sábado, 28 de febrero de 2009

Aparente debilidad

Udaipur, India. Fotografía: Lucía Hernández Coderch

"A menudo, partiendo de nuestra aparente debilidad, podemos aprender nuevos caminos. Lo que hacemos bien, allí donde hemos desarrollado nuestra mayor autoconfianza, puede convertirse en habitual, dándonos una sensación de falsa seguridad... El lugar en el que podemos abrirnos de un modo más directo a los misterios de la vida, es aquel en el que fracasamos, en el espacio de nuestras luchas y nuestra vulnerabilidad. Dicho espacio exige siempre entrega y abandono: cuando nos permitimos ser vulnerables, pueden nacer cosas nuevas. Al arriesgarnos a lo desconocido, adquirimos un sentido de la vida; y lo que es más importante, lo que hemos buscado a menudo está ahí, enterrado bajo el problema y la debilidad misma." (Jack Kornfield, Camino con Corazón)

11 comentarios:

Sra de Zafón dijo...

Conozco personas, Elvira, que por una sacudida de la vida, por una enfermedad limitante, un amor difícil de compaginar con el resto de su vida, o por el desbordamiento de un pasión creativa poco productiva (materialmente hablando) lo arriesgaron todo y se despegaron de esa falsa seguridad que les daba la comodidad del día a día conocido, y aprendieron en sus propias carnes lo que es estar a la intemperie de uno mismo y de la vida.

Algunos obtuvieron la recompensa de lo deseado, otros fracasaron en el objetivo que les hizo moverse, pero te aseguro que hoy por hoy todos ellos, casi todos buenos amigos, son personas que disfrutan enormemente de quienes son y de lo que tienen, pero sobre todo son personas felices por sentir que lo que a ellos les decide a ésto, o lo de más allá no es el miedo.

Esto me ha venido a la mente leyndo tu entrada.

un beso.

Elvira dijo...

Es cierto, pero también tengo algún amigo que debido a ese tipo de decisiones se encuentra demasiado a la intemperie, y me preocupa. Besos

Araceli dijo...

Tienes razón... los problemas ocultan lo que buscamos. La imagen... fantástica.

Io dijo...

No voy a decir nada porque Chusa lo ha expresado con tanta claridad y lucidez que no queda nada por añadir. Me identifico plenamente con las personas de las que habla, y me doy cuenta de que sacrifiqué mi seguridad por encontrarme a mí misma.

Al igual que esas personas, yo no obtuve, en parte, la recompensa que esperaba, pero descubrí algo mucho más importante; que, con permiso de aquello que me ampara, me considero dueña de mi vida.

Qué maravillosa foto de Lucía!

Digna hija de su madre.

Mil besos a las dos!!!

Elvira dijo...

Hola Araceli: le diré a mi hija que una gran fotógrafa ha alabado su foto. ¡Gracias!

Elvira dijo...

Hola Io: admiro estas actitudes valientes, y espero que encuentres todas las recompensas que mereces.

Gracias y muchos besos de parte de las dos!!

Francisco Machuca dijo...

Debilidad,vulnerabilidad,son estados de gracia del alma,como la melancolía y la sensibilidad.Creo,mi querida amiga,que todo esto parece extinguirse a pasos agigantados y tan necesarios para la conciencia humana.
Todo es relativo,susceptible de interpretación.Nadie es poseedor de la verdad.Morimos sin saber nada del exterior,y nos llevamos todo un mundo interior que nadie conocerá jamás.Dijo una vez Andre Gide:"Lo más profundo que existe es nuestra piel."

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

Hola Francisco:

Me ha encantado esta frase de tu última entrada: "hoy nadie se atreve a confesar que a veces no es feliz por miedo a rebajarse socialmente". Es genial, y viene muy a cuento con el tema de esta entrada.

No, desde luego nadie es poseedor de la verdad, pero sí creo que algunos se mueren habiendo comprendido más que otros y habiéndonos permitido a los demás disfrutar de una buena parte de su riqueza interior. Como tantos buenos escritores, músicos o artistas, y como los amigos blogueros que nos hacen disfrutar con sus buenos escritos. :-)

Muy buena la frase de Gide, me la guardo. Creo que nuestra piel debe estar conectada con nuestra entraña, pues es de lo más sensible, como un radar.

Besos y un fuerte abrazo

Sra de Zafón dijo...

Los amigos muchas veces nos preocupan, Elvira. Sus dolores a veces son más difíciles de llevar sin son de ellos que sin fuesen nuestros, el amor y la amistad es así. A veces sus intemperies parecen más crudas que las nuestras, porque nosotros solemos saber hasta donde nos está llegando.
Pero, quitando personas con problemas mentales serios, la mayoría de las veces las intemperies por decisiones tomadas con ilusión y coraje, aunque no salgan como uno le hubiese gustado, siempre dejan el maravilloso sabor del ingrediente que convierte el vivir en VIVIR: Ganarle al miedo a la hora de elegir.

Besos

Elvira dijo...

Tienes razón, Chusa, nada que añadir. Besos

Elvira dijo...

"Ce qu’il y a de plus profond dans l’homme, c’est la peau."
Paul Valéry

http://www.linternaute.com/citation/4651/ce-qu-il-y-a-de-plus-profond-dans-l-homme--c-est--paul-valery/