domingo, 31 de agosto de 2008

Los Buddenbrook


Acabo de leer la novela Los Buddenbrook del escritor alemán Thomas Mann (1875-1955), obra que comenzó a escribir a los 22 años y finalizó con 26, en el año 1901.

La capacidad de observación psicológica del joven Mann es extraordinaria. La descripción de un determinado ambiente y una época, también. Es muy interesante ver cómo las decisiones de los primeros personajes de esta saga van afectando a las generaciones siguientes. Cualquier familia vista en profundidad nos conmueve, pues encontramos situaciones que podemos reconocer en nuestra propia vida, por muy diferente que sea el ambiente o la época. Eso es lo que hace que una obra se convierta en un clásico.

A lo largo de toda la novela se observa la dificultad para conjugar el sentido práctico con la sensibilidad artística y emocional. Unos personajes son claramente del tipo práctico, como el abuelo Buddenbrook, otros son hipersensibles y artistas, como Hanno, y en Thomas Buddenbrook vemos las dos facetas en conflicto: aunque él decide priorizar los aspectos prácticos y reprime su sensibilidad y emociones, al final éstas acaban por irrumpir en su vida con fuerza, lo que le hace sentirse débil y acabado.

Mi única crítica: las descripciones tan extensas, prolijas, detalladas... Cuando se trata de los personajes principales, bien, pero en varias ocasiones Mann nos describe personajes que sólo aparecen en unas páginas con el mismo gusto por el detalle e igual extensión. Y las casas, los muebles, etc. Esta minuciosidad exagerada hace que la novela resulte algo densa. En esos momentos deseaba hallarme ante una buena adaptación al cine, en lugar de estar leyendo el libro... a veces es verdad que una imagen vale más que mil palabras.

sábado, 30 de agosto de 2008

Autoestima


Se cree que una autoestima alta es síntoma de buena salud; no es así. La autoestima es como el colesterol: la hay buena y mala. Puede ser saludable o constructiva cuando se basa en cualidades que fomentan el sano bienestar del individuo y de los demás, pero la hay narcisista y destructora, basada en el dominio. Luis Rojas Marcos, psiquiatra (LA AUTOESTIMA: Nuestra fuerza secreta)

Pieter Brueghel el Viejo

Los cazadores en la nieve. Museo de Historia del Arte de Viena

Pieter Brueghel el Viejo, (1525-8? - 1569) es uno de los más grandes pintores flamencos del siglo XVI.

Este óleo sobre tabla, pintado en el año 1565, representa el invierno o los meses de diciembre y enero, y forma parte de una colección de 6 pinturas sobre diferentes meses del año. Otros óleos de la misma serie son:

-Día nublado (febrero-marzo), Museo de Historia del Arte de Viena.
-Cosecha de heno (junio-julio), Museo Nacional de Praga.
-Los Cosechadores (agosto-septiembre), Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.
-El regreso de la manada (octubre-noviembre), Museo de Historia del Arte de Viena.

Recuerdo que siendo adolescente vi este cuadro en una revista y lo recorté, utilizándolo luego para forrar uno de mis libros. Yo todavía no había oído hablar de este pintor, me gustó "directamente", sin intermediarios ni influencias. Supongo que esa es la manera más auténtica de apreciar el arte.

viernes, 29 de agosto de 2008

Pedro Salinas


LA VOZ A TI DEBIDA
Versos 494 a 521

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!
Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».


