunca las han tenido.

... puede tener un sentido de defensa del inmovilismo intelectual. Cambiar de ideas no es de por sí perverso.

Y en esta otra:

-La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.

... siempre he pensado que hemos de desalojar la palabra envidia de su artificial necesidad de ser execrable. El hambre espiritual no sólo no me parece un mal sino un bien.

No olvidemos que Unamuno también escribió:

- Cada uno crea aquello en lo que cree.

... lo que denota una cierta fijación del pensamiento. Acuérdate Elvira de aquello de "La inteligencia es la gran prostituta" que decía tu padre como crítica a defender intelectualmente las ideas que te interesan.

Un beso dominical y soleado, Elvira

Elvira dijo...

Hola Juanjo:

Vista así la primera frase que mencionas, te doy la razón. Yo la entiendo de otra manera (supongo que puede tener varias lecturas): para mí está diciendo que pensar de verdad, piensa poca gente, que simplemente se dejan contagiar por esta o aquella moda. Viniendo de quien viene, no la entendí como inmovilismo intelectual.

También me interesa mucho tu comentario a la segunda frase del hambre espiritual. Ahora te doy mi interpretación: la envidia es como poder comer de tu plato, y querer siempre la comida del plato del vecino. Pero ya hablamos un día de tu concepción de la envidia, que para mí entra en el apartado de la admiración.

Un abrazo

Francisco Machuca dijo...

Don Miguel de Unamuno tuvo sus momentos de gloria,pero ay,no los supo aprovechar.Gran pensador,gran escritor de léxico perfecto,pero fue también un cascarrabias,un amargado y muy tacaño,pero bueno,creo que no importa.Junto a Don Ortega y Gasset han sido los pensadores por excelencia de la generación del 98,27 y toda la posteridad.De él he leído casi todo y mis favoritos son Del sentimiento trágico de la vida y Vida de Don Quijote y Sancho.Te cuento una anécdota exquisita:
Don Miguel estaba dando una conferencia (no recuerdo el lugar) y citó a Shakespeare pronunciando su nombre de esta manera;Chaquespeare,tal como suena.Toda la audiencia empezó a reirse de su pronunciación.Fue entonces cuando don Miguel continuó charlando en un perfecto inglés,que por otra parte,toda la audiencia desconocía.

Este post es importante para hacer recordar o servir de introducción a esta masa contemporánea nada revolucionaria ,por citar al otro,a don Ortega y Gasset.

Besos y un fuerte abrazo,amiga.

Pilar Vidal Clavería dijo...

Bon dia Elvira,

Cada uno crea aquello en lo que cree, me gusta, lo cerca que está el mensaje de Miguel de Unamuno (1864-1936), de teorías del tipo que encontramos en libro de El Secreto, y que nos las venden como si se hubieran descubierto hace dos días.

Besos

Elvira dijo...

Hola Francisco:

Ya sabía que era un cascarrabias, pero no que también era un tacaño... esto no me gusta nada, pero bueno.

Quiero leer Del sentimiento trágico de la vida, es una asignatura pendiente.

Muy buena la anécdota que cuentas. Me recuerda algo que me pasa a veces: cuando hablo en español y menciono a un inglés o americano, según qué nombres me salen con su pronunciación inglesa, como Shakespeare, pero otros me salen algo españolizados, es como si la lengua estuviera instalada en otro idioma. Por ejemplo: Richard Burton. Yo digo este apellido a la española, y la mayoría de la gente dice algo así como Barton, que no es ni la pronunciación inglesa ni la española. Pero es que decir ese apellido bien cuando hablas en español es muy forzado! (Perdona el rollo de ex-profe de inglés).

Besos y un fuerte abrazo!

Elvira dijo...

Bon dia, Pilar:

¡No hay nada nuevo bajo el sol! Besos

Io dijo...

Buenos días, Elvira:

Iba a apuntar algo sobre el cambio de ideas, pero veo que ya lo habéis tocado. Yo interpreto el cambio de ideas como el producto de la experiencia, pero con el enfoque que le das entiendo a qué se refería el maestro Unamuno; no tener ideas propias, sino subirse siempre al tren de las ideas predominantes.

