jueves, 11 de febrero de 2010

Sentimentalismo


Playa de Garraf. Fotografía: Elvira Coderch

El sentimentalismo es un fracaso del sentimiento.

Sentimentality is a failure of feeling. Wallace Stevens

32 comentarios:

giovanni dijo...

Ah, qué bella foto, esa luz, ese mar, esas casas, para escribir una novela...

Otro beso

Manuel Márquez dijo...

La climatología, compa Elvira, invita ahora mismo poco a un remojón en esa hermosísima playa, pero la foto no deja de ser una gozada. Ya llegará el verano, ya...

Un fuerte abrazo y que tengas un buen día.

Merce dijo...

O, una prolongación de la melancolia ;)

Preciosa, puro relax visual.

Un abrazo.

Elvira dijo...

Gracias, Giovanni. Esa edificación al fondo es un restaurante donde comí el sábado pasado, y muy bien por cierto.

¿Y ese trocito de tu novela que tenías traducido al español??? Me encantaría leerlo.

Otro beso

Elvira dijo...

Hola Manuel: no desde luego, el tiempo no invitaba a meterse en el agua, pero sí a dar un buen paseo y hacer fotos. Me alegra que te guste.

Un fuerte abrazo y feliz tarde

Elvira dijo...

Gracias, Merce, sí que es una imagen relajante. Las playas, cuando no están llenas de gente, casi siempre lo son. Por eso me gustan fuera del verano.

Un abrazo sin melancolía

Paco Alonso dijo...

Hermosa la fotografía que nos acercas, es todo un placer acercarse a visitar tu espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Sra de Zafón dijo...

Me ha desaparecido mi comentario, bueno sólo lo había empezado.
Quería decirte que el Wallace Stevens necesitó muy pocas palabras para hacer esa autopsia emocional. ¡Pero qué bien la hizo!
Sensiblería en vez de sensibilidad, sentimentalismo en vez de sentimiento siempre me producen grima y tristeza.

La playa preciosa, y saber que has andado por ella y comido allí, me alegra un montón :)

Besos

Vivian dijo...

Absolutamente de acuerdo con la cita que nos traes, y cuanto daño hace cuando se confunden ambos.

Lo que me tiene confundida es que hayas utilizado esta foto precisamente para esta cita, porque no me parece nada “sentimentaloide”, al menos a mí me encanta, además de ser mi sueño hecho realidad, vivir al lado del mar, despertarte y ver una playa como esa…

Besos

Francisco Machuca dijo...

¿No es Vilanova?
El sentimentalismo juega siempre un papel muy sucio,tanto en el arte como en la vida misma.Es igual que las lágrimas de cocodrilo.No obstante,los sentimientos es lo que define realmente a una persona,sin ellos no somos nada.

Besos y un fuerte abrazo,mi querida amiga.

Pilar dijo...

qué brillo¡¡¡ bonita foto¡¡
también prefiero la playa cuando no es verano...cuando no hay nadie es cuando se puede pensar mejor, para escribir la novela, jejeje.
respecto del sentimentalismo...
¿es la exageración fingida del sentimiento... y como todo lo falso, no me gusta¡¡
besos

Elvira dijo...

Muchas gracias, Paco!

Hola Chusa: La visita me alegró el fin de semana. :-) Sí que dice mucho la frase en tan pocas palabras.

Hola Vivian: Y cuántas veces se confunden, por desgracia. No, la foto no tiene nada que ver con la frase, solamente la acompaña, porque no me gusta poner frases "a palo seco", jaja! Sí, da gusto ver el mar, es un lujo.

Besos a los tres

Elvira dijo...

Hola, querido Francisco: No, es Garraf, una cala pequeña y muy agradable.

El sentimentalismo, las lágrimas de cocodrilo, la dependencia emocional... todo eso se vende muchas veces como verdadero afecto o amor, y no es sino una desviación del auténtico sentimiento. Es verdad, sin ellos no somos nada.

Besos y un fuerte abrazo, amigo

Elvira dijo...

Hola Pilar: estamos totalmente de acuerdo, lo falso me chirría, me desagrada.

Besos, guapa!

Jesús Miramón dijo...

Hola, Elvira, ya sabes que me gustan mucho las Adagia de Stevens, y la que has dejado particularmente. Permíteme que deje otra que me encanta: «Nunca llegamos intelectualmente, pero con las emociones llegamos una y otra vez».

Un beso.

Dana Andrews dijo...

Yo que soy de interior admiro el mar y siempre ha despertado en mí distintos sentimientos de admiración. En ocasiones me ha dado sensación de un miedo apabullante y descomunal cuando he mirado hasta el fondo del océano en mitad de una tormenta. En otras ocasiones la sensación ha sido de una paz incomparable cuando he divisado un calmado atardecer. Admiro al mar y admiro esta romántica fotografía que nos ofrces.