LA VOZ A TI DEBIDA
Versos 2191 a 2219

No quiero que te vayas
dolor, última forma
de amar. Me estoy sintiendo
vivir cuando me dueles
no en ti, ni aquí, más lejos:
en la tierra, en el año
de donde vienes tú,
en el amor con ella
y todo lo que fue.
En esa realidad
hundida que se niega
a sí misma y se empeña
en que nunca ha existido,
que sólo fue un pretexto
mío para vivir.
Si tú no me quedaras,
dolor, irrefutable,
yo me lo creería;
pero me quedas tú.
Tu verdad me asegura
que nada fue mentira.
Y mientras yo te sienta,
tú me serás, dolor,
la prueba de otra vida
en que no me dolías.
La gran prueba, a lo lejos,
de que existió, que existe,
de que me quiso, sí,
de que aún la estoy queriendo.

jueves, 28 de agosto de 2008

Albahaca

Ocimum basilicum. Fotografía: Elvira Coderch

Nombre científico:
1.-Ocimum basilicum (la albahaca de hojas grandes)
2.-Ocimum minimum (de hojas pequeñas y olor más delicado, a la que se atribuyen idénticas cualidades)
Español: Albahaca (1), Albahaca fina (2)
Inglés: Basil (1), Bush Basil (2)
Familia: Labiadas

Historia: El nombre castellano de albahaca proviene del árabe al-habaq. Basilicum, en el nombre científico, según algunos hace referencia a la palabra griega basileus que significa rey. Otros lo asocian al animal mítico llamado basilisco, que podía fulminar con la mirada o matar con el aliento. En castellano todavía se utiliza la expresión ponerse como un basilisco (muy furioso).

Es más efectiva la albahaca fresca que la seca. Se administra por vía interna como diurético, para resfriados y gripe, malas digestiones (especialmente recomendada para la náusea y los vómitos), migraña, depresión, insomnio, ansiedad y agotamiento. Externamente para el acné e infecciones en la piel, pérdida de olfato, picaduras de insectos y de serpientes. Desde épocas muy remotas (mencionado por Dioscórides en el siglo I), en África se masticaban hojas de albahaca para aliviar el dolor de las picaduras de escorpión. También la recomiendan muchos autores para aumentar la producción de leche de las mujeres que crían.

Hildegarda de Bingen, la abadesa benedictina del siglo XII, nos dice de esta hierba: “La albahaca es fría. Una persona que tenga la lengua paralizada de modo que no pueda hablar, que ponga albahaca bajo la lengua y recuperará el habla. Pero también quien tenga fiebre alta, terciana o cuartana, que haga hervir albahaca en vino, agregue miel, filtre la solución y la beba a menudo en ayunas y después de cenar, y la fiebre desaparecerá.”

Uno de sus componentes (estragol) puede ser perjudicial en dosis elevadas, por lo que no se recomienda tomarla durante largos períodos de tiempo, ni administrarla a mujeres embarazadas o niños.

Sobre sus usos, dice P. Font Quer: “Cuando se desconocían remedios más eficaces contra los mosquitos, la buena moza os traía un ramito de albahaca para que, colocado sobre la almohada, os ayudara a pasar una buena noche; si no venía ella misma, tras la albahaca, para desmosquitaros mejor.” Este gracioso comentario de Font Quer nos recuerda la asociación entre la albahaca y la sexualidad, presente en varias tradiciones populares, como por ejemplo en los países árabes, donde se considera que su aroma es un potente afrodisíaco.

A menudo se le han atribuido propiedades mágicas: se decía que el olor de la albahaca provoca simpatía entre dos personas, y por eso se utilizaba para calmar a los amantes que habían reñido; o que espolvoreada sobre la persona amada mientras duerme, asegura su fidelidad. Asimismo, en Cuba, según nos cuenta Tomás Roig, “una cierta parte del pueblo le atribuye propiedades maravillosas para ahuyentar los espíritus y los maleficios.”
Los antiguos egipcios quemaban una mezcla de albahaca y mirra para calmar a sus dioses y embalsamar a sus muertos.
En la India, país de origen de esta planta, se considera una hierba sagrada dedicada al dios Vishnú y a Krishna, y se le atribuyen cualidades protectoras. Allí hay la creencia de que si se pone una hoja de albahaca sobre el cuerpo de alguien que ha fallecido, se asegura su entrada en el paraíso.
Los judíos utilizan esta planta durante los períodos de ayuno para que les dé fuerza.
En Grecia antiguamente estaba asociada al odio y a la mala fortuna, y creían que se debía maldecir mientras se sembraban las semillas de albahaca para conseguir una buena cosecha. En francés aún existe la expresión semer le basilic (literalmente: sembrar la albahaca), que significa utilizar lenguaje impropio.
En Italia y otros países es muy valorada en recetas de cocina: por ejemplo, como principal ingrediente de la famosa salsa al pesto que adereza tantos platos de pasta.

