sábado, 18 de septiembre de 2010

Claude Monet: Venecia

Puesta de sol en Venecia (1908), Museo de Arte Bridgestone, Tokio.


San Giorgio Maggiore (1908)


San Giorgio Maggiore (1908)


Palazzo Ducale (1908)

Palazzo Ducale (1908), Brooklyn Museum, Nueva York


Palazzo da Mula (1908)

Palazzo Diario (1908), colección privada










8-12: El Gran Canal y Santa Maria della Salute a distintas horas del día (1908). Claude Monet.

15 comentarios:

Rayuela dijo...

hago silencio y miro...

besos*

CarmenBéjar dijo...

¡Cuántos matices puede encerrar en sí una misma visión! Cada rayo de sol hace de un edificio, de un paisaje, de una persona algo diferente cada segundo que pasa.

Besitos

Marcos Callau dijo...

Venecia difuminada y más acuosa que de costumbre. Muy bonito.

enric batiste dijo...

¡Belleza impresionante!

Elvira dijo...

Hola Rayuela: es verdad, para admirar la belleza hace falta silencio.

Hola Carmen: Monet era experto en eso, en retratar los mismos paisajes o edificios con todas las diferentes luces del día.

Hola Marcos: más difuminada y acuosa, muy bien observado, es cierto.

Hola Enric: no es de extrañar que fuera un cuadro suyo el que dió nombre al impresionismo.

Un abrazo a todos

Kinezoe dijo...

Muy bonitas pinturas. Tampoco las conocía.

Un abrazo, Elvira, y feliz domingo! ;)

Francisco Machuca dijo...

Muy veneciana te veo últimamente,mi querida Elvira.Venecia siempre queda muy bien en los cuadros,en el cine y en la literatura.¿Has leído Muerte en Venecia? ¿Has visto la maravillosa película Anonimo veneciano?¿Has leído las memorias de Casanova?No he estado todavía en Venecia,pero si algún día tengo la oportundad de ir,creo que mis ojos están contaminados de mil venecias,de mil colores y totalmente abstraído de lo que me voy a encontrar;una ciudad acribillada de turistas en pantalón corto y cámara colgando del cuello.

Besos venecianos.

Elvira dijo...

¡Feliz domingo, Kine!!

Sí, querido Paco, me ha dado por ahí. A ver si los hados se dan por enterados y me ayudan a preparar el viaje.
Habría jurado que me habías contado que sí conocías esta ciudad. Yo sería una de las que llevaría la cámara al cuello, imposible no hacerlo en esa ciudad.
Vi la película de Visconti, pero esa novela de Mann no la he leído. De Anónimo veneciano no me acuerdo, supongo que no la he visto. Y las Memorias de Casanova no me tientan.

Besos a los dos

Francisco Machuca dijo...

Sus memorias son muy pesadas.Se ha publicado recientemente su obra y pesa diez kilos.Yo lo he leído por curiosidad y no está tan mal si no ponemos en su contexto histórico.He visto en estas memorias todo lo que vendría después respecto a las relaciones de las parejas modernas.Interesante.Lástima que le sobren tantas páginas.

Creo que te dije una vez que la conocía muchísimo,pero a través de la literatura.Te cuento una anécdota.
Yo había leído todo respecto a la ciudad de Toledo sin haberla visto.Lo sabía todo;su historia y todos los artistas que pasaron por allí desde Cervantes hasta la Orden de Toledo que creó Luis Buñuel en sus años de juventud,junto a Dalí,Lorca,Pepín Bello,etc.Cuando al final pude ir con mi ex mujer,la conduje por sus calles como si hubiera nacido en ella.Fue algo muy extraño.Con Venecia me pasaría lo mismo.

Montse dijo...

Poco se puede añadir sobre tales obras de un gran maestro. La primera es la que más me gusta, me hace soñar.

Un beso dominguero.

Elvira dijo...

Hola Paco: pues me reafirmo en mi falta de ganas de leerlas. Lo de Toledo tiene gracia. Seguro que te pasará lo mismo en Venecia.

Hola Montse: admiremos en silencio, como propone Rayuela.

Besos a los dos

Mar dijo...

¡Qué maravilla!

Elvira dijo...

Nos sacamos el sombrero ante el maestro Monet. :-)

Jesús Cabezón dijo...

Por razones de ocupaciones varias llevaba unos días sin acercarme a tus entradas.
Muy buena esta selección que has hecho de Monet "jugando" con los colores sobre un mismo escenario. Genial. Por eso era Monet.

Elvira dijo...

Hola Jesús: Le encantaba sentarse a diferentes horas del día a pintar los mismos temas observando y plasmando en el lienzo los cambios de luz.

Por cierto, lo que me has enviado tiene muy buena pinta. ¡Enhorabuena, escritor!