lunes, 17 de enero de 2011

Albert Anker: Madre joven...

Madre joven contemplando a su hija dormida (1875), de Albert Anker.

17 comentarios:

Montse dijo...

Es una obra muy dulce, casi como un poema. La luz de la vela dice el texto, que velar el sueño de un hijo es iluminar a quien se ama más que a nada en el mundo.

Un besito y bona nit!

Dorisalon dijo...

Bella estampa, a las que somos madres además, nos evoca sentimientos...

Marina dijo...

Que pintura tan preciosa. Me gusta su textura, su color y su transparencia.
Un besín

SUREANDO dijo...

Es precioso este cuadro, me encanta la luz y esa dulzura que sólo una madre posee.
Un abrazo Elvira "sin gratitud a los microbios."

enric batiste dijo...

Abundo en las palabras pronuncidas
por Montse, tan poéticas, cercanas...

Y un beso en esa fuerza de expresión

Merce dijo...

Un cuadro bellisimo y lleno de ternura, y si... tienes razon, la fotografia y la pintura estan estrechamente relacionadas :)

Biquiños!!

Marcos Callau dijo...

Una auténtica maravilla. Es asdmirable cómo ilumina todo la luz de una vela.

Mar dijo...

¡Qué ternura!
Un abrazo

Enrique dijo...

Es precioso este cuadro y creo que el sentimiento que mejor lo define es el de ternura. Me quedo hipnotizado viéndolo igual que la madre con su hija.
Besos

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Una auténtica maravilla de cuadro, compa Elvira. No sabía nada de ese autor, Anker, pero está claro que alguien capaz de plasmar tal sensibilidad en su pintura merece que se "escarbe" algo más en sus andanzas...

Un fuerte abrazo y seguimos trasteando-

Reyes dijo...

Por casualidad esa niña no tendrá adenoides y la madre se asoma a ver cómo respira?

Ay....

un beso, Elvira.

Gelu dijo...

Buenas noches:

Un cuadro precioso. Refleja el amor de la madre y la felicidad que siente contemplando a su bella niña. Y el deseo de besarla, sólo evitable por no despertarla.

Qué bien tratada la luz, el reflejo y la oscuridad.

Saludos.

Cristina dijo...

Ooooooh. Qué bonito.

Por cierto, ¿has visto hoy el logo de Google?

Elvira dijo...

Hola Montse: hay quien ama más a su pareja, o a su padre o madre, etc., pero en muchos casos es cierto.

Hola Dorisalon: pues sí, se comprende bien esa mirada atenta y cariñosa.

Hola Marina: a mí me encanta la luz, aparte de la escena en sí.

Hola Beatriz: me pasa igual que a ti.

Hola Enric: y tú sabes de eso, de poesía.

Hola Merce: tienen tantas cosas en común... Pero a veces la fotografía te sale magnífica sin casi prepararla. El cuadro en cambio siempre da mucho trabajo.

Hola Marcos: es verdad. Una pequeña vela alumbra muchísimo en la oscuridad.

Hola Mar: sí, me encanta esa expresión.

Hola Enrique: pues su autor estaría encantado de haber provocado ese efecto en ti, seguro.

Hola Manuel: como decía en la entrada anterior que le dediqué, me parece un pintor muy irregular. Tiene obras magníficas y otras que me parecen flojas.

Hola Reyes: no parece preocupada, pero quién sabe! :-)

Hola Gelu: tienes razón, despertarlos es lo que nos frena para darles un achuchón cuando duermen así, tan plácidos.

Hola Cristina: acabo de verlo, por el aniversario de Cézanne. Está muy bien.

Besos a todos!

Jesús Cabezón dijo...

Buen cuadro.

María dijo...

Qué belleza!!

Elvira dijo...

De acuerdo con los dos! :-)