El aceite esencial de albahaca fortalece el sistema nervioso y alivia el estrés, calmando la ansiedad.

Starry Night

La noche estrellada (1889), de Vincent van Gogh, MOMA

Vincent (Starry, Starry Night)

Starry, starry night.
Paint your palette blue and grey,
Look out on a summer's day,
With eyes that know the darkness in my soul.
Shadows on the hills,
Sketch the trees and the daffodils,
Catch the breeze and the winter chills,
In colors on the snowy linen land.
Now I understand what you tried to say to me,
How you suffered for your sanity,
How you tried to set them free.
They would not listen, they did not know how.
Perhaps they'll listen now.
Starry, starry night.
Flaming flowers that brightly blaze,
Swirling clouds in violet haze,
Reflect in Vincent's eyes of china blue.
Colors changing hue,
Morning field of amber grain,
Weathered faces lined in pain,
Are soothed beneath the artist's loving hand.
Now I understand what you tried to say to me,
How you suffered for your sanity,
How you tried to set them free.
They would not listen, they did not know how.
Perhaps they'll listen now.
For they could not love you,
But still your love was true.
And when no hope was left in sight
On that starry, starry night,
You took your life, as lovers often do.
But I could have told you, Vincent,
This world was never meant for one as beautiful as you.
Starry, starry night.
Portraits hung in empty halls,
Frameless head on nameless walls,
With eyes that watch the world and can't forget.
Like the strangers that you've met,
The ragged men in the ragged clothes,
The silver thorn of bloody rose,
Lie crushed and broken on the virgin snow.
Now I think I know what you tried to say to me,
How you suffered for your sanity,
How you tried to set them free.
They would not listen, they're not listening still.
Perhaps they never will...

miércoles, 27 de agosto de 2008

Eros y Psique

Fotografía: Elvira Coderch

Obra neoclásica del año 1793, realizada en mármol por el escultor italiano Antonio Canova. Museo del Louvre.

Retrato de una amante de las flores

Ana Mª Giménez Ramos. Fotografía: José Antonio Coderch

La afición a las flores me viene de mi madre: ¡cuántas horas nos pasamos cuidando las plantas en su ático!

Retrato de un fotógrafo


La afición a la fotografía me viene de mi padre. En el libro Coderch, fotógrafo aparece el siguiente artículo que escribí a petición de su autor, el arquitecto y amigo Carles Fochs:

RETRATO DE UN FOTÓGRAFO

Me gusta recordar a mi padre en su faceta de fotógrafo. No sólo por lo que supo enseñarme, el amor a la fotografía que me transmitió, sino por lo que él mismo disfrutaba con ese hobby.

No voy a decir que su faceta perfeccionista no apareciera aportando algo de tensión a las sesiones fotográficas (fuera al realizar las fotografías o en el laboratorio pequeño que tenía en casa), pero la imagen que predomina en mi memoria es la de un gran disfrute. Daba gozo verle traer, muy ufano, ocho o diez copias de las últimas fotografías que había hecho y regalárselas a todo el que las quisiera. Parecía un niño con zapatos nuevos.

Era, básicamente, un fotógrafo de interiores, de personas: retratos en primer plano o grupos, ambientes. Ya sé que varias de sus mejores fotos son de espectáculos: los toros, especialmente, y algunas de circo o de hípica. Pero no era del tipo reportero, que se mueve buscando la ocasión, la imagen insólita, original o sorprendente. Le gustaba instalarse, estudiar bien el fondo, la luz, calcular con precisión el ángulo de reflexión del flash indirecto, etcétera. Recuerdo que ponía una tela oscura o beige sobre un cuadro que teníamos en la sala, para poder hacer retratos con fondo liso, sin distracciones.