Elvira dijo...

Ah, no recordaba tu entrada, ¡qué mala memoria! Acabo de buscarla en tu blog y la he vuelto a leer. Dejo abajo un enlace.

La segunda que citas es magnífica. Un beso

Wallace Stevens en Las Cinco Estaciones

Elvira dijo...

Hola Dana: He tenido la suerte de no vivir nunca una tormenta estando en alta mar. A mí me ha dado miedo el mar dos veces en mi vida, que recuerde: una vez que miré con las gafas hacia lo hondo, estaba junto a unas rocas que bajaban en picado como un acantilado submarino, y me dió vértigo, fue muy raro. Y otra vez de niña cerca de la orilla, había unas olas muy fuertes con resaca que me arrastraron con fuerza y empecé a girar debajo del agua sin poder salir. Hasta que un señor me sacó.

La mayoría de las veces mi experiencia en el mar ha sido totalmente placentera.

Gracias, me alegra que te guste la foto. :-)

Montse dijo...

La fotografía es una preciosidad, pero hoy no me apetecería nada pasear por la playa ¡con el frío que hace!

Querer exaltar las emociones de pena, tristeza o compasión con sentimentalismos es haber fracasado en el intento de aflorar auténticos sentimientos.

Un beso.

Kinezoe dijo...

Hermosa foto.

Abrazos.

Sí es lo que parece dijo...

Preciosa la fotografía, una de esas que yo llamo los Cuatro elementos; Tierra, Mar, Aire (las nubes que se intuyen moviéndose)y Fuego (el de ese sol que se refleja en el mar).

Me gusta tanto el Mar, observarlo, olerlo, oírlo que puedo pasarme horas y horas sentada en la arena sin hacer nada. Y coincido contigo, cuando más se disfruta es cuando menos aglomeración de gente hay, es decir, cuando sea excepto en pleno agosto ;)

Besos

Elvira dijo...

Hola Montse: sí, hace tanto frío que ya me he resfriado. :( Hoy no daría un paseo por ahí, no.
De acuerdo con lo que dices.

¡Gracias, Kine!

Es verdad, Sí-es, están los cuatro elementos en la foto. En Julio también está la playa a reventar. Y en Septiembre bastante llena muchos días. Así que lo mejor es ir cuando no es verano.

Besos a los tres

Cristina dijo...

Hmmmm... me encanta la luz invernal.

Anónimo dijo...

Hola Elvira:

Magnifica foto y felicidades por tu blog, es una maravilla. Respecto a la frase de la entrada totalmente de acuerdo, aunque a todos aun no considerándonos sentimentales nos gusta de vez en cuando abandonarnos al sentimentalismo. Pero la otra cita de Wallace creo que vale tanto formulada al derecho como al reves. Como está: efectivamente, muchas veces no sabemos explicar algo pero sabemos sentirlo, que bonito y que grande es esto. Pero al reves tb es verdad: muchas veces entendemos las situaciones "intelectualmente" pero no no nos empapan afectivamente, no las sentimos, esto es lo peor de todo y lo que más impera. Así nos va. En el mundo un general. Saludos Elvira. Es un gusto leerte. Buen fin de semana.

Elvira dijo...

Hola Cristina: la luz del sol tiene otro "color", ¿verdad?

Elvira dijo...

Hola Anónimo, bienvenid@! La verdad es que la segunda cita que nos trajo Jesús es muy buena:

«Nunca llegamos intelectualmente, pero con las emociones llegamos una y otra vez».

Entiendo muy bien lo que dices, pero creo que no hay que poner la frase al revés para que lo que describes encaje con ella. Porque si llegamos intelectualmente pero no entramos a fondo en el quid de la cuestión, en realidad no llegamos, sólo nos quedamos con el caparazón de las cosas.

Y es cierto, a veces nos abandonamos al sentimentalismo, quien no lo haya hecho nunca que tire la primera piedra. :-)

Gracias por tus palabras y buen fin de semana

Ramuol dijo...

Preciosa foto Elvira!!
Besos

Elvira dijo...

¡Gracias, Ramuol!

Escéptico dijo...

Prefiero los sentimientos. El sentimentalismo conduce al vacío.

Elvira dijo...

Hola Jesús: Por supuesto, todo lo falso resulta hueco.

María Diez dijo...

Preciosa foto, bonito lugar y genial frase. Vamos una entrada redonda.
Un beso

Elvira dijo...

¡Mil gracias, María! Un beso