miércoles, 30 de diciembre de 2009

Rothko: Rust and Blue

Rust and Blue (Óxido y Azul, 1953), de Mark Rothko

8 comentarios:

Francisco Machuca dijo...

Buenos días mi querida Elvira.Acabo de hacerte un regalo de navidad en mi blog.Espero que te guste.
Simplemente es un detalle ante la amistad que nos une.

Besos y un fuerte abrazo.

Elvira dijo...

¡Qué ilusión, querido amigo! Ahora mismo voy a verlo.

Besos y un fuerte abrazo

Noelia dijo...

¡Acabas de tocar mi fibr sensible!
¡ADORO A ROTHKO!
Me encantan sus campos de color y como expresaba sus etapas en su vida...Esa capilla de rothko...¡Me quedo sin palabras! La expo que hubo en Bilbao...¡fui solo a verla expresamente y me quedé..."flipada"!

Elvira dijo...

Hola Noelia: Yo también adoro a Rothko, pero nunca he visto sus cuadros en directo, me muero de ganas.

Katha dijo...

Hola,

Pues a mí el arte abstracto no me dice demasiado. Recuerdo que en un par de vsisitas que hice hace años al museo de arte moderno... me quedaba con lo "clásico". No niego que la pintura en sí pueda tener su arte, aunque creo que el mayor arte de este tipo de piuntura es hacer discurrir el cerebro y el corazón de quien la mira e interpreta. Ya sabes que en cuestiones de arte, como de otras muchas, estoy pez, pero prefiero algo más "visible", o al menos más "reconocible". Como muestra un botón: si me das a elegir entre un Monet, o los ríos de Thaulow, y el cuadro de la entrada me quedo con los primeros.

Un saludo.

Elvira dijo...

Pues yo tengo una enorme serigrafía de Rothko en mi habitación, me chifla!!!

Saludos, Katha

Katha dijo...

¡Feliz Año, Elvira!

Sobre gustos no hay nada escrito.
Como te comentaba la última vez, el arte abstracto no es lo mío. Cierto que las dos pinturas que has puesto de este artista pueden hacerme tratar de discurrir qué quería expresar el artista, qué pueden querer decir, o al menos qué me trasmiten. La otra que pusiste daba la sensación de un trozo de algodón, suave, blando, podías imaginar los hilitos.
Sin embargo hay otras con las que "no puedo". Todavía recuerdo unos bocetos de Miró que la familia "donó" como pago a Hacienda... Cierto que los vi hace muchos años, que mi perspectiva de todo era otra, pero me llevé un chasco mayúsculo. Para mi aquello eran poco más que garabatos, por mucho que el autor fuera un reputado artista.

Besos

Elvira dijo...

Hay algunas obras de arte abstracto que a mí tampoco me transmiten nada, pero Rothko...

Besos