lunes, 24 de agosto de 2009

Rafael: La Donna Velata

La Donna Velata (1516), de Rafael Sanzio, Palacio Pitti, Florencia.

Me encanta este cuadro de Rafael, es bellísimo. La modelo es Margherita Luti, amante del pintor, que también aparece en el famoso cuadro "Retrato de una joven (La Fornarina)". Recomiendo leer este interesante análisis de la obra.

14 comentarios:

MARIA GRAZIA dijo...

Me encanta el arte renacimental. Sabes que no he nunca ido a Florencia y me averguenzo?!? Vì muchos cuadros renacimental en Madrid y Londres y Roma pero nunca en Florencia.

Elvira dijo...

Entonces es un gran placer que te espera. :-)

Es bueno no gastar todos los "cupones" de joven y disfrutar nuevas cosas cuando se tienen algunos años más. Yo me muero por visitar Venecia, como ya sabes.

Montse dijo...

Me ha gustado mucho este retrato y te agradezco el link para leer el análisis ¡ha sido de lo más enriquecedor!.
Besos.

Elvira dijo...

Es buena esa entrada a la que enlazo, ¿verdad? Besos

Pilar en Córdoba dijo...

expléndido lienzo¡¡¡
es cierto que la mirada se te cuelga en el rostro de esta chica...
y los ovalos casi concéntricos que lo enmarcan: por arriba el nacimiento del pelo, la diadema y el velo; por abajo el collar, el escote y el corpiño... en medio la carita¡¡¡

"plasmar su devoción por ella" "el lujoso ropaje en contraste con la serenidad del rostro" ... gracias por añadirnos el estupendo comentario de ars longa¡¡¡

¿es casi una niña o sólo a mí me lo parece?

en el otro retrato cinco años más tarde, está mucho más cambiada y cómo varía la mirada...

saludos

Elvira dijo...

Es cierto, cambia muchísimo la mirada, ¡qué buena observación!

Aquí la chica podría tener 17 años o algo así, ¿no?

Saludos

Sra de Zafón dijo...

Así si que se paladea el arte, se saborea, se toca...gracias por el cuadro y el análisis, un placer.
Mñas besos.

Elvira dijo...

El análisis lo tomé prestado. :-)

Más besos

Sra de Zafón dijo...

Aunque lo hayas tomado prestado tú nos muestras el camino, así que...gracias igualmente
Insisto en el gusto que da que alguien que sabe de arte te cuente lo que sabe y lo que la obra le sugiere, es como lo de tomar un buen vino junto a un catador, te ayuda a reconocer matices que de otro modo probablemente se escapen.

Besos afrutados con toques de madera de roble y hermosas sedas, (todo mezclado)

Elvira dijo...

Es cierto eso que dices, pero a mí también me gusta dejarme sentir, ver qué me evoca un cuadro sin influencias externas, por muy cultas e interesantes que sean. Me gustan las dos cosas.

Frutas, madera de roble y sedas... un placer, ¿no? Besos con pay pay

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Rafael siempre cautiva con las miradas de estas imagenes femeninas.
Algunas veces, como en este caso, llegan a ser casi hipnóticas.
Yo, a pesar de todo, encuentro cierta serenidad en la mujer retratada que quizás sea lo que me cautiva.
Por cierto, tu música me gusta y me acompaña, gracias.

Elvira dijo...

Sí que desprende serenidad, y una cierta inocencia.

Me alegra que te acompañe mi música. Gracias a ti por tus comentarios siempre interesantes. :-)

leo dijo...

Es bellísimo.
Mirar a los ojos de esa joven produce el mismo efecto de intensidad que si estuviera viva: se pueden leer en ellos muchas cosas, como comentáis.

Elvira dijo...

Creo que los buenos retratos siempre tienen ojos que te miran y te dicen cosas. Un beso