Cuando hacíamos sesiones en la terraza encalada (muy al estilo andaluz de mi madre), prefería la luz del porche, más tamizada, o, si estaba nublado, el exterior. No le gustaban las muecas que poníamos cuando hacía sol, ni la sombra tan dura que éste proyectaba en los rasgos de la cara.

En ocasiones, era un toma y daca: “ahora me haces tú, ahora te hago yo”. Era divertido. Algunas de mis mejores fotos de él las hice así, aunque el mérito era en gran parte suyo, pues él preparaba las condiciones ideales: elegía el carrete, el lugar, me aconsejaba sobre el diafragma y la velocidad... y luego yo ¡disparaba! Además, él hacía el trabajo posterior de laboratorio, y eso puede mejorar o empeorar la calidad de la fotografía en un tanto por ciento muy considerable.

En su profesión de arquitecto, pocas veces le vi realmente satisfecho y feliz. Siempre había un pudor, una sensación de que “si hubiera hecho esto más alto, o más bajo, si no hubiera hecho aquello, si las ordenanzas me hubieran permitido no sé qué... el edificio habría quedado mejor”. Amaba profundamente la arquitectura, pero con dolor: era como un parto para él. Y, naturalmente, estaba la presión lógica –que la mayoría conocemos– por ganarse la vida y sacar a la familia adelante sin sobresaltos (cuatro hijos y una profesión liberal, no siempre es fácil).

Algo que puede resultar curioso: no era fotógrafo de arquitectura. Evidentemente, hay algunas buenas fotos de edificios, pero no era lo suyo (supongo que prefería cambiar de tema; para eso son los hobbies, ¿no?). Creo que cuando acompañaba a Català-Roca a fotografiar algunos de sus edificios, a veces le sugería puntos de mira, ángulos desde los cuales la casa se veía especialmente interesante o bella.

La precisión y exactitud que le caracterizaban en todo daban a sus explicaciones un detalle excesivo: recuerdo como si fuera hoy cuando me enseñó a cambiar los objetivos de la Nikon. Yo no asimilaba bien la profusión de datos, hasta que decidió dictármelo (todavía conservo el papelito junto con la Nikon): “Quitar objetivo: Poner diafragma a 16 ó 22. Apretar botón cerrojo. Girar atornillando e inclinar ligeramente el objetivo hacia mi izquierda y arriba. Apretar el “piu” con el dedo hasta que se oiga un “clack”. Nunca forzar.” Dejo las instrucciones de cómo poner el objetivo para otra ocasión.

Aprendió de muchas personas. Mantenía largas conversaciones con los vendedores de tiendas de fotografía, por ejemplo con su amigo J. Vives Brunet, de la calle Muntaner, que revelaba sus fotos antes de que él montase su propio laboratorio. Y, por supuesto, quiero mencionar a Luis Gardeta, con quien hizo el trabajo de laboratorio de las fotos de toros y muchas más. El Sr. Gardeta (así lo llamábamos nosotros) no sólo sabía mucho de fotografía, sino que además era un hombre muy culto y muy leído. Yo también tuve el gusto de conversar con él de temas variados y aprender de su técnica depurada.

Otro aspecto que me gustaría destacar sobre mi padre es que, aunque no era un hombre al que le gustase la vida de sociedad (le ponía bastante nervioso), le encantaba ver a sus amigos en ambientes íntimos, y eso sale reflejado en sus fotografías. Digamos que esta afición aumentaba el placer y el recuerdo de las veladas –y le permitía compartirlo después–.

La mejor lección que aprendí de mi padre con las fotos no fue de carácter técnico, sino lúdico: que es hermoso disfrutar haciendo algo que realmente te gusta (“... pero hazlo bien, ¿eh?” me diría él si me oyera, agitando el dedo índice con énfasis).