Me quedo (ya sabes que yo siempre elijo) con la primera y la última. La primera ya tuve ocasión de leerla en tu maravilloso libro, y es una máxima que te obliga a sacudir muchas inseguridades, pues no hay nada más poderoso que la fe en uno mismo.

La última "Padres de nuestro porvenir..." rompe las cadenas que tantos llevamos a cuestas y que tanto nos condicionan el presente. Somos el producto de nuestro pasado y la materia prima de nuestro porvenir, y el hecho de ser materia prima ya debería poner en marcha todas nuestras ilusiones.

Una gozada esto de despertarse un domingo y entrar en tu blog con el café humeante en la mano :D

Mil besos!!!

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Elvira,

De pronto la frase Cada uno crea aquello en lo que cree, me ha dicho algo más, "en lo que cree", a tener en cuenta que es bueno revisar nuestras creencias, para que nos sirvan para avanzar en el camino, no para quedarnos paralizados y no ver más allá de nuestras"supuestas" limitaciones.

Un abrazo

Juan dijo...

Muy buena entrada. Hombre honesto y honrado.

Con lo del inglés, toda la generación de mis padres, llamaban a los famosos actores de Hollywood de las siguientes maneras (leerlas tal y como están escritas):

Clar Grable
Chal Manson
Marilin Monro
Chal Chapín (con acento en la i)
Caterin Ebur

Un abrazo

Sra de Zafón dijo...

Al hablar de invidia y de Unamuno se me vino a la cabeza su cuento novela "Abel Sanchez" donde la envidia enfermiza del amigo de Abel, el protagonista, es el eje de todo el relato y de la existencia del "amigo".

Y buscando esta novela me encuentro con un prólogo suyo sobre la envidia que no deja duda que nada tiene que ver con la "envidia" sana que yo llamaría admiración y ganas de superación que nos embarga a los amantes de lo bien hecho(que no a los perfecionistas).
Pero en la frase
-La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.

No acabo de saber a que se refiere, si al hambre "espiritual" que yo siento cuando admiro, al odio que siente el amigo de Abel cuando no tiene lo que Abel posee, o a lo que el propio Unamuno dice sobre la envidia en el prólogo de la segunda edición de su novela:

"En estos años que separan las dos ediciones de esta mi historia de una pasión trágica -la más trágica acaso- he sentido enconarse la lepra nacional, y en estos cerca de cinco años que he tenido que vivir fuera de mi España he sentido cómo la vieja envidia tradicional -y tradicionalista- española, la castiza, la que agrió las gracias de Quevedo y las de Larra, ha llegado a constituir una especie de partidillo político, aunque, como todo lo vergonzante e hipócrita, desmedrado; he visto a la envidia construir juntas defensivas, la he visto revolverse contra toda natural superioridad..."

No quiero llenarte el apartado comentarios con mis apreciaciones, así que elijo una de las frases


Aunque la primera de todas es la que mas me gusta,y daría para unas cuantas vueltas según se interprete me quedo con esta:
-La verdadera ciencia enseña, por encima de todo, a dudar y ser ignorante.

Sra de Zafón dijo...

Yo hace años que, imitando a un muy buen amigo, cuando acudo a un local muy chic que hay en Coruña me pido una esvepes (Swepes) en honor a otro amigo, muy mayor, que no sabía decir sueps, pero me tengo que fastidiar y no puedo hablar en inglés cuando me miran como si estuviese loca o se rien de mi paletismo vocacional. Pero siempre me queda el placer de decir: ¿No sabes lo que es una esvepes? jobar chico pues a ver si aprendemos castellano...¡tanto inglés, tanto inglés y no sabes lo que es una esvepes!

Para mi el inglés es una puerta que cerré por dejada y que me encantaría volver a abrir, ya que me siento como mutilada... o algo así.
Así que ya sabes, Elvira, cuando tengas ganas una alumna aquí me tienes :-)
Un beso enorme para todos me voy de paseo bajo la lluvia.

Elvira dijo...

Hola a todos:

Io: me han interesado mucho todos tus comentarios (y gracias por lo del libro). Sí, lo de saber cambiar de idea en el sentido que apuntáis Juanjo y tú es esencial. Y la última frase es muy verdad y muy esperanzadora.

