viernes, 18 de septiembre de 2009

Piedra, raíz y pinaza

Piedra, raíz y pinaza. Fotografía: Elvira Coderch

10 comentarios:

Vivian dijo...

No sabría explicar bien por qué pero esta foto me recuerda al otoño, igual es porque de repente cambió el tiempo, y estas lluvias, preludio otoñal, invadieron mi sentimiento y mi percepción de las cosas. O que tal vez los tonos marrones y grisáceos siempre los he relacionado con esta estación.
Me gusta la foto.

Un beso

Sra de Zafón dijo...

¡Troncos, qué belleza más serena!
A veces me descubro estremecida ante ellos, supongo por su antiguedad. Tocar un arbol viejo, que sólo sabe el cielo a cuánto seres vivos habrá cobijado, cuántos soles y lluvias habrá presenciado y a cúantas historias de humanos habrá asistido, me estremece. Al poner la mano sobre la corteza, sin ser consciente de ninguna imágen en especial, siento todo eso y más, y claro ¿cómo no estremecerse?
Si, ya lo sé, soy un poco rara y muy, muy silvestre :-)


Me alegro mucho de que en tiempos de menos flores nos traigas otras hermosuras.
Buenas tardes entre nubes!!!

Pilar en Córdoba dijo...

a mi también me gusta fotografiar los troncos...

a simple vista a lo mejor no lo has apreciado mucho, pero luego en las imágenes descubres que la naturaleza nos ofrece auténticas obras de arte...

un poco pasa igual con lo que llaman macros, esos mundos diminutos que están al lado, sin darnos cuenta, y en la foto, zas¡ encuentras la belleza de la mosca, jajaja, es un decir, que las moscas de cerca son más horribles aún¡¡¡ ^_^

también he aprendido que las hojas del pino así secas se llaman pinaza¡¡¡

saludos

Elvira dijo...

Hola Vivian: Esta foto la he hecho esta mañana, y ya se veían los colores del otoño (quedan muy pocos días para que comience oficialmente). Como casi se me han acabado las flores, andaba buscando otra estética más propia de la estación que va a empezar. Aunque luego pondré una flor amarilla brillante que aún queda por ahí, despistada, sin enterarse de que se está yendo el verano.

Hola Chusa: En realidad es la raíz de un pino, con unas rocas y pinaza. Me encantan tus "rarezas", son muy poéticas.

Hola Pilar: He querido mirar con nuevos ojos, y esto me ha inspirado. Me apetece descubrir nuevos temas fotográficos.

Besos a las tres

Montse dijo...

Esta fotografía me gusta muchísimo ¡cuanta inspiración!

Es un preludio de otoño, que ya apetece, un cambio de estación y que con la textura y el color queda perfectamente plasmado.

Ya estoy imaginando las preciosas fotografías que nos vas a mostrar a través de "tu nueva mirada" y me muero de impaciencia (es que una es así)

Besitos.

Elvira dijo...

¡Qué bien! Me hace ilusión encontrar nuevos temas, porque si no cuando se acaban las flores me quedo mustia, sin el aliciente de salir con la cámara. Besos, guapa!

Doña Umé dijo...

Me encanta que pongas las fotos de "Madre Naturaleza", tal cual.
¡Qué bonita!.
Un abrazo.

Elvira dijo...

Es que he visto esta raíz de pino que hacía como una cueva debajo, con la piedra delante, como si fuera la "puerta". Sólo faltaba Ali Babá, jaja!

Besos

Francisco Machuca dijo...

Me encanta esa piedra,esa raíz y esa pinaza,mimetizados casi en su conjunto.Como buen amante que soy de los bosques viejos,ya casi no existen,me gustaría morir mimetizado en estos componentes.De niño,ya me encantaban los árboles y soñaba en ser uno.Siento pasión particularmente por los olivos,los almendros y abetos.Pero con los años se me ha pasado.¿Y sabes por qué? Porque ahora acabaría siendo un producto de Ikea.

Besos desde el bosque más profundo.

Elvira dijo...

No, un producto de Ikea no! Un árbol que se quedara en el bosque muchísimos años. Si te has de convertir en uno, los olivos viven muchos años. :-)

A mí también me gustan mucho los árboles. Lo primero que deseo hacer si la salud me mejora lo suficiente, es disfrutar más de la naturaleza.

Besos desde la Carretera de la Aguas (donde hice las últimas fotos)