Elvira Coderch

José Antonio Coderch (Octubre-1971)
Fotografía: Elvira Coderch

Este retrato forma parte de una serie de fotografías realizadas en el patio de nuestra casa. Es un recorte de la original, que aparece entera en el libro mencionado. En el mismo carrete él me hizo unas fotos preciosas.

(Breve biografía del arquitecto José Antonio Coderch de Sentmenat)

Venus de Milo

Venus de Milo. Fotografía: Elvira Coderch
Escultura griega del período helenístico de autor desconocido.

Cuando fui al Louvre estaba muy preparada para admirar la Victoria de Samotracia, escultura bellísima del mismo período, pero debo decir que las fotografías no hacen honor a la Venus de Milo. Siendo menos espectacular que la Niké de Samotracia, tiene una armonía tranquila que te impregna según la vas rodeando y viendo desde distintos ángulos.

martes, 26 de agosto de 2008

Fotos de flores: Plumbago

Plumbago auriculata o Plumbago capensis. Fotografía: Elvira Coderch

Todas las fotos de flores que vayan apareciendo en este blog -salvo que se especifique otro autor- son de mi propiedad y pueden ser utilizadas para uso personal, pero no pueden ser reproducidas o publicadas sin mi consentimiento.

Clarissa Pinkola Estés

Tres citas del libro Mujeres que corren con los lobos, de Clarissa Pinkola Estés, (Ediciones B, S.A., 1998):

-Si has intentado encajar en algún molde y no lo has conseguido, probablemente has tenido suerte. Es posible que seas una exiliada, pero has protegido tu alma... Es peor permanecer en el lugar que no nos corresponde en absoluto que andar perdidas durante algún tiempo, buscando el parentesco psíquico y espiritual que necesitamos. Jamás es un error buscar lo que una necesita. Jamás. (p. 201)

-La arteria central, el núcleo, el tronco cerebral de la vida creativa es el juego, no la corrección. El impulso de jugar es un instinto. Si no hay juego, no hay vida creativa. Si te sientas quietecita, no hay vida creativa. Si sólo hablas, piensas y actúas con discreción, habrá muy poco jugo creativo. (p. 252)

-Conviene recordar que el perdón “definitivo” no es una rendición. Es una decisión consciente de dejar de guardar rencor, lo cual significa perdonar una deuda y abandonar la determinación de tomar represalias... Una de las más profundas formas de perdón consiste en ofrecer de la manera que sea una compasiva ayuda al que nos ha ofendido. Lo cual no significa introducir la cabeza en el cesto de la serpiente sino responder desde una actitud de clemencia, seguridad y buena disposición. (p. 400)

lunes, 25 de agosto de 2008

Taj Mahal

Fotografía: Lucía Hernández Coderch

El Taj Mahal fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, y es una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Está situado en Agra, India. Fue construido entre 1631 y 1654 por el emperador musulmán Sha Jahan en honor de su esposa Mumtaz Mahal, que falleció al dar a luz.

¡Cómo me gustaría conocer India si el cuerpo me permitiera esos "trotes"! Me consuelo mirando las fotos que hizo mi hija cuando estuvo allí.

domingo, 24 de agosto de 2008

Espino blanco

Fotografía: Elvira Coderch

Nombre científico: Crataegus monogyna
Español (otros n.): Espino albar, Majuelo
Inglés: Hawthorn
Familia: Rosáceas

Las flores y las bayas del espino blanco se utilizan para el corazón y la circulación sanguínea; la infusión de flores es muy apreciada para combatir la hipertensión.

Como esencia floral puede ser útil en casos de duelo, para liberar emociones, para "descongestionar" y aligerar el corazón.