Pilar: muy de acuerdo también con tu comentario.

Juan: ¡qué risa! Algunos ya los había oído, pero otros no. Me los apunto.

Hola Chusa: muchas gracias por la información que aportas. Es verdad que la frase de la envidia se puede interpretar de varias maneras. Pero es muy interesante lo que nos obliga a matizar. Y ¡qué bueno lo de la "esvepes"! Jajaja!

Muchos besos a todos y un fuerte abrazo (me voy a dar un paseíto yo también)

Elvira dijo...

"Todo acto de bondad es una demostración de poderío."

Me gusta esta frase porque demasiadas veces se ha confundido la bondad con la debilidad o la tontería. Y lo cierto es que hay algo que se llama "ser bueno" (ser siempre dócil, etc.) que sí puede ser debilidad: acceder siempre para que el otro esté contento (aunque no tenga razón), o para "no meterse en líos". Pero el que ve las opciones y, no dejándose dominar por la cobardía o el egoísmo, decide actuar con bondad... ése es más fuerte y valiente que el que va pisando a diestro y siniestro en un alarde de "fuerza".

Juanjo Albors dijo...

Pues sigamos un poco más con la personalidad de Unamuno:

Su brillantez intelectual le llevó en ocasiones a ser injusto. Suya es su apreciación del periódico El Pensamiento Navarro, del que dijo que el mismo título era una contradicción. Generalizó demasiado y ofendió consciente e indudablemente.

También obvió la educación y la lectura cuando afirmó que "La boina actúa como prenda niveladora de las diferentes clases sociales".

Elvira dijo...

Huy, ¡qué antipático e injusto fue con los Navarros!

Hay un tipo de educación (que no se trata de cómo hay que coger los cubiertos en la mesa o cosas así), que puede estar tan presente o más entre personas no cultas. Una consideración y respeto al otro que no pertenecen a ninguna clase social en exclusiva ni están relacionadas con el desarrollo intelectual. Esa educación depende sólo de la categoría humana de la persona.

Y en este comentario hiriente hacia los Navarros Unamuno no estuvo ni educado ni nada que se le pareciera remotamente.

Juanjo Albors dijo...

Me gusta que saltes, Elvira, defendiendo la buena educación.

En mi comentario, uso el concepto de educación en sus dos acepciones:

Una, la de "mala educación", en su frase sobre el periódico, por su falta de respeto.

Pero en la otra frase incluyo las dos acepciones conjuntamente, pues el respeto y el bagaje cultural son prendas más niveladoras que la boina entre diferentes clases sociales.

Elvira dijo...

Respeto y bagaje cultural son dos buenos ingredientes, sí señor.

Cristina dijo...

Muy buena selección, Elvira. Lo que me recuerda que algún día tengo que leer más de Unamuno. San Manuel Bueno, mártir y La tía Tula me gustaron muchísimo en su día.

Elvira dijo...

Yo me hago la misma reflexión que tú. Pero con todo lo que me incitáis a leer los blogueros bibliófilos, no doy abasto!

femme d chocolat dijo...

La verdad es que son tan sabias todas que me resulta imposible seleccionar alguna, como hago otras veces. Las elijo todas, estoy completamente de acuerdo


Beso Unamuniano, hoy

Elvira dijo...

Gracias y muchos besos, femme!! ^_^

Kinezoe dijo...

Me encantan las citas célebres; condensan tanto en tan pocas palabras... Me quedo con estas dos:
- Lo sabe todo, absolutamente todo. Figúrense lo tonto que será.
- Todo acto de bondad es una demostración de poderío.

Genial la recopilación de frases. Y muy buena también la anécdota que nos cuenta Francisco.

Besos.

Elvira dijo...

Hola Kine: Esas dos son de mis favoritas, geniales!!! Sí, esa anécdota es buenísima.

Besos, Kine!

Patxitxo dijo...

Con relación al comentario sobre los navarros, yo lo soy y no me lo tomo a mal. Entiendo que se refería a la testarudez e incluso obcecación que el tópico nos atribuye, y que en cierta medida probablemente se corresponda con la realidad. Supongo que le tocó lidiar con algún navarro impermeable a cualquier razonamiento que le sacó de sus casillas, y de ahí la frase.