Reseñas de mi libro


PALABRAS DEL SILENCIO Elvira Coderch, Océano
Cuando leemos topamos de vez en cuando con frases que son gemas en sí mismas y constituyen a menudo el mejor recuerdo del libro. Si imaginamos un libro en que cada frase es una de esas perlas nos encontraremos ante Palabras del Silencio. Elvira Coderch ha seleccionado ideas para la inspiración y la contemplación durante años leyendo obras de los más relevantes autores, poniendo énfasis en los más «espirituales», como Goethe, Krishnamurthi, Castaneda o el Dalai Lama. Las citas, acompañadas de preciosas fotos, están ordenadas en torno a conceptos fundamentales como la búsqueda, razón y corazón, salud, verdad, amor, felicidad y sabiduría. El resultado es una obra coherente, ideal para ser leída a pequeños sorbos. (Revista CuerpoMente, 2007)

PALABRAS DEL SILENCIO, Elvira Coderch, Ed. Océano-Ámbar
El mercado americano está saturado de libros de frases, pensamientos y sentencias de todos los tamaños y para todos los usos. Era de esperar que, tarde o temprano, esta moda llegara a nuestro país. La mayoría de estos libros van dirigidos a un público que suele pensar poco, ofreciéndole pensamientos de gente famosa, pero este libro rompe con lo habitual. En vez de acribillarnos con resabidas sentencias que se repiten fastidiosa y sospechosamente de un libro a otro, nos encontramos con un florilegio de citas que proceden más de una alquímica destilación que de una recopilación libresca. Una destilación hecha con el alambique del alma que conmueve sin violentar, que induce a la reflexión, pero no a la mera especulación. Palabras del Silencio es el poso que han dejado en su propia alma su búsqueda y sus lecturas durante años, de ahí su sabor esencial, original y añejo. Decía Saint-Exupéry que sólo se puede ver bien con el corazón, porque lo esencial es invisible para los ojos. Por ello, Elvira recomienda leer el libro con el corazón y no con la cabeza. (Juli Peradejordi, Revista Vital, 2000)

Querida Elvira:
Te quiero felicitar por tu libro. Lo hojeo cada día y siempre encuentro un pequeño tesoro para el momento. Es un trabajo grande y humilde a la vez que has hecho y yo creo que muy útil a mucha gente. La variedad de autores, de tiempos, culturas, religiones converge en un único manantial: el Hombre, la Persona humana, como misterio, como trascendencia. Me gusta mucho, me trae toda la riqueza del alma humana que converge siempre en la Verdad, la Bondad, la Belleza a favor de la Vida que es Amor. Me ha hecho gracia encontrar mi nombre en la lista de los autores, pero no he conseguido encontrar la cita. Pero no la busco, me dejaré encontrar por ella. Muchos pensamientos me llevan de inmediato a los místicos Teresa y Juan de la Cruz. En fin, me encuentro entre amigos al leer en tu trabajo. Te lo agradezco de todo corazón, el detalle de enviármelo y el bien que harás a mucha gente. (Cristina Kaufmann, fragmento de una carta del 6 Julio 2000)

¿Buena conciencia?


Hipocresía: La seguridad en el bien. Rafael Argullol (Breviario de la Aurora)

Se comprende que Vladimir Jankélévitch haya podido hacer el elogio de la mala conciencia, este desgarro íntimo que nos duele cuando hacemos daño. Es la voz del corazón que se expresa así... Los verdugos y los asesinos carecen de ello, subraya Jankélévitch. Suelen dormir muy bien y tienen bastante buena conciencia, hasta el punto de declararse no culpables. Nos gustaría que estuvieran menos tranquilos. Ésa sería la señal de que no han perdido del todo su corazón. Bertrand Vergely (Le Silence de Dieu)

On comprend que Vladimir Jankélévitch ait pu faire l’eloge de la mauvaise conscience, ce tiraillement intime qui fait mal quand on fait mal. C’est la voix du coeur que s’exprime à travers lui... Les bourreaux et les assassins en sont dépourvus, souligne Jankélévitch. Ils dorment en géneral très bien et ont fort bonne conscience, au point de plaider non coupables. On aimerait qu’ils soient moins à l’aise. Ce serait le signe qu’ils n’ont pas tout perdu de leur coeur.

Venus de Botticelli

Detalle del Nacimiento de Venus, de Sandro Botticelli
Galería de los Uffizi, Florencia

La Venus de Botticelli, tan bella, parece tener la cara de una virgen recatada más que de una afrodita sensual. Está triste, como si no le importase si la admiran o no, sumida en sus cavilaciones y recuerdos.

sábado, 23 de agosto de 2008

Rosa silvestre

Fotografía: Elvira Coderch

Nombre científico: Rosa canina
Inglés: Wild Rose
Familia: Rosáceas

La esencia de rosa silvestre está recomendada “para quienes, sin una razón aparentemente suficiente, se resignan a todo lo que les ocurre, y apenas se deslizan por la vida, tomándola como viene, sin hacer ningún esfuerzo por mejorar las cosas y encontrar un poco de felicidad. Han abandonado la lucha por la vida sin lamentarse.” (Edward Bach)

He observado que esta esencia ayuda a regular problemas menstruales: en varios casos de amenorrea ha funcionado muy bien.

Algunas citas


Los hombres que están siempre de vuelta en todas las cosas son los que no han ido nunca a ninguna parte. Porque ya es mucho ir; volver, ¡nadie ha vuelto! Antonio Machado (Juan de Mairena)

Nuestra es la acción, pero no el fruto de la acción. (Bhagavad Gita)

La libertad es incompatible con la debilidad. Vauvenargues (La liberté est incompatible avec la faiblesse.)

Yo doy mi opinión no como buena sino como mía. Michel de Montaigne (Je donne mon avis non comme bon mais comme mien.)

La verdad es buscar siempre la verdad. Romain Rolland (La vérité, c'est de chercher toujours la vérité.)

Pocas veces nos gustan las virtudes de las que carecemos. William Shakespeare (We rarely like the virtues we have not.)

viernes, 22 de agosto de 2008

La Venus del Espejo


La primera vez que vi este cuadro de Velázquez en la National Gallery de Londres me quedé unos veinte minutos mirándolo muy quieta. Hoy sigue siendo uno de mis cuadros preferidos de todas las épocas y estilos. Hay personas que pueden ver muchos cuadros en los museos sin empacharse, pero como yo tiendo a agobiarme ante el exceso de imágenes, prefiero escoger unos pocos, disfrutarlos e irme. Seguro que de esta manera me he perdido muchas obras interesantes, pues no siempre se puede volver al mismo museo en otras ocasiones... pero nunca dejo de ir a visitar a esta Venus cuando vuelvo a Londres.

In English too

I'd like to encourage English speakers to participate in my blog. I look forward to your interesting feedback!!

Abutilón rojo

Fotografía: Elvira Coderch

Con este abutilón rojo hice una de mis primeras esencias florales. Al tomarla noté que me daba una fuerza serena, confianza y ánimo.

Editado el 27 de Agosto 14: Veo que identifiqué mal esta flor, en vez de abutilón se trata de Fimosia (Phymosia umbellata). En inglés: Mexican Bush Mallow.

Palabras del Silencio


Una combinación de elementos en mi vida, tales como un carácter inquieto, una mente inquisitiva, una salud bastante delicada, y algunas cosas más, hicieron que buscara respuestas de muchas maneras y en muchos lugares, por ejemplo en libros sobre psicología, espiritualidad, filosofía, salud, etc. También me ha gustado siempre la novela y la poesía. De esta mezcla de lecturas nació mi primer libro de citas y aforismos, titulado Palabras del Silencio, publicado por Océano, que ya va por la cuarta edición.

Ahora estoy ultimando un segundo libro de citas, recogidas de mis lecturas en los últimos 8 años. En él quiero añadir otras 2 aficiones: la fotografía y las flores. Espero que este segundo libro se publique pronto y tenga tan buena acogida o más que el primero.